miércoles, 10 de octubre de 2012

ropa viejuna: reencuentros en la tercera fase

El otro día entré con el Chino en una zapatería de la calle del Carmen, en los madriles, porque quería mirar unas botas (él, no yo, que con las zapatillas de hakei he cumplido por un tiempo con mi compromiso consumista made in spain).

Lo que mejor identifica a estas zapaterías es su organización, que desafía todas las leyes de la física. Tienen un montón de cajas, apiladas de forma que ni un terremoto de grado 7 puede tirarlas. Me río yo de los sistemas de almacenaje de Ikea. Claro, aprovechan mucho el espacio y les cabe de todo, excepto el número del zapato que  quería el Chino, y no será porque no lo buscaron, que la persona que nos atendió pasó un buen rato entre las cajas, tiempo que aproveché yo para curiosear por las abarrotadas estanterías, en las que me topé con un modelo que creía ya extinguido: la chancla de piscina.

Ahora se llevan mucho las chanclas de dedo, que mantienen su reinado rebautizándose como thong, pero hubo una época en la que a la piscina (no puedo hablar de playa, pues soy de secano) se iba con las de tira horizontal, ancha, que casi nunca ajustaba bien y hacía que el pie se moviera hacia delante de manera que los dedos besaban, literalmente, el suelo por donde pisabas. Una cosa rara de ver, medio pie fuera de la chancla, el otro medio dentro, poco estético y desde luego nada cómodo.

Aunque haciendo memoria, la verdad es que estas chanclas no son ni de mi generación, sino de la de nuestros padres (en masculino plural). Mi padre las llevaba, pero sin duda la imagen que a mí me ha marcado ha sido la del encargado de la piscina de mi barrio, con su fardagüevos, sus chanclas y su barriga colorada. No le faltaba detalle al hombre.

Quizá por eso el reencuentro con la chancla, en ese tetris de cajas que son las zapaterías del carmen, me haya dado más repelús que morriña, e imagino que quien las haya probado tampoco tendrá pena ni desconsuelo porque este modelo haya sido desterrado y sustituido por el que ahora es el gran clásico piscinero: las alpargatas destalonadas.

Y mientras el Chino esperaba el número de zapato que nunca llegó, le contaba yo toda esta historia, pero no debía tener el día "enlasaludyenlaenfermedad", que es el modo en el que contractualmente te obligas a aguantar a una persona, más que nada porque nosotros somos unos sinpapeles y no tiene la obligación legal de aguantarme, así que me sugirió que no desperdiciara palabras con él (así me lo dijo) y que reservara esta historia para el blog. Así que ya sabéis, la chapa es cortesía del Chino.

¡Buen día!

9 comentarios:

  1. ¿Sabes? El otro día por la calle vi a una chica china con una de estas, y las llevaba hasta con estilo! jeje Pero hija, yo en la vida utilizaría esto! jejeje !

    ResponderEliminar
  2. Jajaja... cierto es q a mí de pequeña me parecían lo más, pero como eran de mayores.. yo no llegué a tenerlas

    ResponderEliminar
  3. Mi marido solo lleva de estas. Ha probado las de dedo, pero no le parecen comodas. Ay el Chino, para lo que quieren bien que les gusta que les contemos cositas.

    ResponderEliminar
  4. Total! tu descripción de las zapaterias de la c/Carmen...la de vueltas que habré dado en mis años de estudiante en Madrid ¿y qué de los escaparates? Si tienen más mercancía que en el almacén....por cierto, mi chico, que es un "clásico" no quiere otras cholas que estas piscinas así que ¡un respeto!
    Seguro que el año que viene se las "inventa" la Marant decimos que son vintage y todas como locas...

    ResponderEliminar
  5. Jaja, pues yo le compré a mi señoresposo unas hace dos años porque las que tenía me parecían horrorosas y éstas me daban un aire enos choni. Pero él solito ya se ha pasado a las de dedo...

    ResponderEliminar
  6. Oiiiiiiiii fardagüevos, que me he estado riendo sola un montón de rato!!
    Qué tremenda!!Yo no llegué a usar las plastiqueras, tenía otras más suavitas porque con esas me destrozaba los pies por los bancales del pueblo.. una, que se va de vacaciones y se vuelve Mowgli. ;)
    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  7. Oye que horror eh? aunque hija yo las tengo que ver en mi casa todos los veranos, tengo un sobrino pasaditos de años ya y las lleva! dice que le cuesta encontrarlas jsjaja y no me extraña si eso se quedó en las pelis de Alfredo Landa.
    Por cierto .....dale un punto negativo al chino de mi parte por no escucharte, aunque el se lo pierde!!!!!

    Bss
    vistetedeseda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. son miticas! jajjajajja muy de lolito español

    ResponderEliminar
  9. me encanta tu blog!

    pásate por mi blog que tengo nuevo post "INSPIRATION PICTURES"
    http://sweet-perdition.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...