miércoles, 31 de agosto de 2016

all you need is less (¡y cuatro prendas sin estrenar!)

Mi propósito para este "año nuevo" que empieza en septiembre es no comprarme nada que no necesite; y siendo muy generosa, debería significar no comprar nada en absoluto, salvo alimento.

Tengo que decir que toda la vida me las he dado de ecologista, pero la realidad es que soy una despilfarradora -de recursos en general- de manual, y tengo demasiado de todo. Basta con seguir la cuenta de IG de @carucienfuegos y su blog para ver que una vida más sostenible requiere de más acciones que separar la basura y usar tarros de cristal, que es básicamente lo que yo he estado haciendo.

Por poner un ejemplo sencillo, he llegado a juntar hasta cuatro cremas hidratantes en el baño (y solo tengo una cara, que conste), y otras tantas de cuerpo, que por mucha superficie que tenga a hidratar, es realmente una exageración. Tengo unas cinco o seis camisetas de rayas, y el mismo número de pantalones vaqueros, a pesar de que algunos no me los pongo desde hace años... Por no hablar de los ingredientes que la industria cosmética utiliza en las cremas o la cantidad de agua que se necesita para cultivar algodón o lavar los vaqueros hasta dejar el aspecto desgastado... En resumen, una exageración.

Es verdad que desde que tengo hijos he reducido mucho mi consumo en este tipo de cosas, pero más por falta de tiempo para ir de compras y por pragmatismo (¿comprar otras sandalias? ¿para ir al parque?) que por coherencia; pero ahora estoy más convencida que nunca del "all you need is less" y me dispongo a aplicarlo en todos los ámbitos de mi vida.

Mi primer reto es tan sencillo como terminar todas las cremas que tengo abiertas en el baño, y sustituirlas por una opción más sostenible. Al menos ya he acabado con el gel y sólo usamos jabón natural, que es algo. Y estoy deseando acabar con el champú de lóreal -que se me está haciendo interminable- para pasarme al sólido (de ingredientes naturales y sin embalajes).

En cuanto a la ropa, el reto es complicado: no voy a comprarme nada que no necesite realmente. Además, en mi caso, aquello de ir de compras en tu armario va a ser literal, y es que tengo cosas que, por unos motivos u otros, están sin estrenar y hasta con su etiqueta, y que os enseño (porque de eso va este post):

1. falda midi de hakei:



La vi en el escaparate de la tienda cuando todavía estaba embarazada y al verla en rebajas, ya sin tripa y tras meses llevando la misma ropa de embarazada, no me lo pensé. Hoy todavía no me la he puesto, porque: 1) sobrestimé la recuperación postparto y aunque quepo, se me resiste un poco; y 2) con faldas largas y midi me veo como una rumana, no sé con qué ponérmelas para que queden bien...

2. Chaqueta bordada de zara


Igual que la falda, la había fichado en temporada y la compré en rebajas (poca rebaja, debo decir). No la he estrenado porque: 1) tengo un #bebébracero que se puede hacer daño con los adornos bordados; 2) ¡imposible llevar esto con el calor que hace y que todavía hará!

3. Camisa de peliqueiros, de Botwist




De esta marca tengo una camisa sin mangas con estampado de pimientos del padrón que me regaló mi cuñada el año pasado; y buscando algo para el cumpleaños de mi hermana me metí en su web y vi que estaban al 50% así que... compré dos (muy mal), una para ella y otra para mí. A mi favor tengo que decir que esta marca tiene producción local y cuidada :)

Es muy bonita y queda muy bien puesta, pero no me la he puesto porque: 1) es blanca, incompatible con estar en casa con dos niños; y 2) no es cómoda para la lactancia.

4. Camisa (¿?)




No me acuerdo de la marca, la vi en la web de zalando cuando todavía estaba embarazada y después se la vi puesta a B*alamoda y me lancé porque así funcionan los blogs: culo veo culo quiero; pero no me la he puesto porque: 1) claramente es para ir a trabajar y ahora mismo estoy de permiso de maternidad; y 2) ya no sé si me gusta :(

Pues con todos estos datos, he sacado dos conclusiones: en verano, con niños, con lactancia y sin tener que ir al trabajo no he necesitado más que un par de pantalones cortos, una falda fresca, un pantalón largo y camisetas; si no he necesitado nada de esto, entonces no debería haberlo comprado... Ya sé que a veces comprar ropa es algo más que cubrir una necesidad, ¡pero es que tengo el armario lleno!

En diciembre haré de nuevo revisión de este propósito, a ver cómo voy.



13 comentarios:

  1. Me pasa exactamente igual que a ti y me hice el mismo propósito. La verdad que me fue bastante bien hasta que me he reincorporado al trabajo.
    No se si es porque ir a la oficina me hace querer cambiar de modelito o porque paso mucho tiempo frente al ordenador viendo tentaciones, pero es ir a la oficina y ponerme a gastar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de dos permisos de maternidad estoy convencida de que sí no fuera a trabajar no necesitaría apenas ropa! A mi me ha pasado que al ir paseando en mi hora de comer he entrado en tiendas y he picado (trabajo en una zona con tiendas muy chulas), pero en casa solo bajó al parque... Aún así, esperó ser constante con mi propósito!

      Eliminar
  2. Que guay leer tu post y aparecer yo como recomendación! Pero yo tampoco soy la panacea! Aunque con el tema de la ropa he avanzado un montón. No me compro nada desde hace meses y he reducido tanto mi armario que ya solo tengo en él ropa que me gusta y me sienta bien, así que elegir modelito cada mañana es fácil. Me encanta ver que vuelves a escribir con regularidad, siempre es un subidon ver en mi feed que hay post tuyo nuevo, me entretienen mucho! Un beso enorme y espero nos veamos en otoño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Caru! Tu blog es muy inspirador y a mi me ha cambiado la visión en muchos aspectos, intento mejorar siguIendo tus consejos! Besos y espero poder verte en octubre!

      Eliminar
  3. No puedo estar más de acuerdo. Yo hace tiempo que me pasé a la cosmética natural. Con niños pequeños no da tiempo a ponerte la ropa que tienes, ni hay ocasiones. Odio la acumulación de cosas que hay en casa. Yo también me he propuesto no comprar nada. Con las niñas se me hace difícil, pero también quiero hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los niños me spa igual, aunque tengo la suerte de que una amiga con dos niños me va prestando su ropa, a ella le da pena que sólo tenga un par de usos y a mi me apaña muchísimo. También estoy intentando convencer a familiares y amigos de que no es necesario que le traigan "chorradas" a los niños cada vez que vienen a verlos, con esas cosas se genera mucha basura (la mayor parte de las veces son juguetes de mala calidad que se rompen enseguida o de los que se cansan en diez minutos) y no dan valor a nada...

      Eliminar
  4. Comparto ese propósito tuyo e intento llevarlo a la práctica, así poco a poco. De momento he sustituido el gel con una pastilla de jabón natural y artesanal. Estoy vendiendo (o intentándolo) toda la ropa, zapatos y accesorios que uso poco o nada, y lo mismo con los libros. En los últimos meses no he comprado mucho, pero tengo acumulada "mercancía" para parar un tren. Ah, y estoy aplicando la misma filosofía a mi despensa, que a veces hago limpieza y encuentro cosas de las que ni me acuerdo, ya caducadas.

    ResponderEliminar
  5. Y añado otra cosa que llevo tiempo haciendo. Cuando compro en cualquier tienda (de ropa, de libros, supermercados, etc.), la mayoría de las veces pido que NO me den bolsa. Las pocas bolsas que traigo a casa las uso así:
    - las de plástico grandes para la basura inorgánica
    - las de plástico pequeñas, o que están manchadas (del pescado, de harina del pan, etc.), para la basura orgánica
    - las de papel para meter papel y cartón y echarlas cuando estén llenas al contenedor correspondiente
    Suelo llevar conmigo una bolsa de tela que vale para todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con las bolsas me pasa exactamente lo mismo! Aún así, encuentro resistencias en algunos tenderos (hay bolsas que no sirven para nada y no las quiero), y este verano he hecho un barrido en el armario y he sacado todo lo que no me pongo; con eso he hecho dos montones: lo que estaba en mal,estado ha ido a la basura y lo que se puede usar (algunas cosas las tenía sin estrenar, son sobre todo regalos de compromiso) lo voy a poner en una especie de mercadillo en casa para las amigas, y que se lleven lo que quieran. Creo que estamos en el mismo punto en este viaje!

      Eliminar
  6. Yo también soy mas compráopata de lo que me gustaría, no acumulo mucho porque no me cuesta deshacerme de las cosas y hago limpieza muy a mnenudo en los armarios, voy cambiando poco a poco sobre todo con la ropa pero vamos, ni de lejos estoy en el punto que me gustaría estar, compro menos, sobre todo prendas mas atemporales o que sirvan para casi todo el año, aunque con estas premisas me estoy dando cuenta que no salgo del blanco/negro/gris en cuanto a colores, jejeje

    ResponderEliminar
  7. Ah y que me encanta que estés publicando mas a menudo, se te echa de menos!!!
    P.D: monísima toda la ropa, :-)

    ResponderEliminar
  8. Pues en esas estoy yo, quedándome sólo con lo bueno, resistente y atemporal (y que se pueda lavar a máquina, que ya no estoy para tintorería...). De todas maneras, no sólo es querer consumir de forma más responsable, sino que muchas de las cosas que he comprado por dos duros me ha salido francamente mal, y me da rabia gastar dinero así.
    Muchas gracias por los comentarios, me animan a seguir publicando (de todas las tonterías que pongo alguna interesa ;))

    ResponderEliminar
  9. Hola,
    me he enamorada de tu blusa de boTwist!
    ¿Podrías decirme si tallan bien? es decir, si la talla que pediste te cuadra con la que usas habitualmente?
    COmprar on-line es lo que tiene...
    Muchas gracias!!

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...