lunes, 27 de octubre de 2014

mi primera vez de... sexo

Pues sí, el título es para pillar alguna que otra visita (todas venís del Blog de Anita, que os veo en las estadísticas), pero también para hablar de sexo por primera vez en el blog. Pero de sexo de verdad, del que se hace con pelos (o a pelo), con celulitis, con barrigas, con luz o sin luz, pero contentas y felices.

Esto viene a cuento porque acabo de leer en elpais.com (aquí) un artículo muy interesante titulado "el porno como educación sexual" que habla del daño que está haciendo a los jóvenes (y sobre todo a las jóvenas) empezar con el porno antes incluso de tener ganas.

Resumo el artículo a mi manera por si a alguien no le apetece leerlo: los chavales tienen acceso libre e ilimitado al porno en internet y luego creen que su vida -sexual-va a ser así. Problema: las mujeres salimos muy mal paradas en el porno, porque está hecho por y para hombres, para consumo rápido y fácil. Problema: los tios (recordemos: jóvenes, salidos, inmaduros en su mayoría) se quedan con la idea de que las mujeres han de ser sumisas, han de soportar todo y además de poner esas caras tan raras, han de ir bien depiladas. Problema: ellas se creen lo que les cuenta el chulo de turno.

Pues parece que tenemos un problema.

Ya me imagino que el tiempo pone las cosas en su sitio y en unos años la mayoría ya se habrá dado cuenta de la diferencia entre lo que es y lo que creen que debe ser, pero mientras tanto, se extienden como normales comportamientos muy agresivos y despectivos hacia la mujer.

Hay muy pocos tios que puedan ser considerados feministas, una gran parte no son muy machistas (con suerte) y el resto se dedica a tapar su mediocridad haciéndonos de menos.

Yo tengo ahora un bebé de trece meses que ahora está lejos de este asunto, pero tengo claro el tema del respeto a los demás y a sí mismo. Tiene en su padre el mejor referente masculino, y en el femenino... bueno, pondremos de ejemplo a su padre. No haremos dejación de funciones, vamos a insistir mucho en la educación en valores en casa, pero hay cosas que están fuera de nuestro control.

Me da miedo que la opinión mayoritaria ahora mismo de los chavales que se inician en el sexo sea que el trato vejatorio y egoísta es normal, que es la manera de disfrutar. Me da miedo que no miren a las chicas con respeto, sino como muñecas que tienen que ser exacamente como ellos quieran. Y más miedo me da que ellas también se lo crean.

7 comentarios:

  1. Anita también viene desde elblogdeanita, jajaja.

    Y me encanta me encanta me ncanta tu enfoque de la maternidad, cada cosa que dices me gustas más como madre... Aunque nos quedemos con el ejemplo masculino, jajaja.
    Hay cosas que escapan de nuestro control pero tu reflexión es muy buena, y nunca me lo había planteado, la verdad. Cosas de no-madre, supongo.
    ;)

    ResponderEliminar
  2. A mí también me gusta tu enfoque de maternidad y educación...y también vengo desde elblogdeanita jijijiji :D

    Con respecto al artículo, por una parte estoy de acuerdo en que el acceso es mucho más fácil (aunque hay medios para controlarlo), pero por otra parte también recuerdo que en mi adolescencia quien más y quien menos veía películas porno...y encima se veían 4 ó 5 amigos (chicos y chicas juntos!!) sin que nadie se liara con nadie y sin que nadie se sintiera vejado por nadie, aunque luego vete tú a saber...creo que la clave está en la educación que se tenga en casa, pero no sólo con respecto al sexo sino en todos los aspectos de la vida porque este mismo artículo seguramente se pueda aplicar a las drogas, alcohol y un sinfín de cosas más

    ResponderEliminar
  3. Ains... mi hija mayor tiene 13, y me preocupa este tema, y muchos más, claro, imaginaté...
    Desde casa le insistimos mucho en que se debe respetar a sí misma, quererse, para tener la capacidad de decidir por ella misma y que nada ni nadie le obligue a hacer algo que no quiere...
    Como bien dices, el referente lo tienen en casa, y desde luego han crecido viendo como su padre me respeta y quiere, pero sí, creo que hay cosas que no podemos controlar. ¡que miedito! ¡el libro de instrucciones, por favor! je, je,

    ResponderEliminar
  4. Pues eso digo yo...miedo me da! aunque por los padres que no quede de inculcarla esa educacion y respeto.

    Bss

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo, pero es complicado resolver esta situación...creo que los padres tenemos un trabajo muy duro ante esto, bueno yo ya lo pasé, mi hijo ya es mayor , espero haberlo hecho bien

    ResponderEliminar
  6. Hola, ya te conocía pero hacía tiempo que no pasaba por aquí. Volveré. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola, que razon llevas,tengo una hija de 12 años y ya tengo que ir detras de ella en plan detective, buen aporte.
    un saludo,

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...