sábado, 22 de septiembre de 2012

glamping

El gampling, palabrejo importado que no sé is habréis oído alguna vez, viene de unir otros dos palabrejos que utilizamos habitualmente: glamour+camping

Para mí que el glamour y el camping no pegan ni con cola, pero parece que la cosa tiene bastante éxito entre los hipijos de los EEUU. Yo acabo de conocer el invento, pero me atrevo a escribir un manual de instrucciones para el buen glampista:

Lo primero: nada de acampar en cualquier prado. Búsquese un lugar ignoto y romántico, al estilo de memorias de África... (y a un buen mozo para montar la tienda)








Decore su tienda de campaña como si fuera Villa Favorita. ¿Sillas de camping...? ¡qué ordinariez, que estamos de glampling! haga una visita a la roche bobois y no repare en gastos, aunque los cojines sean para sentarse en el suelo





Ya tiene todo lo necesario. Pues ahora, a disfrutar con el estilismo apropiado, con un buen matamosquitos cerca, que esos no distinguen entre campista y glamplista



Por mi parte, he ido tres o cuatro veces de camping, y aunque siempre me lo he pasado muy bien, el glamour no lo he visto por ninguna parte. Es más, en una ocasión perdí la toalla que usaba para la playa, para el baño y como almohada o manta, y la suela baja de una de mis zapatillas. Mojada y cojeando, ésa no es la imagen que yo tengo del glamour...

fotos: Molly DeCoudreaux

7 comentarios:

  1. Pues yo ni en casa tengo unos cojines tan bonitos...ai, cuánto glamour me falta ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿y qué me dices de la cama? ¡si hasta tienen mesillas!a mí los cojines me han encantado, no los pondría en el suelo, jeje

      Eliminar
  2. Yo sólo he dormido en tienda cuando subí el kilimanjaro. Glamour cero, eso sí, una de mis compañeras iba siempre monísima de la muerte con unos pendientes de colgar rojos. Iba genial! :-)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡que envidia! hay gente que nunca pierde el glamour, ni en los momentos más difíciles

      Eliminar
  3. Jaja, me ha encantado el post, de repente mis recuerdos han volado a Altea.
    Besos,
    Sandri

    ResponderEliminar
  4. Bueno, pero es que en altea teníamos hasta autobús con chófer, jeje.

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...