miércoles, 19 de octubre de 2016

la manía del orden

Se podría afirmar que la lista de los libros más vendidos de "no ficción" es un reflejo del momento que vivimos; Si tuviera memoria haría una lista, pero no la tengo y seguro que todo el mundo tiene en la cabeza alguna de estas modas que lo inundan todo y luego desaparecen.

Ahora mismo lo que llena las estanterías son los libros dedicados el orden y en el número 1 está Marie Kondo y su "magia del orden", que yo no he comprado pero que he regalado. Se lo compré a mi hermana pequeña este verano por su cumpleaños. Es un regalo extraño pero es que siempre me ha parecido que acumulaba muchísimas cosas y que le podía venir bien. Es un error de "persona ordenada" (como quiero creer que soy) no respetar que cada uno tiene su orden e intentar organizarles la casa. El resultado ha sido que mi hermana ha pasado del libro, me lo he leído yo y ahora tengo ansia viva por ponerme a hacer limpieza de los armarios...

A estas alturas todo el mundo habrá oído hablar de Marie Kondo y su método para organizar tu casa y de paso, cambiar tu vida -a mejor, se entiende-. A mí me convence porque me identifico mucho con la Kondo: yo de pequeña pasaba las tardes ordenando mi habitación, que compartía con mis hermanas, ambas mucho más cercanas a Diógenes que a la Kondo. Pero yo no tenía un método y al final acababa por meter a capón todo en los cajones o en el socorrido baúl de juguetes que hacía las funciones de agujero negro. En mi cabeza y en mi orden, las cosas no tienen por qué estar organizadas, basta con no verlas... jejeje

El caso es que ordenar siempre ha tenido para mí algo terapéutico. Si hay algo "desordenado" y lo estoy viendo, no me puedo concentrar en otra cosa. Recoger la cocina, por ejemplo, tiene algo de sanador (aunque suene a que la que necesita sanar soy yo); no es que me guste pasar tiempo limpiando, es que cuando algo está muy desordenado y lo ordeno me quedo mucho más tranquila. Bueno, no sé si me he explicado, pero acabaré diciendo que mi madre vio claro que mi salud mental corría peligro compartiendo habitación con mis hermanas y al final tuve mi propia habitación (diminuta, austera, sin espacio para almacenar, pero con mi orden).

En cuanto pueda tener una tarde libre, me organizo el armario. Ahora no tengo tiempo pero cada vez que lo abro empiezo a fichar lo que me sobra. De momento, y aunque no respete el método KonMarie, he hecho limpieza en los bolsos: organicé un mercadillo con amigas y regalé muchos, aunque todas me insistían en que debía ponerlos a la venta en wallapop; les hice caso y  mira, ¡no he vendido nada!

Eso sí, en cuanto pueda, me pongo con la ropa. Y haré fotos del antes y después, aunque sinceramente, no creo que me sobre tanto como para que me cambie la vida. A lo mejor lo que me hace falta es un armario más grande...


6 comentarios:

  1. Me parto, a mi me pasa igual! Ordenar es un vicio!!! Pero también me he hartado de esconder trastos en baúles así que me he pasado al destrasteo minimalista. Una vez que empiezas no puedes parar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me pasa igual, ahora lo que quiero es reducir todo al mínimo imprescindible, pero en este tema, como en otros he encontrado muchas resistencias familiares: para el cumpleaños de Teo pedí que no hubiera regalos, porque ya tiene muchísimos juguetes, y no hubo manera de que me hicieran caso. Yo sigo con lo de no comprar nada y estoy muy contenta.

      Eliminar
  2. Yo, sin ser las mas ordenada ni la mas limpia, reconozco el efecto terapéutico de deshacerte de cosas y ordenar. Con loso bolsos hago como tu, los voy regalando, la ropa menos porque soy muy bajita y no tengo nadie a quien le sirva y porque se que si la dejo en bolsas para ver a quien se la doy, no me deshago de ellas, así que como tengo un contenedor de ropa de los del ayuntamiento a la entrada de casa, allí que va. ayer mismo 5 bolsas que fueron al contenedor, todo porque me compre una camisa y un jersey y dije: tengo que hacer sitio, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa algo parecido: prefiero deshacerme de las cosas sin que nadie lo vea, no sólo porque tardo más en quitar las bolsas de la vista, sino porque me dan remordimientos cuando me preguntan por qué me deshago de todo eso. Aunque hice caso a mis amigas y subí cosas a wallapop no he vendido nada y ahí tengo una caja llena de cosas :(

      Eliminar
  3. A mí no me gusta especialmente el desorden...aunque si vieras en estos momentos mi cocina no lo pensarías jajajaja...pero tampoco me vuelvo loca por ponerme a recogerlo todo inmediatamente...hasta que no llega a unos límites insospechados no me pongo en serio jejejeje
    Pero eso sí, cuando me pongo, tiembla todo el piso jajajaja ya lo he dicho varias veces que me deshago hasta de cosas que luego he echado en falta jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eres el ejemplo de persona equilibrada! yo rozo la enfermedad con lo del orden, es que me pone la cabeza del revés :/

      Eliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...