miércoles, 25 de abril de 2012

dos de cocinas

Aquí el Chino y la menda, que tienen planazo para el próximo puente de mayo: mirar cocinas.

Sinceramente, yo es que prefiero mirarlas por internet, porque  es más fácil, rápido y cómodo. Pero no es muy realista que digamos...





Por cierto, en cuanto tenga las llaves de la casa, me pongo a hacer fotos para enseñar el "antes y el después". Personalmente, soy muy fan de los reportajes de ese tipo, no sólo en temas de decoración, me gustan todos: antes y después de la dieta, de cambiarte el pelo, de una liposucción, de recibir el borrador de la declaración de la renta... en fin, de todo.

¡Buen día!

Fotos: housetohome

martes, 24 de abril de 2012

para la bici: bolsas y bolsos

Los viernes intento ir al trabajo en bicicleta, y aunque me pone de muy buen humor y rindo mucho más, a primera hora siempre me asalta el momento "qué me pongo", porque ya tengo comprobado que la ropa de oficinista y la bici no siempre van bien.

De momento, ya tengo en la lista de las malas ideas unas botas que para el metro son estupendas, pero para pedalear nada de nada, porque se resbala el pie del pedal y ya me he dado más de un susto al arrancar en los semáforos.

El tema del bolso también puede ser un problema: tiene que ser cómodo pero un poco apañao, que el casual friday de la oficina no me da como para llevar la mochila de montaña. El otro día vi unas cuantas fotos de bolsos y bolsas apañados para estos menesteres en Refinery29, que paso a enseñaros.

Importante: que no pesen y que no se muevan mucho. Bonus track: los de colores llamativos te hacen visible a los coches y te ahorran el chaleco flúor.





Normalmente yo llevo un bolso de color gris de Misako que me regaló una amiga por mi cumple, se puede llevar en bandolera y se adapta perfectamente a la espalda, pero los de las fotos me parecen muy buenas opciones.

Por cierto, la última vez que vine en bicicleta me sorprendió (para mal) la manera que tienen algunos de hacerte saber que no les gusta que vayas por la acera (yo hago parte del trayecto por acera y parte por la calzada). Ocurrió cuando estaba parada esperando en un semáforo, en una calle que tiene una de las aceras más anchas de madrid. El sujeto soltó una ametralladora de insultos que todavía ahora me alucinan...

Fotos: refinery29

martes, 17 de abril de 2012

¡no te muerdas las uñas!

Nunca me he mordido las uñas, pero las llevo bien recortadas porque me dan mucha grima las uñas largas, especialmente la manicura que se gastan las actrices porno (y mira que hay que fijarse para darse cuenta, ¿eh?). 

Menos mal que ahora se llevan las uñas cortitas, y para la que se atreva, además ahora hay versiones muy entretenidas para decorarlas: 




¡Si te muerdes las uñas, esta puede ser una buena excusa para dejarlo!

Los tutoriales para hacerse esta manicura (hay que ser muy mañoso para hacérsela una misma y que queden las dos manos igual), la tenéis  aquí.

¡Buen día!

lunes, 16 de abril de 2012

recetas para impacientes: pizza

El otro día encontré esta receta en una web y me pareció que podía adaptarse a una cocinera impaciente como yo, así que cambiamos el "día de la pasta" (todos los viernes) por el "día de la pizza" y el resultado fue muy bueno.

La versión que dejo es la apta para días de diario en los que no tienes tiempo de nada (versión fast-food): en lugar de hacer la masa, la compré en el supermercado, lo que reduce el tiempo de preparación a poco más de 15 minutos.
Ingredientes para 4 personas:

-una base para pizza (en los refigerados de los supermercados)
-100 gr de salsa de tomate
-2 tomates naturales en rodajas
-espinacas frescas (1/2 bolsa)
-100 gr de queso gorgonzola


Preparación:
Precalentar el horno a 180ºC.
Colocar la masa de la pizza en la bandeja del horno, y untarla con una capa de tomate triturado. Cuando esté lista, se mete en el horno durante 10 minutos. Transcurrido el tiempo, retiramos la bandeja y colocamos sobre la pizza las espinacas, las rodajas de tomate natural y el gorgonzola (cortado en cubos).
Volvemos a colocar en el horno y lo dejamos a 200ºC durante 5 minutos más.

¡Y ya está! (en la foto se ve la botella de vino que acompañó la comida, puede que ése sea el verdadero secreto del éxito que tuvo la receta, jeje)

Fuente: telva.com

sábado, 14 de abril de 2012

dime qué bolso llevas y te diré cómo eres

Un post rápido de corta-pega con una idea que me hizo gracia: definir la personalidad a través del bolso. De propina, la gente de Refinery29 te dicen qué bebida te pega más. Eso sí que me ha resultado curioso...


¡Buen sábado!

jueves, 12 de abril de 2012

si yo tuviera una escoba

Aunque el Chino y yo seguimos en la pelea a muerte con los bancos en busca de la mejor hipoteca, yo ya estoy en la siguiente fase: reformas.

La cocina la tenemos que cambiar, y si bien el presupuesto es limitado, soñar es gratis, así que me he aficionado a mirar páginas de decoración con fotos de cocinas estupendas, de esas en las que cabría toda tu casa y parte de la del vecino.

Todavía no he pensado en ninguna otra habitación, no digamos el Chino que sigue con la ilusón (pobre) de que no vamos a meternos en reformas. Así que desde aquí se lo digo: para lo que sirve el baño, me da igual no cambiarlo (ejem... por ahora) pero la cocina hay que convertirla en la habitación estupenda en la que te apetezca estar, y claro, cocinar. Escribiendo esto me he acordado de una compañera de trabajo, que se metió en obras en su casa pero decidió no irse a casa de su suegra con su marido e hijos: se atrincheró en la cocina, donde colocó el colchón en el que habría de dormir el tiempo que durasen los trabajos y allí se quedó feliz, con la ilusión de vivir soltera en un loft. 

Moraleja: por si me toca a mí plantar el colchón algún día en la cocina, mejor que sea en sitios como éstos...



¡ésta es de ikea! (aunque lo mejor es el suelo)


El título del post, por cierto, viene a cuento porque me he preguntado al ver estas fotos: ¿dónde se mete la escoba?
Fotos: housetohome

miércoles, 11 de abril de 2012

quiero ser lady...

Toma ya.

Una es comodona y tirando a pragmática, por lo que el tema de las faldas lápiz y los tacones altos lo tengo a raya. Vamos, que ni me acerco a la ropa que las revistas etiquetan de "lady".

Pero veo estas fotos, y me repalnteo el tema. Y de propina, me viene a la cabeza una canción... mamáaaaaaaaaaaaa, yo quiero ser ladyyyyyyyyyyy, oh mamáaaaaaaaaaaaaaaaaaa... ser protagonistaaaaaaaaaaa







 Los/as que me conozcan físicamente se estarán desconojando, y los/as que no, pues también. Yo me incluyo en el primer grupo, no penséis que no sé reconocer un buen chiste... :D

¡Buen día!

Fotos: Katie Ermilio

martes, 10 de abril de 2012

resumen de la semana (santa)

¿Qué tal ha ido la semana santa?

Yo la he pasado de lo más tranquila por los madriles, como todos los años, con la diferencia de que en esta ocasión el 85% de los madrileños hemos tenido la misma idea. ¡Con lo vacías que estaban antes las calles por estas fechas!

En fin, a pesar de quedarme, he hecho algunas cosas que salen de la rutina:

Una de las santas tardes  fui al cine a ver Grupo 7, una peli española de polis ambientada en la Sevilla pre-Expo 92, en la que salen Antonio de la Torre y Mario Casas (sin ser yo fan de este chico, que conste). La pelicula me pareció del estilo de "No habrá paz para los malvados", y aunque no llega a ser tan oscura como ésta ni tiene un personaje tan magnético como el que hace José Coronado, tiene ritmo (vamos, que se te hace corta).



Ese mismo día estuve cenando en el nuevo local de Peggy Sue, una hamburguesería decorada al estilo americano de los 50 que se ha puesto muy de moda, que han abierto cerca de donde vivo, que me pilla mucho mejor que el de la calle Belén, en Chueca, al que voy de cuando en cuando. Había sitio, sí, pero nos levantaron con la excusa de que tenían que atender a otro turno (no había nadie esperando) y eso que más que cenar, engullimos las hamburguesas. No creo que estuviéramos más de 25 minutos allí, contando con lo que esperamos a que nos pusieran la comida, así que ya puedo decir que no volveré a ese local.


El sábado consumista (el único día que abren las tiendas) además de hacer la compra de la crisis (la de la nevera, que ciertamente ha conocido tiempos mejores) estuve en el Teatro Circo Price, admirando el espectáculo de Circa (hasta el 15 de abril), una compañía australiana con un planteamiento minimalista, en el que el espectáculo se centra únicamente en la fuerza de los cuerpos de sus integrantes. O para explicarme de otra forma: coges a los saltimbamquis del Circo del Sol, les pones un maillot gris, quitas toda la escenografía, la historia y los diálogos y los divides entre 10. El resultado podría ser Circa, y a mí me dejó con la boca abierta (como al señor que tenía detrás, que roncaba con la boca abierta). 100% recomendable.



Y el domingo por la mañana tuve un ataque de gula y a falta de torrijas (mi madre no estaba en madrid) me puse a hacer un bizcocho, siguiendo la receta que Narayani ha dejado en su blog (ver aquí). No me quedó muy bien, al menos no me quedó como a ella (pobré sus minimagdalenas otra tarde santa, en la que estuve comiendo en casa de unos amigos).

¡No han estado nada mal las vacaciones!


¡Buen día!

domingo, 8 de abril de 2012

el día que me puse sandalias en marzo

Vale, ahora suena raro porque hace frío y llueve. Pero tuvimos un marzo muy caluroso, y entonces la ropa de primavera era de lo más apetecible y yo caí en Zara con unas sandalias cangrejeras muy molonas.


Y como no tengo paciencia para guardar en el armario la ropa que quiero llevar ¡YA!, un día de finales de marzo me puse las sandalias y me fui a la calle.

Y cual Samantha en el programa 21 días, paso a relatar lo que ocurrió: no pasé frío y comprobé que las sandalias son cómodas -ya pueden serlo, con lo que cuestan- y sin embargo fue MUY RARO, como ser...¡guiri!

Llevar sandalias antes de mayo (o junio, si me apuráis) en España es de guiris. Esto es así y no admite discusión. Yo miro raro a la gente que va en chanclas un día medianamente templado, y en días como hoy directamente llamo a una ambulancia para que los encierren, porque no eso no es de tener bien el termostato.

Y aunque no pasara frío porque no lo hacía en absoluto, me sentí completamente fuera de lugar. Me asaltaron en muchos bares caza-guris para beber sangría, y yo me ofendi porque no me gusta que piensen que no soy lugareña.

Después de esta experiencia comenté el asunto con Erin, mi amiga de intercambio español-inglés, nacida y criada en Nebraska, que por lo que tengo entendido, es un sitio donde hace un frío tremendo, por lo que ella aquí pasa calor y le gustaría pasearse en sandalias hasta en el mes de febrero, pero no lo hace porque quiere asimilar las costumbres locales. De hecho, el año pasado para mayo ella ya llevaba vestido de tirantes y sandalias, y cuando llegó agosto se dio cuenta de nuestra realidad: para el calor que hace en verano, mayo es un mes frío. Hay que dosificar la ropa más ligera.

Y colorín colorado, mis sandalias me esperarán hasta mayo.

¡Buen día!

viernes, 6 de abril de 2012

pasatiempo para los días de lluvia: mira en el maletero

Lo mejor para matar el tiempo en una tarde lluviosa-ociosa es encontrar uno de esos blogs en los que se recopilan fotos de las cosas más peregrinas. Si ya sabes lo que salvarías en un incendio y lo has fotografiado (aquí), si ya has encontrado el blog en el que la gente se entretiene manipulando fotos de famosos para dejarles una mano más pequeña que otra (aquí), te falta saber (imprescindible) qué guardan la gente en su maletero...

El maletero de lo que parece el comercial de tachuelas, cajas, pinchos...


El maletero de una chica apañada, que lleva diferentes modelos de zapatos,"por si acaso..."



El maletero del perfecto campista...


¿playa, montaña o patines? ésta parece estar preparada para todo eso...



No distingo muy bien qué hay en este maletero, pero lo de llevar un paraguas siempre es buena idea, desde luego

Solo falta saber qué lleva en el maletero el mafioso de la ciudad. O mira, mejor no saberlo.

¡Buen día!

fotos: refinery29

jueves, 5 de abril de 2012

¿placer o culpa?

En lugar de receta, y ya que estamos en semana santa, vamos directamente a la culpa: dulces de pascua.




 La tradición de regalar una mona de pascua se lleva poco en los madriles, pero en Cataluña y Comunidad Valenciana (desconozco si en más sitios) tienen esta buena costumbre. Y no sólo es un regalo para el paladar, sino también para la vista.


Aunque para mí, el postre por excelencia de estas fechas son las torrijas...



Se puede vivir sin culpa, pero no sin placer (suscribo totalmente el eslogan de la campaña de los chocolates Valor).

¡¿Torrija, Mona de Pascua, ningua o... las dos?!

fotos: refinery29, cafés La Estrella

martes, 3 de abril de 2012

recetas para impacientes: empanadilla con sorpresa

Como todavía me queda un tiempo de autoabastecimiento antes de atracar a mi madre con el tema de los tuper, sigo dándole vueltas al recetario para impacientes, del que he sacado una de empanadillas, que lo mismo te sirve para uno de esos días en los que tienes 5 minutos para comer que para irte de excursión a la Pedriza vestido de coronel tapioca.

Esta receta en concreto tiene una gracieta, algo que no estaba preparado y que fue fruto sin duda de la impaciencia y la inconsciencia de la que escribe: se me olvidó retirar la guindilla del relleno, por lo que una de las empanadillas siempre tiene sorpresa (picante). Me hizo gracia la variante (sobra decir que le tocó al Chino) y la hemos mantenido en la receta, por aquello de tener la ilusión de vivir al límite, pero oye, si tienes una vida normal y no te hacen falta emociones de este tipo, pues no te hará falta el detalle.



Ingredientes para 16 empanadillas:

-masa para empanadillas (la que yo compro trae 16 obleas, así que el resto de cantidades se adapta)
-una bandeja de champiñones o cualquier otra seta comestible
-1 pimiento verde o rojo, pequeño
-150 gr de pollo, en trocitos pequeños
-tomate triturado
-1 huevo batido
-1 ajo picado
-1 cayena o guindilla pequeña

Preparación:

En una sartén (yo uso el wok) ponemos el ajo y la cayena, y a continuación salteamos las setas. Se añade el pimiento, se deja hacer 5-10 minutos y a continuación se pone el pollo troceado. Cuando esté listo, se echa tomate triturado, al gusto (OJO: si no queréis la sorpresa, éste es el momento de quitar la cayena, que luego se confunde con el tomate), se retira del fuego y se deja templar (si se usa caliente se estropea la masa de empanadillas)

Se rellenan las obleas y se doblan por la mitad, pegando los bordes (yo los aplasto con el tenedor); y se colocan en una bandeja de horno. Batimos el huevo y con él se pintan las empanadillas, que pondremos al horno durante 15 minutos,  a 175º C.

Se dejan enfriar ¡y listo!

¡Buen día!

una mala tarde la tiene cualquiera

Llevaba muchísimo tiempo sin actualizar, pero es que he juntado la velocidad con el tocino y no he sabido salir bien del atolladero.

Resulta que he encontrado piso (¡bien!) después de dos años de búsqueda. Y al final lo he encontrado donde menos lo esperaba: en mi antiguo barrio. Mi madre se mosqueó un poco, ella ya tenía colocados a los cuatro polluelos lejos del hogar materno, se sentía segura y ahora me mira con suspicacia. Yo me hago la loca pero pienso ir a por tupers a su casa, a vosotros no os engaño.

A lo que voy: desde que el Chino y yo nos decidiéramos a ser clase media y convertirnos a los ojos de los demás en gente seria y propietaria, he dejado de tener ideas. El lugar que ocupaban mis divagaciones, las que luego iban a engrosar las entradas del blog se ha visto usurpado por el euribor, las arras, los paseos al Registro de la propiedad, las llamadas al banco (el director de la sucursal es mi nuevo mejor amigo) y similares. Ya no tengo vida, al menos tal y como la conocía.

Lo malo de todo esto es que también he perdido el habla. Quiero decir que ya no se puede hablar conmigo, porque ahora soy la pesada del piso que además tiene que cambiar la cocina. Toda mi reputación de persona culta y bien hablada (al menos la reputación que yo misma intentaba crearme) se ha ido al garete.

Y para terminar de rematarlo, o mejor dicho, para acabar de rematarme, ahora me voy dando golpes por todas partes. Tengo la cabeza abollada y las piernas a lunares (por los morados). A esto ha contribuido mucho mi peluquero, desde aquí se lo digo, por dejarme un flequillo imposible de recoger.

Señor llévame pronto...

(mañana pondré un post normal, sin desahogos)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...