domingo, 13 de noviembre de 2016

una mañana en biocultura

Hace ya algunos años que el Chino y yo vamos a la feria de biocultura. Todavía se organizaba en la casa de campo la primera vez que fuimos, y ha cambiado bastante desde entonces. El Chino me recordaba el viernes por la mañana, de camino a Ifema -en coche y con un bebé, eso ya dice bastante del tiempo que ha pasado-, cuando toda la planta baja del recinto ferial estaba dedicada a temas más esotéricos, y la fruta y verdura ocupaba la otra planta.

Bueno, ahora hay menos cosas "esotéricas" y una oferta más amplia; nosotros siempre volvemos con algún descubrimiento y también con una mala compra; hace ya cuatro o cinco años compramos una botella con horchata concentrada que había que diluir en agua para obtener la bebida y que en la feria estaba muy buena, pero en casa no salía nada potable... aunque ha estado en la nevera hasta antes de ayer, prácticamente...  Otras veces veníamos cargados de tofu y ya hace tiempo que no lo probamos. En cualquier caso, los precios de esta feria no son nada baratos y hay que mirarlos bien, esta vez no hemos comprado casi nada de comer porque nos sale mucho más económico hacerlo en los establecimientos del barrio (en mi herbolario tienen ya de todo y a mejor precio, y lo mismo en el mercado).

Aunque no esperaba comprar nada, me llevé unas cuantas cosas:


Fermentos lácticos para hacer yogures en casa; semillas de lino y chía con manzana y canela (para añadir al yogur o a batidos); miel en crudo y conservas de atún y ventresca (salen un poco caras pero tenían pinta de delicatessen). Y unas pastas de coco que están muy buenas.

Además de la comida, compramos algunas cosas más:


Baberos para Juan de algodón bio; un desodorante de alumbre, una botella de cristal y silicona (para el trabajo) y uno de esos sujeta cucharas de cerámica (nunca sé donde poner la cuchara de palo cuando cocino).

Este año el desodorante y el fermento tienen muchas papeletas para ser la compra desastre, tendremos que probarlo todo para saberlo...

4 comentarios:

  1. No sé. Yo hago de vez en cuando yogures usando un yogur, pero la verdad es que no los hago mucho porque yo apenas como y los niños no demasiado. Cuando eran más pequeños y comían muchos yogures era mucho mejor. El desodorante de alumbre lo tengo hace muchos años, y lo he usado. Pero últimamente no oigo o leo más que cosas malas de él. Parece que por ser natural no es precisamente mejor.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues no lo sabía... me voy a informar. No fue nada barato, como decía en el post, las cosas en la feria son carillas. En casa somos muy fans del yogur, los hacemos con una yogurtera que tenía mi suegra; pero quería probar cómo quedan con el fermento nada más.

      Eliminar
  2. Guapa!!! Te iba a decir que me quedé con las ganas de ir a Biocultura, pero al ver tus compras te cuento que lo de los fermentos es mi gran apuesta de los últimos días y estoy esperando que me llegen algunos para probarlos... ya compartiremos. Igual es desastroso pero me apetece muchísimo probar a hacer mis propios lácteos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya me contarás! (O ya leeré en tu blog). Estos se supone que sirven para hacer unas siete veces por sobre; en principio me parece que sale caro pero queremos probar si hay diferencia con el método que usamos ahora.

      Eliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...