domingo, 16 de diciembre de 2012

domingo de furia

Algunos viernes me llevo trabajo a casa para el domingo por la tarde, porque en ese momento pienso que podré hacerlo tranquilamente, sin teléfono y sin agobios, y porque me convenzo de que en el fondo la tarde del domingo se pasa del sofá a la nevera y deshaciendo el camino, y así podré aprovechar ese rato.

Al final nunca trabajo. Porque el domingo sí que está lleno de planes: el cine, un paseo, salir a correr (sólo tengo ganas cuando me llevo trabajo a casa), sacar el perro de los demás, arreglar un grifo que gotea... cualquier cosa. Incluso actualizar el blog que tengo tan descuidado porque cada vez que me pongo delante del ordenador no encuentro nada entretenido que contar.

Ahora mismo me estoy convenciendo de que en cuanto termine con este post, me entrego de lleno al deber. Jo. Lo intentaré, ya que me he quedado en casa para hacerlo y no he ido al cine a ver "Una pistola en cada mano", esa peli española que tiene tan buena pinta, o "El Hobbit", la única película en la que puedes amortizar los 8€ de la entrada por pasar tres horas calentita en la sala de cine... eso sí, a la hora de Salvados, el programa del Follonero, me enchufo al televisor.

Jordi Évole tiene un don para mostrar la diferencia entre lo que es y lo que debería ser. Hay cosas con las que hemos tragado por una especie de pacto, de contrato social, que ya no cuelan, pero en ningún sitio se muestra como en este programa. Los domingos están ahora muy encendidos, se acabó el letargo pre-lunes.

¡Buen día!

2 comentarios:

  1. Cierto, los domingos después del Évole saldría a correr para sacar toda la furia que me deja el programa..
    Mis domingos tarde vienen a ser más de manteo!
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  2. Aquí otra que no se pierde el programa del Évole, ¡me encanta como mete caña!
    Saludos :)

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...