viernes, 4 de noviembre de 2016

hacer un #konmari

El otro día, aprovechando que estaban mis padres en casa, y que había manos suficientes para los dos hijos sin contar las mías, me lié la manta a la cabeza y saqué toda mi ropa del armario para hacer un #konmari, después de haber leído el libro "la magia del orden".

no se aprecia bien la altura de las montañas de ropa...

No he puesto en orden toda mi casa (libros, archivos, juguetes, ropa de los niños) porque ese proyecto me viene ahora mismo muy grande, pero como de todas maneras tenía que sacar la ropa de invierno sí o sí, aproveché la ocasión para hacer limpieza a fondo.

Aunque todavía tengo el libro en casa (no es mío), había dejado apuntadas las claves para la operación konmari, según las instrucciones que ella da. Creo que no cumplí ni una... y esto es lo que NO hice:

1. la primera y más importante: "no pienses en lo que quieres tirar, piensa en lo que quieres conservar porque te hace feliz".

A mí la idea de tirar me seducía porque me imaginaba mi armario ordenado por una vez, con aire entre las perchas y que se viera todo a la primera. Pero en cuanto empecé a desechar, me di cuenta de que tirar no me hace nada feliz. Me da muchísima pena deshacerme de cosas que están en buen estado, o que me han costado mi dinerillo. Llené una bolsa grande de ropa (que no es mucho) con morralla, pero luego saqué cosas, arrepentida.

mi bolsa de deshechos

2. hacer la limpieza a solas. Tenía a toda la familia en casa, así que acabé pidiendo consejo; y a mi madre, lógicamente, no le parecía nada bien que tirara nada. Ella se llevó un par de zapatos (muy bonitos, muy nuevos, a pesar de que las dos veces que me los puse me destrozaron los pies -heridas sangrantes- estuve a punto de dejarlos en el armario), y me disuadió de tirar unos pantalones con el bajo destrozado -los he llevado a arreglar- y otros muy pasados -que ahora están en el tinte-, más una camisa que no sé si me llegaré a poner, pero que está nueva.

3. no separar la ropa por temporadas. Bueno, se supone que en la primera tirada te deshaces de tanta ropa que ya no necesitas separarla por temporadas, puedes guardarla toda junta porque no tendrás problemas de espacio, pero no me ha pasado. Al final no he tirado casi nada, así que he mantenido mi caja de ropa de temporada.

4. sacar toda la ropa a la vez. Imposible, por temas de tiempo. Me queda pendiente la cómoda donde tengo las bufandas, calcetines y medias, y la ropa interior. Y habría mucho que ordenar aquí...

más apretados que la hora punta del metro

El resultado: suspenso en #konmari. Después del resumen que he hecho, no puedo echarle la culpa al método, porque directamente no lo he seguido. Mi armario sigue estando abarrotado. Quizá el momento no haya sido el mejor, ahora no puedo elegir lo que me hace feliz porque estoy todavía con la lactancia, que me limita mucho a la hora de vestirme, y con mi talla sin definir, así que tendré que retomar este tema más adelante. Lo que sí he sacado en positivo es darme cuenta de que tengo de todo y no necesito absolutamente nada; esta misma reflexión la he leído en el blog de escarabajos, bichos y mariposas; y me parece una lección muy valiosa.

¡Buen día!

11 comentarios:

  1. Me leí ese libro hace casi un año, y también me pongo un suspenso en KonMarie, jajaja!!! A mi favor alego que tengo los cajones perfectamente ordenados desde hace casi un año, que me resulta mucho más fácil elegir la ropa, que alucino con la cantidad de prendas que aún tengo.. Y eso que yo sí que tiré bastante cosas (ejem, tirar.. repartir entre familia, amigos y tiendas. En H&M dan un vale de 5€ por cada bolsa. Aunque incita a comprar más...). Pero muchas cosas no las tiras, o retiras de tu armario, por estar casi nuevas o nuevas enteras (que si lo piensas lo están por una razón, pero ay.. duele).
    Fundamental hacerlo solo, sino es mucho más complicado.
    Yo no paré hasta que le ordené a mi hermana sus cajones así. Ella fue muuuuuuucho más suspendida, jajajaja... tiró muy pocas cosas. Eso sí, da gustito ver ahora nuestros armarios. Y hacer la maleta es súper fácil.

    Pero soy totalmente incapaz de llevar el método más allá de la ropa. No puedo tirar libros, todos me gustan; potingues también tengo muchos pero quitando un par de pintauñas no tiré nada; y no sé.. cachivaches en general aún tengo muchos... Quizás para algún finde de estos que invita a estar en casa... ¿Seré capaz?.

    Ah, tampoco seguí las instrucciones de coger cada cosa, y preguntarme si me hacía o no feliz (comooooooo????) y si la desechaba darle las gracias a la prenda en cuestión... Vale que viva sola, pero ese nivel de frikismo aún no lo he alcanzado... ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii!!!! Llevas una bolsa de ropa, mismamente del tamaño mediano de H&M (con un abrigo la llenas, vamos), no valen zapatos... Y te dan un vale de 5€, pero te lo descuentan a partir de 30€ de compras, que no está mal eh?...

      Eliminar
  2. Yo apruebo con nota seguro jajajaja :P
    Y la pena es que Alberto no me deja meter mano en lo suyo porque iba a arder Troya jajajaja cuando hacemos su "limpieza" siempre estoy con él para "asesorarle" porque si por él fuera dejaría cosas ahí para toda la eternidad :(

    Así que chicas, puedo daros clases particulares para ser una Konmary con matrícula :* :* :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la ropa bien, ahora extenderlo al resto de mi casa para que todo fluya y yo sea happyflower en cuanto entre.... ahí suspenso grande!!!!!

      Lo que tengo que mentalizarme es que NO NECESITO NADA MÁS!!!!!!! Pero con la de cositas monas que se ven... ay, una es débil.

      De todas formas en vísperas navideñas hay que dejar algo para la carta de los Reyes Magos, jajajaa

      Eliminar
    2. A la mari kondo le digo: Cuando tu vas, yo vengo de allí, querida. Yo siempre me he considerado muy materialista, pero después no me cuesta nada deshacerme de las cosas materiales, así que no se, igual soy la leche de zen :-) Y claro que no necesitamos nada, pero no solo de ropa, estamos repletos de libros, música, series, comida, potingues...este es el primer mundo y los problemas de la clase media
      besitos a todas!!!

      Eliminar
    3. Acabo de leer a Bienve... igual que en su crítica del libro viajero, coincido 100% jajajaja.

      Eliminar
  3. Claro, lo que está nuevo es porque lo he usado poco y eso tiene un motivo, pero duele en el alma tirarlo (digo tirarlo pero lo regalo a familiares y amigas o lo llevo a contenedores de ropa). Lo de h&m me lo chivaron en un comentario en IG, pero es que no me quiero comprar nada. A los potingues del baño sí que les metí mano y ha sido una limpieza total, ahí sí que he tirado muchísimo. Y no sé en vuestra casa, pero en la mía tenemos un rincón donde va a parar todo lo que no sabemos dónde meter: la mesa de estudio (ahora sin uso de estudio).

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que tengo matrícula de honor en Konmari desde antes de que Konmari existiese en nuestras vidas jajaja. En esta casa los dos somos bastante compradores y ahora que los chinos me envían ropa ya ni te cuento lo que entra cada mes... pero no nos cuesta nada tirar (descartar para dar o regalar, se entiende) y cada vez que alguien viene a casa se lleva cinco cosas de la bolsa que tengo a los pies de la cama y se van tan contentos jajajaj. Luego, cuando vamos al pueblo del Bigotes, la bolsa en cuestión se va con nosotros, mi suegra salva algún vestido si le interesa algo y el resto se va a la beneficencia (esta semana me ha dicho que la última bolsa se la lleva una senegalesa a Senegal ni más ni menos). Aquí hay un flujo de entrada y salida constante, si no, vivir en un piso de estas dimensiones sería imposible. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues piensa si puedes hacer carrera de esto, ya ves lo bien que le ha ido a ella...

      Eliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...