jueves, 31 de diciembre de 2015

¿propósitos para 2016?

Para este año no tengo otro propósito que el de sobrevivir.

Si todo va bien, en mayo habrá otro niño en casa y miedo me da pensar cómo nos vamos a organizar si con uno ya nos falta tiempo...

Todas mis energías se dirigen a transmitir sueño a este bebé. Que duerma, que duerma...

Supongo que el año nuevo empezará para mí en mayo, hasta entonces espero que no cambien demasiadas cosas. Aunque ya puestos, me propongo buscar un nuevo trabajo, aun con mi panza de embarazada.

¡¡feliz año nuevo!!

miércoles, 23 de diciembre de 2015

lo que recibí en #elswapdeanita

¡Hola!

Llevo ya tres días de vacaciones pero no me había dado tiempo a actualizar el blog, y eso que tenía algunas cosas para contar, pero la mitad ya se me han quedado obsoletas... por ejemplo, que ayer 22 de diciembre, día de la Lotería, se cumplieron 10 años desde que aprobé la oposición. Es una fecha rara porque mucha gente me decía que me había tocado la lotería, pero no creo que se pueda comparar comprar un décimo y esperar en tu casa que tu número salga del bombo a estudiar 300 temas y pasar cuatro exámenes... En fin, el 22 es mi día preferido de toda la Navidad y aquél 22 de 2005 fue, sin duda, el día más feliz de mi vida :))

Y ya a día de hoy, 23 de diciembre, pues os cuento que llevo unas vacaciones muy tranquilas, sin estrés ni nada porque yo ni organizo comidas ni tengo que comprar regalos por compromiso (este año he decidido que a mi familia política les llevo una botella de vino bueno y nada más, porque nunca acertaba, me gastaba un dinero extra y además eran regalos obligados). Y además estoy contentísima con mis regalillos del swap que organizó @anafilipipower, y es que mi compañera, Ainhoa, acertó por completo conmigo...


el paquete me llegó el lunes y era una caja muy voluminosa...


¡Una caja que ya de por sí era un regalo! Y dentro, un montón de paquetes :)

Y una carta que me ha hecho feliz, porque resulta que mi compañera es lectora de este blog :)



Y aquí os enseño todo lo que traía mi caja...


Una carpeta portadocumentos (me viene muy bien para llevar todos los papeles del médico), una goma de borrar enorme "for really big mistakes", dos adornos de Navidad que ya hemos puesto en el árbol, una libreta con goma...


Unas pajitas "muy pinterest" (no se reblandecen, ya las hemos probado", una cajita con paraguas para decorar postres o bebidas (o lo que se te antoje, claro), unas cucharillas de bambú (me vienen genial para las comidas de tupper), y lo mejor: dos cajitas de galletas riquísimas (una de ellas ya la he terminado) y unas infusiones de naranja y jengibre que huelen muy muy bien :)

 Y además de tooooodo lo anterior, unos cordones para las zapatillas de deporte...

Y mis zapatillas son de colorines (bueno, las azules las tengo ya muy machacadas)


Espero que a mi compañera le haya gustado lo que yo envié, porque yo no puedo estar más contenta con ella :)

¡Buen día!

martes, 8 de diciembre de 2015

receta sana: pollo crujiente

Aunque en este momento (semana 17 de embarazo) sigo sin poder organizarme las comidas con mucha antelación (las hormonas mandan, y todas sabemos que son caprichosas) en los meses de verano toda mi obsesión era ponerme cachas, así que casi todo lo que hacía llevaba el apellido fit. Incluso me compré el libro de "la cocina fit de Vikika" y preparamos muchas de las recetas. No todas nos han gustado (las que llevan proteína en polvo no me convencen nada), pero algunas han quedado ya en nuestro recetario, con el plus de que son aptas para una comida fit ;)

Ésta que enseño aquí es una de ellas. El pollo crujiente (en su libro es popcorn nuggets) está muy bueno y te salva una cena o comida informal.

Nosotros hemos adaptado las cantidades porque, sencillamente, no vamos al gimnasio todos los días, así que tampoco nos hace falta meternos entre pecho y espalda una pechuga de pollo. Recomiendo acompañarlo con una salsa rica como mostaza con miel (o mostaza con sirope, más baja en calorías).

Ingredientes para dos personas:
  • una pechuga de pollo entera (si es de corral, será más pequeña, para mí mucho mejor)
  • 1+3 claras para el rebozado (o dos huevos)
  • copos de maíz sin azúcar (yo los encontré en la sección de dietética)
  • harina de trigo integral
  • pimienta negra molida
  • 1 cucharadita de tabasco
  • sal



Primero hay que cortar la pechuga, o el pollo que tengamos, en dados y salpimentamos.

En tres platos distintos ponemos la harina, los huevos batidos y mezclados con el tabasco y los copos bien machacados (pero que no queden polvo, para que el resultado sea crujiente)


Precalentamos el horno por los dos lados a 200ºC.

Uno a uno, rebozamos los trozos de pollo en harina, después el huevo y por último pasamos por los copos de maíz.





En una bandeja de horno, ponemos los trozos de pollo sin que queden muy juntos, para que no se peguen.


Cuando ya estén listos todos los trozos, se mete la bandeja en el horno 20 minutos a 200º, o hasta que cojan un color dorado.

Tienen que quedar crujientes por fuera y bien hechos por dentro.

¡Está muy rico!

domingo, 6 de diciembre de 2015

mi (pen)último bolso


Aunque siempre me digo que ya tengo suficientes, que tengo cubiertos todos los espectros, colores y tamaños, al final acabo picando con un nuevo bolso con la autopromesa de que será, esta vez sí, el último, porque con la nueva adquisición la parte consumista de mi cerebro, sección complementos, se quedará tranquila.

Esta es la teoría. Pero la verdad es que la pérdida, casi por desintegración de tanto usarlo, de mi querido bolso mostaza de H&M (post y foto aquí) había dejado un hueco que no había podido cubrir ningún otro.

El color mostaza me gusta mucho, en pequeñas dosis, porque queda muy bien con los colores de mi armario de otoño-invierno, que básicamente se reducen a gris, azul marino, negro y algo de marrón y burdeos. El mostaza es como el amarillo de verano: le da una alegría y combina estupendamente.

Y con este planteamiento no me pude resistir a comprarme el bolso bandolera que enseño en la foto. Es muy sencillo, dentro sólo tiene un bolsillo pequeño, pero me cabe todo lo que necesito (el resto lo meto en otro más grande) y pesa muy poco, que ahora mismo es un requisito esencial.


                            

Espero que sea el último, porque he cambiado el plasticuero de H&M por piel de verdad, así que me tendría que durar muchos años... sin aburrirme de él.

Una de las cosas que tiene hacerse mayor es que los bolsos de plástico ya no te parecen la mejor opción, ni quieres estrenar todas las semanas...

¡Buen día!

jueves, 3 de diciembre de 2015

renovar un marco de ikea

Aunque no escribo post de DIY, por mi propia torpeza -me parece que siempre queda mejor comprado que hecho por mí-, y por la escasa utilidad de las cosas que hago, voy a aprovechar unas fotos que tengo desde hace algunas semanas y las ganas de actualizar el blog para estrenarme en este tema.

Una de las ideas claras que teníamos para decorar el salón era llenar una de las paredes de pequeños marcos con fotos. De eso hace tres años y la pared todavía está a medias, porque en tu cabeza siempre es todo más fácil y más rápido y las paredes no parecen tan grandes.

Pero bueno, en cada visita al ikea nos llevamos dos o tres marcos más para completar el mural. El problema es que tampoco vamos mucho y que son siempre los mismos modelos, así que en el último viaje escogimos sólo blancos para pintarlos en casa y que hubiera más variedad en el salón (ya me diréis que hay miles de marcos en el mercado, pero el Chino es muy especial para esto y no admite muchas florituras).

Los marcos de ikea, al igual que muchas otras tiendas, tienen un acabado plástico que no permite pintarlos directamente, así que hay que comprar en una tienda de manualidades un sellador la imprimación que se utiliza en los lienzos (yo fui a una tienda de pintura que hay en la calle Pelayo de Madrid, pero se puede encontrar en El Corte Inglés, por ejemplo), y la pintura del color que elijas


Una vez que le has dado la capa de sellador imprimación, puedes dejar secando un par de horas, y empezar a pintar con el color elegido.


 En nuestro caso, cogimos un verde pino y un gris sencillo, pero el verde quedaba demasiado plano, así que utilizamos el viejo truco de raspar (cuando ya empieza a secar) para aprovechar los relieves del marco.



Y éste es el resultado final, ya con las fotografías...


Ya nos queda menos, estamos a dos cuadros menos de completar el mural :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...