jueves, 10 de marzo de 2016

madre no hay más que una: elegir colegio

Más que elegir colegio, tendría que decir que el colegio te elige a ti. El Chino y yo estamos en ese momento vital que tantas conversaciones ocupa entre padres y tan aburrido suena para el resto: elegir el colegio de tu criatura.

Por supuesto que antes de que naciera Teo estas cosas me sonaban muy lejanas y los padres que hacían estudios de los colegios, se mudaban de casa para estar más cerca del elegido y metían a sus cachorros de dos años en la guardería del centro para asegurar plaza me parecían más histéricos que otra cosa... pero ay, ahora nos toca enfrentarnos a este momento y ya no, ya no me parecen igual todos los colegios, ni los padres unos histéricos.

El año pasado fui, por curiosidad, a la jornada de puertas abiertas del colegio (público) donde mis hermanos y yo estudiamos de pequeños. Entré más o menos convencida de que al final sería nuestra primera opción, por cercanía y simpatía, y salí completamente horrorizada... No me gustó nada, y tengo que decir que cada día que pasa me gusta menos.

El problema, para mí, es que los responsables nos hablaban de unas clases que estaban más enfocadas a niños de primaria que de infantil. Los niños tienen que entrar sin pañal y deben comer solos; bueno, eso lo entiendo aunque no me parece igual en esa etapa de la vida un niño de febrero que otro de noviembre, por ejemplo. La rigidez de "si se mea encima llamamos a sus padres para que vengan a cambiarlo" me pareció hasta estrafalaria. O que se acabaron las siestas. O que tengan libros, evaluaciones y cosas por el estilo...

Todo esto me agobió mucho. Este año hemos ido a ver un centro concertado que tiene un proyecto completamente distinto, más abierto, más comprensivo con niños tan pequeños, y a Teo pareció gustarle bastante. Pero no tenemos puntos suficientes para entrar, y saber eso es desesperante: hemos encontrado lo que buscamos pero no podemos acceder a ello...

No entiendo un sistema que escolariza a niños de 3 años de una manera tan rígida. Yo no quiero que mi hijo aprenda chino desde ya, quiero que aprenda a hablar y se sienta cómodo, quiero que aprenda a atarse los zapatos...  Ya sé que la educación infantil no es obligatoria, pero es que tampoco encuentro alternativas. Cuando yo tenía la edad de mi hijo, iba a un jardín de infancia, sólo para niños de 3 a 6 años, antes de empezar el colegio, donde jugábamos, pintábamos y desde luego, no teníamos libros sino una cartilla para empezar a leer (y esto ya en último de jardín de infancia, ojo).

En fin, se acercan días complicados...

10 comentarios:

  1. estoy en las mismas. en mi entorno hay tropecientos mil colegios públicos, todos bastante tradicionales, me temo, y dos megacentros concertados, también bastante tradicionales, al que van a ir casi todos los compis de escuela infantil. Estoy que echo chispas, porque yo quiero que mi hija vaya a un colegio público, creo en lo público, lo defiendo, peeeeero, NADIE de mi entorno se plantea llevar a los niños a la pública, porque "hay muchas personas de otras etnias, porque hay muchas emigrantes, porque hay piscina, porque blablabla"... El proyecto les importa un pito. En mi barrio se han cargado prácticamente la pública, porque en instalaciones no pueden competir con los concertados, y , voy a decirlo bien claro, en elitismo y segregación a la inversa, tampoco :(

    Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi barrio hay bastantes colegios públicos, que me parecen bien a partir de 6 años, pero para niños de 3 los veo yo poco preparados... y también hay uno concertado que ni me va ni me viene porque es religioso y no tiene nada que no tengan los otros, salvo presupuesto, como dices tú. En general soy muy contraria a los colegios concertados, creo que con los impuestos hay que potenciar la escuela pública y el que quiera otra cosa que se pague un privado. Pero mira, me tengo que tragar mis palabras porque el que más nos gusta por ahora es el único concertado que hemos ido a ver, por el proyecto educativo (ya sé que lo de Montesori parece sólo una moda, pero creo que es mucho mejor que tener a niños de tres años mirando la pizarra todo el día). En fin, a ver cómo sale...
      ¡suerte!

      Eliminar
  2. Uff!!! cómo te entiendo!!!! yo lo pasé fatal y eso que vivo en un pueblo de 8.000 habitantes con tres colegios.... Pero es que estoy puerta con puerta con uno de ellos y casi no entro!!!! mi otra opción estaba al otro lado del pueblo, que puede sonar cercano, pero para un niño de tres años a pie suena lejísimos, aparte que los abuelos tampoco podría ir a pie....
    Mi mayor tuvo el nº 25 de las 25 plazas, así que un poco más y no entro!!! mi vecina, que todavía está mas cerca, por punto no entró, aquí no cuenta la proximidad, sólo unos puntos absurdos!!!
    Eso si, cuando le tocó al peque estuve bien tranquila!!!! entraba directo!!!
    Mucha suerte, ojalá lo consigas!!!!

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay los puntos... ya me acuerdo de cuándo mis compañeros de trabajo me decían que se habían cambiado de casa para que el niño entrara en el colegio que querían, o las noticias de los padres que falseaban los datos de la renta o certificados médicos para entrar en el colegio, incluso de las madres que se adelantaban el parto para poder tener a tiempo el punto de familia numerosa... y entonces me reía, ahora lo sigo viendo extremo, sí, pero ya no me hace gracia :/

      Eliminar
  3. Releo el post y creo que no he dejado claras mis ideas: no quiero un colegio de futuros ministros o elitista, lo que quiero es que un niño como el mío, que ni siquiera habla (ni una palabra, oyes) no pueda seguir siendo un niño.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Jope.... que suerte he tenido! me doy cuenta al leerte. cd me tocó todo esto me planteé varios colegios públicos . el que más me gustó está a 3 minutos andando.... y con muy poca matrícula con los cuál enseñanza muy personalizada (también suerte de tener muy bien profesorado, por lo menos en infantil ) y sin problemas con la matrícula.
    suerte en tu búsqueda.

    ResponderEliminar
  6. Ayyy mil gracias por tu testamento, esos comentarios que aportan son los que me encantaaaaaaan. :)))))

    ResponderEliminar
  7. No es sencillo, la educación infantil navega un poco en aguas procelosas, el equilibrio no siempre es sencillo y depende mucho de las personas concretas.
    Suerte

    ResponderEliminar
  8. Hola

    ¿Qué habéis hecho al final? Vivimos en Lavapiés y estamos ahora mismo en vuestra tesitura. ¿Qué opiniones tienes de los públicos de Lavapiés?

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...