miércoles, 23 de noviembre de 2016

madre no hay más que una: operación baby-led weaning

Con mi segunda maternidad han cambiado muchas cosas; Sobre todo, y lo podréis haber oído de cualquier padre/madre que repita, es mucho más relajado: no sales corriendo al pediatra con el primer moco de la criatura, no le das importancia al colecho, no esterilizas todo lo que se cae al suelo, y la alimentación, ya sea con pecho o binerón, no es tan estresante.

En general, creo que con Teo cometimos muchos errores de primerizos, uno de ellos es atender al pie de la letra a todo lo que oyes, ya sea de profesionales sanitarios o de la familia (incluso de esos desconocidos que te abordan por la calle y saben perfectamente por qué está llorando tu hijo), sin atender a lo que nosotros pensábamos o intuíamos que podíamos hacer. Y uno de estos temas es la alimentación.

Al cumplir seis meses, la enfermera de Teo nos dio una fotocopia con calendarios e instrucciones -muy detallado todo- para la introducción de la comida que seguimos a rajatabla. Todo muy estricto y muy regulado, pero entonces el padre de mi criatura y yo no nos planteábamos que pudiera ser de otra forma. Pero resulta que sí (como todo en esta vida), que la manera de introducir la alimentación complementaria puede ser más flexible.

A grandes rasgos, el baby-led weaning (BLW, por sus siglas en inglés), consiste en que los niños aprendan a comer solos, y a su ritmo, alimentos enteros, evitando los purés y las papillas de frutas o cereales. En teoría, los niños que aprenden así comen mejor porque son ellos los que dirigen el proceso, participan activamente y aprecian mejor la textura, el sabor y todo lo que un alimento puede ofrecer, y que se pierde con los purés ofrecidos con cuchara. En internet hay mucha información y lo único que podría hacer es corta pegarla, sin añadir nada nuevo, por lo que remito a algunos enlaces que yo sigo, como la web -en inglés- de Gill Rapley (la "creadora" del método), el blog -en español- de una maternidad diferente, las charlas del pediatra Carlos González o la cuenta de IG @babyledweaningideas.

Para empezar con el BLW tienen que darse tres condiciones: que el bebé se mantenga sentado, que sea capaz de coger cosas con las manos y que muestre interés por la comida. Juan cumplió 6 meses el día 21 de noviembre; y es conveniente empezar a darle otros alimentos además de la leche materna, y cumple estos requisitos. El motivo que nos ha llevado a seguir este método y no el de la fotocopia es, ante todo, la experiencia: la propia y la ajena. Con Teo fuimos muy rígidos, pensando que era lo mejor para él, cuando en realidad, respetando las recomendaciones para la introducción de alimentos muy alergénicos (como el huevo o el pescado) y de seguridad para prevenir atragantamientos, el proceso podría haber sido mucho más relajado para él y para nosotros. Además, la experiencia con el BLW que una buena amiga me iba contando de su hijo nos ha hecho interesarnos por este método e intentarlo con Juan. Y por qué no decirlo, hacer dos comidas distintas con el poco tiempo que tenemos da mucha pereza... con el BLW tienes que hacer unos ajustes -lógicos- en cuanto a los condimentos, pero básicamente el bebé come lo mismo que sus padres.

En fin, estamos empezando a usar este método con Juan, así que iré contando en el blog cómo vamos.

¿Conocéis el BLW?, ¿para bien o para mal?

17 comentarios:

  1. El BLW es el tema que más me gusta de la (gran desconocida para mí) maternidad,me parece súper interesante y espero que nos cuentes tus avances!!! ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a ver qué pasa, lo iré contanto. Ayer le dimos a Juan pollo y calabacín, por ahora se entretiene mucho

      Eliminar
  2. A mí también me parece muy interesante. Cuando yo tuve a los míos con el primero también seguí a rajatabla lo que me dijeron y con el segundo seguí mi institno, pero si tuviera un hijo ahora, lo tengo claro, le dejaría seguir sus ritmos.

    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasa a mí, pero creo que los ritmos de un niño son incompatibles con los de padres que trabajan. Me hace replantearme muchas cosas (y eso que yo no tengo el peor horario laboral...)

      Eliminar
  3. A mí también me parece super interesante este tema :)

    ResponderEliminar
  4. Pues yo con la mayor hice blw pero con la pequeña no. La mayor comenzó a ir a la guardería con 18 meses y no comía, claro, allí sí les dan puré. Así que con la pequeña he hecho un blw relajado, es decir, le doy trocitos y le doy a.probar todo pero también le doy purés. Los tarritos de Hipp estan genial, sin bio u con tropezones. Como en todo, ensayo - error. También te digo que el hijo de una amiga no comió nada sólido hasta pasados los tres años!

    ResponderEliminar
  5. Pues yo con la mayor hice blw pero con la pequeña no. La mayor comenzó a ir a la guardería con 18 meses y no comía, claro, allí sí les dan puré. Así que con la pequeña he hecho un blw relajado, es decir, le doy trocitos y le doy a.probar todo pero también le doy purés. Los tarritos de Hipp estan genial, sin bio u con tropezones. Como en todo, ensayo - error. También te digo que el hijo de una amiga no comió nada sólido hasta pasados los tres años!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me interesa mucho tu experiencia, porque Juan irá también a guardería y antes de los 18 meses (en marzo, seguramente). Sé que hay padres que los sacan a la hora de comer para seguir con su método, pero en mi caso no es posible. Tu hija, ¿dejó de comer purés, comida entera o todo?

      Eliminar
    2. Durante el primer trimestre les daban triturado y solido solo de picoteo, porque claro, ella era de los mayores, pero había niños que aún no habían cumplido el año. El puré no se lo comía. Nada, cero. Solo los trocitos, y el yogur la mitad solo. Yo creo que también influyó la adaptación, claro, no solo el hecho de que en casa hiciéramos blw. A partir del segundo trimestre, que ya les ponían todo sólido,fenomenal, y cone de todo y lo prueba todo #pescado, legumbres, verduras, las típicas cosas que los niños no quieren) menos, curiosamente,las cosas viscosas o blandengues. Para mi el combo lactancia materna y bkw es imbatible : puedes ir a cualquier sitio porque sabes que algo podrá comer.

      Eliminar
    3. Qué mal lo veo... a la guardería irá con diez meses, me lo van a malcriar (y tampoco cogen leche materna, solo les dan de fórmula). A ver cómo nos apañamos. No hay nada más cómodo para salir que la teta, comida rápida y al instante (solo me di cuenta de esto cuando empecé con los biberones, no atinaba nunca con la temperatura correcta a la primera)

      Eliminar
    4. No te agobies con la fórmula : mi pequeña también empezó con 10 meses y no es que no admitieran leche materna, es que ya no les dan leche, solo fruta a media mañana y la comida. Está en la guardería de 9 a 15:30 y seguimos con la lactancia tardes, noches y findes. Ánimo!

      Eliminar
  6. Totally agree... yo la dejé hacer, poniéndole el frutero delante, el plato lleno de zanahorias baby... y así...
    Un día, cuando mi hija ya tenía tipo un año, bajamos en un hotel a la recepción para salir. Ella iba en su silla, metiendo la cara en un melocotón entero que le acaba de lavar en la habitación. Recuerdo el poema de la cara de la recepcionista. Dijo: "así le dais la fruta??? entera???" Le salió del alma. Yo creo que ella sólo come los melocotones que vienen enlatados, partidos en mitades. A la gente lo más natural le parece lo más extraño. Qué paradoja. MQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que nos han metido en la cabeza, y todos damos por bueno, que lo normal y natural es darles comida triturada, papillas de cereales... Conozco a mucha gente que solo ha comido melocotones así, cortados y en almíbar (y hasta no hace mucho en los hoteles la fruta te la ponían en macedonia de bote)

      Eliminar
  7. Yo soy de las que daba la fotocopia, ya no la doy, prefiero invertir el tiempo en dar otro tipo de consejos. conozco el blw pero desde la teoría, tengo una compi también enfermera con una peque de 1 año y hablando del tema porque lo conocía también pero dice que para su vida es poco realista: niña que come en guardería o con la abuela y madre obsesiva de la limpieza, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Blw y limpieza, antagónicos totales

      Eliminar
    2. ¡ya lo estoy comprobando! hemos comprado un plástico para poner en el suelo, una cosa menos de que preocuparse, jeje

      Eliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...