miércoles, 7 de enero de 2015

evolución del pensamiento

Hoy quería romper mi silencio en la blogosfera con una entrada sobre la reflexión y enero, o enero y la reflexión, porque estoy en el trabajo y no tengo gran cosa que hacer (la calma que precede la tormenta),  y me parecía un buen momento para hacerlo, que luego en mi casa no puedo  (tengo niño, un ordenador que ya casi no funciona y la compra y la cena por hacer) pero me está costando bastante, porque:
  1. he perdido práctica, aunque en mi cabeza tengo clarísima la idea, no me salen las palabras
  2. tengo los dedos entumecidos porque hace un frío tremendo en mi despacho (recortes mandan)
  3. he escrito, borrado y rehecho varias veces, aunque en realidad esto debería estar en el primer punto
La cuestión es que he pasado del "voy a escribir algo para que no me den por muerta" a "necesito comprar un ordenador nuevo", línea de pensamiento que ha sido interrumpida varias veces por el obligado "tengo que ponerme a plan" de enero. Así que:
  1.  Quiero comprarme un ordenador molón, de esos con los que te apetezca ponerte a retocar hasta tus fotos de comunión
  2. Me he hecho una dieta detox que pienso cumplir a rajatabla porque no tengo excusas: antes siempre me faltaban ingredientes para encontrar buenos sustitutos a los ingredientes nodetox (por llamar de alguna manera a los de toda la vida), pero ahora tengo muy cerca del trabajo un herbolario enooooorme, que tiene de todo y ya tengo hasta ganas de ponerme a ello.
Entiendo que para la mayoría esto sea un tostón, pero para mí ha sido hasta productivo y además algo he calentado las manos. Quién sabe, quizá lo próximo que escriba sea desde un ordenador último modelo, mientras el Chino (ese Gran Hombre) hace la cena -detox, of course- y baña a mi niño.

Buen día.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...