jueves, 26 de noviembre de 2015

de antojos y ascos

Estoy decidida a escribir un poco más en el blog aunque sea sobre las historias del embarazo que no interesan a nadie (quizá a otras embarazadas, pero tampoco disponen de mucho tiempo para leer memeces si ya son madres...), así que hoy voy a comentar un asunto que acompaña durante todo el proceso: la relación con la comida.

Ignoro si antes las embarazadas tenían vía libre para comer lo que quisieran, pero la realidad que yo conozco se llama báscula y te espera en cada visita al ginecólogo. Más o menos tienes que engordar un kilo por mes, que puede ser mucho si has tenido la mala suerte de un embarazo vomitón o poquísimo si lo que tienes es un hambre de adolescente.

Otra cosa son las aversiones y los antojos. Yo no creo que los antojos sean patrimonio exclusivo de las embarazadas, para mí que influye más la publicidad que nos rodea que las hormonas, pero es verdad que en algunos casos las embarazadas tienen necesidad de comer algo fuera de lo común, o el mal cuerpo te limita a un alimento concreto (la pasta o el pan suelen entrar bien), o incluso algunas tienen ganas de chupar yeso (a una compañera de trabajo le pasó y resultó ser una carencia de minerales).

En mi caso, más que antojos he tenido aversiones y he pasado un primer trimestre regular, mucho peor que en el primer embarazo. No me apetecía comer nada y cuando lo hacía me sentaba muy mal, ni comida sana, ni comida basura, ni nada de nada, casi todo me daba asco, sobre todo a partir de las siete de la tarde, como si fuera un Gremlin, así que he cenado muy poco.

Es difícil explicar a alguien que no lo ha pasado que por nada del mundo te puedes comer una manzana o el pescado que te han preparado, pero es así: sencillamente, no puedes.




Claro que también tengo que confesar pecados: un día en el supermercado, comprando yogures, vi una chocolatina de kinderbueno y me la compré. Me sentó muy bien y después de esa vinieron seis más (en días sucesivos ¿eh?, no todas de golpe) hasta que a la última le hice una foto con el móvil pensando ya en escribir este post sobre antojos y me sentó mal. No he vuelto a probar una.

el último kinder bueno
 Y hasta ahora, que parece que empieza a asentarse todo un poco más...

¡Buen día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...