jueves, 13 de octubre de 2016

madre no hay más que una: el uniforme

Es común que cuando te toca, como madre, bajar al parque a tus criaturas, al principio reniegues de ese grupo de madres que se juntan todas las tardes en el mismo banco (tiene las mejores vistas de todos los columpios y es el más limpio). Esas madres te parecerán alienadas: siempre hablando de sus hijos, siempre con el plátano o el zumo en la mano atentas a cualquier distracción de su hijo para metérselo en la boca, y sí, vestidas todas igual. Porque tú, claro, no vas a ser como ellas: tú no eres como otras madres.

Pues aquí una que empezó así y poco me falta ya para organizar un grupo de whatsapp. Y además he adoptado hasta el uniforme.

El uniforme dependerá de donde vivas, por aquello del clima, pero vamos, ve despidiéndote del zapato abierto, de los pantalones blancos y de las camisas que se lavan a mano, porque se necesita zapato cerrado para no acabar hasta arriba de arena, camiseta de algodón de las que se lavan prontito y una chaqueta con bolsillos bien grandes donde te quepan todos los muñecos de la patrulla canina y un buen puñado de arena. Os presento mi uniforme:


Las camisetas de rayas y los vaqueros los tengo a pares, así que aunque cambie todos los días (que ya os digo que no, ¡menudo dispendio!) siempre voy de uniforme. Zapatillas trotonas, de un color sufrido. La mochila para tener las manos libres y por último un reloj, indispensable para saber cuando es la hora de subir a casa (está mal visto consultar el móvil, parece que no te ocupas de tus hijos lo suficiente). La parka verde, sufrida a la par que sencilla, de esas prendas tontas que te pones por darle uso, porque sobra con el primer rayo de sol y no abriga nada cuando hace frío.

¿Y qué pasa cuando llueve o hace frío? pues que no hay parque, porque la arena se convierte en barro y como mucho bajas a pisar un par de charcos, así que para eso todavía no tengo outfit ;) .

¡Buen día!


6 comentarios:

  1. Noooo, no te pases al lado oscuro de las madres y el whatsapp...tu puedes!!!! :-)))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajaja he pensado lo mismo que Bienve, noooooo.

      Eres mi referente de madre guay, no me abandones!!!! ;D

      Eliminar
  2. Las cosas son así... Yo resistí muchos años, incluso con el mayor siempre bajé con un libro para no hablar con nadie. Pero con el peque casi monto yo el grupo, y ahora que él no baja al parque, bajo con las madres a tomar café si hace bueno...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. jajajaja esto me recuerda a unas amigas que siempre le decía una a la otra que dejara de ponerse pantalones blancos que siempre los llevaba sucios :D :D :D

    ResponderEliminar
  4. Pues yo ese atuendo lo veo muy estiloso, ya le gustaría a muchas madres ir así. Yo he optado por ir con bailarinas y directamente descalzarme en la arena...alemanizada total, aquí en cuanto sale el sol todas las madres y niños descalzos por el parque. ;-) si no puedes con la arena alíate con ella jajajja

    ResponderEliminar
  5. Aaayyy... Yo también criticaba a las madres de parque. Las llamaba "las piperas!, siempre las mismas en el banco comiendo pipas, mientras sus hijos, por cierto, la liaban parda... PEro, en fin, ahora la madre soy yo, y, bueno, por las pipas no paso, pero hay que bajar al parque e integrarse un poquito. Como diría Gloria Fuertes, "es por los niños..."

    Ana.

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...