jueves, 31 de mayo de 2012

se hizo la luz

Se supone que hoy era el último día que el Chino y yo íbamos a pasar como alquilados. El domingo pasamos toda la mañana llevando las cajas a nuestro nuevo hogar, y con la ayuda de los amigos  terminamos la mudanza. Pero esta noche dormiré en el piso de alquiler. Y la que viene. Y las siguientes durante al menos dos semanas más. ¿Por qué? porque no tenemos luz, oiga. Tampoco gas. Y dar de alta estos servicios es difícil, muy difícil....

Después de la experiencia con las compañías eléctricas, no me extraña que Dios sea tan popular en el mundo. Dios creó la luz el primer día, lo que es un claro ejemplo de rapidez y de planificación. Yo llevo dos semanas intentando que me la den a mí, y nada de nada, el feliz acontecimiento no tendrá lugar tampoco esta semana, ni tendrá lugar nunca a menos que desembolse todo lo que cuesta tener la instalación como la Ley manda. 



El gas es otro tema. De las gestiones se encargó el Chino porque te tocó en el sorteo ante notario del reparto de tareas. Pobrecito mío, casi me lo matan. Entre tres compañías distintas consiguieron convertir al hombre tranquilo en una bestia furibunda . Paso a relatar los pasos de tan duro cambio:

1.El Chino ve en el portal que la compañía que se encarga de los contadores es X, y procede a llamar para que nos gestionen el alta.

2.X contesta con que distribuyen gas pero no comercializan (aaahh, cosas de la liberalización de la energía), por lo que recomienda llamar a otra compañía que luego deberá solicitarles a ellos el alta.

3.El Chino llama a otra compañía, Y, que tras tres horas leyendo las condiciones de un contrato, afirma que en unos días tendremos gas.

4. Días de silencio, sin gas (concretamente 7 días laborables)

5. El Chino llama a Y, que le dice que su solicitud ha sido rechazada porque el distribuidor requerido (recordemos: X) afirma que no distribuye gas a nuestro edificio. Preguntados por quién distribuye, afirman que es Z, otra compañía.

6. El Chino llama a Z, que no saben/no contestan pero tampoco distribuyen, y dicen que es de X.

7.Resumen para que nadie se pierda: X dice que distribuye Y, Y dice que distribuye Z, y Z que el distribuidor es X. A ver quién me resuelve esta ecuación...

En este punto de la historia, el Chino adopta un gesto que da tanto miedo que tengo que paso a ser el polo positivo de la pareja para darle ánimos. Todo esto me recuda mucho al cómic de "Las doce pruebas de Astérix", que viene que ni al pelo por la prueba de la burocracia.


El consejo (MUY EN SERIO): si vais a comprar o alquilar un piso, estad bien seguros que NO han dado de baja la luz y el gas, porque darlos de alta de nuevo (no me refiero a un cambio de titularidad, sino a un alta) es más difícil que aprobar una oposición a notario.

¡Buen día!

7 comentarios:

  1. Ya sé que "mal de muchos, consuelo de tontos", pero pensé que sólo pasaba en Argentina. A apechugar y que no decaiga el entusiasmo por tu nueva casita. Mucha suerte!Muera la burocracia!

    ResponderEliminar
  2. Mucha suerte!!! Y dile al Chino que no se ponga furioso que no va nada con él :-D

    Mucho ánimo a los dos!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Ja ja me rio por no llorar de verdad porque haces de un drama una risa Paula. Esto solo pasa en este pais te lo digo yo y menos mal que paciencia tuvo tu chino que si es otro......
    Penoso!!

    Bss
    vistetedeseda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Quino es único!

    Recuerdo perfectamente el dibujo de Asterix, es tan real!! porque nos marean tanto a veces!! es horrible!!

    www.infinitawishlist.com

    ResponderEliminar
  5. Siento la situación.Las he vivido similares.
    Pero me he reído mucho!!
    y la ecuación sin resolver...
    Bss

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...