lunes, 12 de diciembre de 2016

probando, probando: tres champús sólidos

Este verano me he pasado al champú sólido, que para mí era un gran desconocido.

Por ahora he probado tres, y la experiencia ha sido muy buena, así que es posible que ya no vuelva al tradicional. Empecé con un champú suave que compré en Olivia Soaps, y cuando ya casi se me había terminado, fui a Lush y compré dos: uno para casa y otro para llevarme a la piscina; 


los dos redondos son de Lush, y la cajita para transportarlos también. El azul es "seanik", es el que me recomendaron para darle cuerpo y volumen porque cuando lo compré tenía el pelo bastante chupado, y es lo que necesitaba. Deja el pelo, efectivamente, con volumen y suelto, pero también un poco bufado, así que luego me tengo que poner acondicionador en las puntas para evitar el efecto "he metido los dedos en el enchufe". 

El blanco es el "Honey, I washed my hair" de Lush; es el que utilizo para la piscina (y por eso me compré también una caja para llevarlo). Pregunté en la tienda por algún jabón que dejara el pelo suave e hidratado, para contrarrestar los efectos del cloro, y me recomendaron éste. Me deja el pelo muy bien, nada encrespado y además no necesito ponerme después acondicionador ni crema. Y huele muy bien, un poco a miel.

El jabón que parece una rosquilla es de la marca "secrets de provence", para cabellos normales. Lo compré en la web de Olivia Soaps, deja el pelo muy limpio y huele muy bien. Como en el azul de Lush, luego tengo que ponerme algún producto en las puntas para que no se me quede muy encrespado.

Los tres champús sólidos que he probado tienen en común que cunden bastante; quizá algo más los de Lush, porque enseguida hacen la espuma necesaria para lavarse el pelo. El de secrets de provence parece más natural, eso sí, y el olor es más suave, aunque en ninguno de los tres perdura mucho (para mí es mejor). El pelo me dura más tiempo limpio con cualquiera de estos champús que con el tradicional que había estado usando, así que por ahora me quedo con los sólidos.

¿Habéis probado este formato?

¡Buen día!


viernes, 9 de diciembre de 2016

cinco (sencillas) ideas para regalar esta navidad

¡Hola!

Aunque desde que nació Juan he reducido mucho el consumo, en navidad hago una excepción y compro para regalar. Me gustaría contaros que he hecho los regalos con mis propias manos, pero eso no ha pasado ni va a pasar... bueno, me da la risa sólo de pensar en ponerme a hacer cualquier manualidad (no sólo ahora, es que no se me da nada bien).

Sin embargo, le dedico tiempo a pensar en las mejores opciones de regalo y aunque este año estoy un poco seca en cuanto a propuestas originales, hay cosas que no fallan:

1. Tarjeta de cine

Ya no nos acordamos, pero en verano hizo mucho calor y uno de los días que me refugié con mi bebé bracero en el aire acondicionado de El Corte Inglés escuché por megafonía que tenían, para regalo, una tarjeta con 6 (unos 40€) o 12 entradasde cine (unos 70€). Sirve para casi todos los cines, se compra en cualquier caja de estos almacenes, se activa con la opción que hayas elegido y sirve durante 1 año. Este año será el regalo para mi cuñada y su novio (no tienen hijos, por supuesto).

2.  Vino

Es lo que llevo siempre a casa de mis suegros... yo no tengo ni idea de vino, así que hago una media con el precio más bajo y el más alto y compro una botella de ese rango.
Si el regalado es más joven, una botella de Lolea de sangría mola mucho. De pijadas para hacerse gin tonic, paso (es un regalo candidato a acabar en la bolsa de basura tras un #konmarie)

3. Mazapán de Santo Tomé.

El año pasado lo enseñé en IG; fue la primera vez que compraba y el regalo triunfó. En general prefiero regalar detalles como estos si no voy sobre seguro, porque gustan más y no acaban en un cajón (en este caso, acaban en las cartucheras/barriga de alguien). Cuando vivía mi abuelo, gran fans del turrón de Jijona, me iba a Casa Mira, pero ahora que no está y nadie sigue su favoritismo por este turrón, opto por productos de Santo Tomé. Se pueden comprar por internet, a partir de 50€.

4. Una suscripción a Netflix

Mi cuñada cultureta nos regaló al Chino y a mi (somos buenos para recibir regalos conjuntos porque cumplimos años la misma semana) una suscripción válida por un mes... aunque aún no la hemos usado... ¡¡pero no por falta de ganas!! es que el bebé bracero también ejerce para dormir, así que ya no vemos la tele... una pena, ahora que hay tan buenas series.

5. De segunda mano

Para darle una nueva vida a un objeto que su propietario ya no utilice. Seguro que conocéis wallapop, está lleno de tesoros... yo he vendido un pulsómetro que ya no necesitaba, y tengo otras cosas que (aviso: publicidad) están muy bien: una funda de iPhone6 sin estrenar (y en su caja), un bolso satchel de uterqüe de piel, un rodillo para bicicleta... Por si queréis echar un vistazo, buscando "uterqüe" me encontráis Y soy muy maja y muy seria (a ver si le doy un empujón a wallapop estas navidades, que tengo que comprar los reyes...)

Pues hasta aquí mi selección. Por mi parte, siempre he preferido NADA a unos calcetines o unas bragas rojas en una bola de navidad.

¡Buen día!

miércoles, 7 de diciembre de 2016

resumen 2016: libros

Me parece increíble pero este año he podido leer mucho más de lo que hubiera pensado. No han sido muchos, libros pero como me parece casi una heroicidad, teniendo en cuenta mi situación familiar y, sobre todo, la intendencia para dormir a mis criaturas, creo justo dejar constancia del hecho en el blog.

Esta primera entrada es para los libros de novela. Aquí va la lista de los que he leído durante 2016:

1. Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin; Oona y Salinger, de Frederic Beigbeder; Tantos días felices, de Laurie Colwin


Mala letra y Cicatriz, de Sara Mesa; Diarios de La Revolución de 1917, de Marina Tsvietáieva; Mi maravillosa librería, de Petra Hartlieb


Un año en los bosques, de Sue Hubbel; Tú no eres como otras madres, de Angelika Schrobsdorff; Harry Potter and the cursed child, de J.K. Rowling; Voces de Chernóbil, de Svetlana Aleksiévich; y Noches sin Dormir, de Elvira Lindo.


De todos ellos he hablado ya en el blog, y me doy cuenta que salvo el libro de Beigbeder, sólo he leído a escritoras...

El que más e ha gustado ha sido "un año en los bosques", me ha parecido una lectura muy relajante en esta etapa de vida tan movida. No es el que mejor escrito está, (ése sería el de Lucia Berlin) ni el más impactante (ése sería Cicatriz, sin duda...), pero sí ha sido una lectura balsámica y muy amena.

Y para el año que viene, tengo en mente el libro reeditado de Enrique Meneses sobre Fidel Castro y La Carne, de Rosa Montero. Ya veremos...

¿Alguna sugerencia para 2017?

domingo, 4 de diciembre de 2016

cinco comidas fáciles para llevar en tartera

Hace ya unas semanas que he vuelto al trabajo y he tenido que retomar muchas cosas, entre ellas, la tartera. Cada vez tengo menos tiempo para poder cocinar algo digno, pero las ganas de comer casero y la necesidad de ahorrar me llevan a buscar recetas que me sirvan para comer bueno, bonito y barato en el trabajo.

Estas cinco que dejo aquí las utilizo muy a menudo y son resultonas. Veréis que la carne o el pescado no abundan precisamente, pero es que en tartera sufren mucho y prefiero dejarlos para la cena y fines de semana... Además, aunque no lo ponga entre la lista de ingredientes, a casi todas se les puede añadir un huevo cocido para aumentar las proteínas (así saciará más)

1. Lentejas con pimientos confitados.
100% vegetariano y colorido. Lleva lentejas cocidas, pimiento verde, pimiento del piquillo, maíz y cebolleta, y una vinagreta de mostaza en grano, un poco de AOVE y vinagre (de módena). Es estupenda para un día que tengas la nevera más vacía porque no necesita nada fresco, salvo el pimiento verde y la cebolleta. La receta  original la podéis ver aquí



2. Ensalada templada de judías verdes
Esta ensalada, que vi en un vídeo de B*alamoda (aquí) es muy fácil y se hace muy rápidamente. Te sirve para la cena pero para llevar al trabajo es muy cómoda y muy completa; Los ingredientes son: judías verdes (yo uso las mismas que enseñaba B*alamoda, de conserva de Gutarra), patata cocida, tomates, atún o bonito y un ajo para rehogar y una vinagreta de mostaza antigua, mostaza de dijon, aceite y vinagre.


3. Ensalada templada de habitas con patata y jamón.
Durante una época comimos esta ensalada todas las semanas; es muy fácil y rápida de hacer. Sólo se necesitan habitas (yo uso congeladas), cebolla, jamón serrano en tiras o taquitos, patata (cocida) y aceitunas negras y AOVE (en la foto no sale, pero se trituran las aceitunas negras con el aceite y se mezcla con el resto de ingredientes)



4. Ensalada de cus-cús con calabacín, jamón e higos
Ya hablé de esta receta en el blog, aquí, y es que es muy fácil y muy socorrida. Los ingredientes son los que dan título a la receta, sólo se añade la cebolla y el aceite para rehogar.




5. Burrito de hummus, verduras y aceitunas

Con hummus casero (para esta receta yo lo hago son ajo, para que no sea indigesto), y zanahorias, lechuga, aguacate y aceitunas negras (tipo manzanilla) se puede montar en tortillas de maíz o trigo un par de burritos muy apañados para llevar. Simplemente hay que untar en cada una de las tortillas el hummus, y encima las verduras cortadas y las aceitunas deshuesadas, de manera que al enrollarlo queden centradas.

Aunque es una receta que he usado mucho cuando iba al gimnasio a la hora de comer, no tengo foto (no le saco el lado bueno), pero la he querido poner en este resumen porque queda muy resultona.

Y hasta aquí las comiditas, a ver si esta semana puedo dejar preparadas todas las entradas que tengo en la cabeza...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...