domingo, 3 de marzo de 2013

¿vegetariano?

¿Alguna vez os habéis planteado dejar la carne y los productos de origen animal y pasaros al lado vegano de la vida? No es fácil.

Tengo una amiga de la infancia muy comprometida con la causa ecologista que quería pero no podía dejar la carne. Vale que entonces tenía 14 años y su madre no le dejaba ser vegetariana (a ella le parecía que se trataba de una estrategia para adelgazar, nada que ver con una denuncia ecologista) y además le gustaba mucho el jamón. El caso es que cuando leyó un libro sobre como se trata a los animales en las granjas extensivas dejó de comer carne el mismo día que lo terminó. Lleva así más de quince años.

nada será lo  mismo después de Babe, el cerdito valiente

Yo sólo puedo decir que lo he intentado. Por motivos ideológicos (el maltrato a los animales que consumimos) pero también por salud. Lo más cerca que he estado del vegetarianismo es pasar de comer carne de vaca (y productos lácteos), cerdo y cordero (y supongo que algo de caballo, involuntariamente) y quedarme con las opciones de corral para pollo y huevos.  Y he comido mucho tofu, y algo de tempé. Nunca he dejado de tomar pescado.
 
Pero esto es estar muy lejos de llevar una vida respetuosa con los animales, porque para eso hace falta estar muy concienciado, y yo soy una persona débil.
 
En otros campos mis necesidades se cubren muy bien con productos respetuosos con el planeta: jabones y cosmética ecológica es lo más fácil de econtrar (aunque nunca te puedes fiar del todo del etiquetado). Y en ropa... ains, pues lo que me gustaría es ponder ir de pies a cabeza de Stella McCartney, pero eso es mucho €co chic para mí (para mi bolsillo, se entiende).



Poco a poco...

¿Buen día!

 
 
 

6 comentarios:

  1. tienes razón, a mí también me gustaría... pero lo mismo, me pirra la carne, qué le voy a hacer,igual que me pirran las chupas de cuero, y odio las de polypiel, y los zapatos de plástico de Blanco, que me destrozan los pies y huelen hasta en el metro. Total, que creo que la industria poner de su parte, y hacer sucedáneos de piel menos petrolíferos, y tendría que haber opciones para no comer carne más baratas y más sabrosas, porque, chica, el tofu sabe a goma Milan y el kilo de tomate bio cuesta 5,95 y como que no...
    El hecho de que alternativas bio, eco, o vegetarianas sean tan difíciles de conseguir y tan caras unido a un ritmo de vida rápido hace que resulte imposible llevar una vida más sana, más responsable y mejor... no es por tirar balones fuera, pero creo que no nos lo ponen fácil. Por pasta, claro, pero es una realidad. Besos de tofu for you!
    MQuiza

    ResponderEliminar
  2. Mira, yo sí que lo intenté allá por mi lejana adolescencia, y logré estar casi un año sin tomar apenas carne (pescado sí). Hace unos años volví a retomar el asunto del semi-vegetarianismo. No sé si algún día llegaré a serlo del todo, pero voy probando cosas nuevas (quinoa, tofu, tahini...) y dejando la carne, que apenas tomo, y cuando lo hago suele ser de pollo o pavo.
    Si te interesa el tema te aconsejo que te suscribas a este boletín, se llama Lechugas y Tomates:
    http://lechugas.mundovegetariano.com/blog/
    La verdad es que cuando te informas un poco sobre el tema, descubres todo un mundo -de atrocidades por un lado, y de maravillas de la tierra por otro-.

    ResponderEliminar
  3. Pues me identifico totalmente, me lo he planteado muchas veces, más últimamente y sobre todo desde que hago yoga. Pero no me lanzo.

    No renunciaría ni al pescado, lácteos o huevos, sí me gustaría prescindir de la carne (aunque me encantan los embutidos). Algunos tipos de carne no los como nunca por principios: todo lo de caza, venado, conejo, cordero, lechazo, etc. Tampoco es que coma mucha, principalmente pollo.

    Lo que seguro que no necesito es el tofu y toda su familia, no me gustan mucho.

    Pero sí, sí, lo tengo que hacer.

    ResponderEliminar
  4. Yo también estoy leyendo un libro que trata de por qué comemos carne... Y aunque no creo que me vuelva vegetariana sí que me está haciendo pensar en darle algún cambio a mi alimentación, en cuanto lo termine hablaré de él en el reto de las 13 lecturas!

    ResponderEliminar
  5. Yo ni me lo he planteado ni me lo plantearé. Me gusta demasiado comer, jeje. Odio decirlo, pero en este caso impera el "ojos que no ven..."

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  6. Me ha pasado igual que a ti. Empecé dejando de comer animales terrestres. Comía pescado, huevos y lácteos; pero de un tiempo a esta parte estoy haciendo excepciones también con el pollo de corral. La verdad es que es lo que más me costó dejar de comer, y viendo que si es de corral es más sano que el otro y ha vivido más en libertad... pues decidí incluirlo en mi dieta más o menos un día a la semana. Eso sí, no he dejado de comer hamburguesas vegetarianas hechas de tofu y demás porque me gustan. A lo que no creo que vuelva nunca es a la carne de vaca, de cerdo, de cordero, etc.

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...