lunes, 28 de noviembre de 2011

libros: new york, new yoooork

A veces cuando se viaja, es mejor documentarse sobre el lugar de destino leyendo novelas que guías de viaje. Hace algún tiempo que intento hacerlo cuando viajo, será por la sensación que da de parecer menos guiri de esta manera.

Cuando fui a Berlín leí Berlín Alexanderplatz, Sostiene Pereira cuando estuve en Lisboa, la trilogía Millenium antes de Estocolmo, y alguno más.

Y cuando estuve preparando el deseado viaje a NYC, además de visitar asiduamente el blog de La 5th con Bleecker St que todas conocemos, pregunté a una amiga que había estado allí hacía poco tiempo, y entre sus (buenas) recomendaciones apareció un libro: Historias de Nueva York, de Enric González. Son las vivencias de este corresponsal del diario El País, y fue muy acertada. me lo llevé en el equipaje de mano del viaje y me lo leí durante el vuelo (las 7 horas que dura es suficiente para leerlo y además echar una cabezadita). Me dio una perspectiva mucho más intimista que la que ofrecen las guías, y además es una lectura muy entretenida.



Y como aquello salió tan bien, y como estoy deseando volver a NYC pronto, sigo leyendo libros escritos por españoles que han vivido en la gran manzana:

Éste, de Guillermo Fesser (el 50% del dúo Gomaespuma) lo compré porque soy fan y tenía curiosidad por conocer la época en la que estuvo viviendo en un pueblo de EEUU, de donde es su mujer, que está a cien millas de Manhattan (de ahí el título). En realidad es casi una visión sociológica y ecléctica de los estadounidenses, y tiene historias y anécdotas muy entretenidas


De sobra es conocido que el matrimonio Muñoz Molina-Elvira Lindo vive la mitad del año en Nueva York. Cada uno ha dado su visión del asunto:




Yo ahora estoy disfrutando de la parte de Elvira Lindo, que es sin duda una de mis escritoras favoritas y a la que copio mucho (y descaradamente, aunque no se note por la calidad). De hecho, un día hice cola en una caseta de la Feria del Libro en la que firmaba para decirle que la admiraba y que la copiaba, pero como no me ha puesto demanda, entiendo que no le importa, o que ha leído el blog y más que copia le parece una falsificación del todo a cien. En cualquier caso, yo sigo comprando y disfrutando sus libros


Todo para estar bien documentada antes de volver a NYC, que espero que sea muy pronto :)

Por cierto, Enric González también ha dejado por escrito sus tiempos de corresponsal en Roma y Londres. Actualmente está destinado en Jerusalén, ciudad que pienso visitar el año que viene, si el tiempo y la autoridad lo permiten.

¡Buen día!

domingo, 27 de noviembre de 2011

gafas nuevas

Entre mis propósitos de septiembre siempre está el cambiar de imagen: de pelo (¡rupert, te necesito!) de gafas y cómo no, el gran clásico: adelgazar.

Pues ya van dos de tres. El pelo no me lo he podido cambiar porque tengo la suerte o la desgracia de tener el cabello tieso, como los chinos, y da igual cómo me lo corten, siempre adopta la misma apariencia. Así que este tema lo he dado por perdido (¿por qué gastar dinero en peluquería si voy siempre igual?) pero heeey, he perdido algún kilo de culo y cartucheras, sudando y pasando hambre (¿alguien conoce otra manera?), y ahora por fin he encontrado unas nuevas gafas.

Ya os contaba aquí que me había lanzado a la búsqueda de un modelo de gafotas modernillo y estupendo. El modelo en cuestión eran las wayfarer, que resultaron ser un fiasco en mi cara, porque me hacían parecer ojijunta y bizquireta. Mi hermana y yo nos reimos un rato cuando nos las probamos, pero tampoco es cuestión de alargar la broma, así que se quedaron en la óptica. Y por fin el otro día encontré el modelo chachi piruli que me va acompañar todos los días, desde que me levanto hasta que me acuesto...



Efectivamente, no me quedan tan bien como a la Schiffer, pero me dan un aire más interesante y oyes, son de chanel y eso me da un plus de pijerío, parece que no me afecta la crisis.

Ya que una es miope, que al menos pueda cubrir el defecto con chanel. Lo malo es que tienen efectos secundarios, porque ahora estoy pensando en cambiar mi nombre por el de Tamara, fijateee
¡¡buen día, o´seaaaaaaa!!

jueves, 24 de noviembre de 2011

recetas para impacientes: plato de cuchara vegetariano

Hacía mucho que no colgaba una recetilla para impacientes. La de hoy es estupenda, no porque lo diga yo, sino porque es un plato de cuchara sanísimo, vegetariano y calentito para el invierno.

Son lentejas, que son lo mejor del mundo cuando se hacen bien . Yo soy muy fan de las lentejas de toda la vida (pero de las vegetarianas, que las otras son muy pesadas). Hasta ahora tenía que comerlas en casa de mi madre, en plan gorrón, pero ahora me las hago yo, siguiendo (nunca al pie de la letra) estos sencillos pasos, y tan ricamente.

Vamos a ello sin más dilación, que noto que tenéis ganas de comer sanote.

Ingredientes para cuatro personas o para cuatro días de tupper:

-3 tazas de lentejas secas (la medida que yo utilizo es la del vasito de yogur de cristal)
-1 cebolla roja picada
-1 diente de ajo
-aceite
-1 taza de caldo de verduras
-1 taza de espinacas
-1/2 vaso de vino tinto (yo nunca le pongo vino, pero aquí reproduzco la receta original)
-1 cucharada de crema ligera para cocinar
-sal, pimienta

Se procede de la siguiente manera:

En una sartén, se ponen las lentejas, se echa agua hasta que queden cubiertas y se deja a fuego medio-bajo durante 20 minutos (que podéis emplear en hacer cualquier otra cosa, no necesitan vigilancia). Después se retiran y se dejan escurriendo.
En la misma sartén, se sofríe con un poco de aceite la cebolla, y luego se pone el ajo, un par de minutos nada más. Se añaden las lentejas y el vino (yo paso del vino), junto con el caldo vegetal, y se dejan 10 minutos. A continuación se añaden las espinacas, y se remueve otro par de minutos.
Finalmente, se añade la crema y se salpimenta al gusto.

no las juzguéis por su aspecto, las lentejas están rebuenas :)

Si mi madre supiera que escribo un blog, estaría orgullosa de esta receta :)

Fuente: Miss Dahl´s Volptuous Delights, de Sophie Dahl. Sólo el libro ya mola, de hecho si veis esta receta en él os parecerá mucho más apetecible, seguro. Podéis echarle un vistazo aquí, y ver otro post que escribí sobre el libro por acá.

¡Buen día!

domingo, 20 de noviembre de 2011

zapatos: tropezar dos veces en la misma piedra

¿Alguna vez os ha dado por contar los pares de zapatos que tenéis en casa?

A mí, sólo una vez me dio por ahí, y francamente, me lo podía haber ahorrado. Fue para demostrar al Chino que yo tenía poquísimos pares y el tiro me salio por la culata. No tenía ni idea de la cantidad de zapatos que guardo, y os lo aseguro, creía que tenía muy pocos. Claro, de haberlo sabido no hubiera ido de lista contándolos delante del afectado...

El caso es que si hacéis recuento, os saldrán más de los que pensábais, y creo que es porque en el fondo tendemos a simplificar, porque recordamos el tipo de zapato y no el modelo. Vaya, que yo sabía que tenía sandalias, chanclas, manoletinas, zapatos de tacón y botas, pero no que tenía varios pares de cada uno... Y este dato es importante, no sé por qué cuando estoy en una zapatería nunca lo recuerdo.

El otro día aproveché la hora de la comida en el trabajo para ir a comprar unos zapatos tipo oxford, porque los que tengo los he utilizado tanto que necesitan la jubilación (en años zapatiles no llegan a los 67 humanos, pero están muy cascados). Lo tenía clarísimo en mi cabeza: un modelo utilitarista, préctico, cómodo, todo terreno, calentito y fui  a tiro hecho. Cuando entré en la tienda (M.D.) pedí el modelo en dos números: 38 y 39 (en realidad tengo un 38.5 y por eso tengo que probarme siempre los dos).

A veces tengo suerte y me sirve alguno de estos números, pero el otro día no: el 38 me estaba muy pequeño y el 39 muy grande. Después de la mala experiencia de mi último par del 38 (que no nos engañen: si aprieta NO dará de sí) y del 39 (puede que a Cenicienta le saliera bien perder un zapato en una carrera, pero a mí no) me puse a buscar entre el resto de zapatos de la tienda, y al final me llevé otro par, estupendo*.

* (definición de estupendo: bonito y con un tacón de 7cm, nada barato, poco útil y cualquier parecido con lo que iba buscando es pura coincidencia)

Son unos botines de tacón, y creo que he comprado el primer zapato de este tipo que me parece cómodo en toda mi vida. Y creo que lo voy a amortizar. O al menos eso es lo que me dije al buscarle sitio en mi abarrotada parte del armario zapatero. Pero no soy yo, el Chino tiene demasiados zapatos, un día le haré contarlos.

¡Buen día!

jueves, 17 de noviembre de 2011

La vida es lo que pasa mientras esperas al servicio técnico del ADSL.

Por problemas técnicos no puedo actualizar el blog :(

Enviado desde mi i-ophicina

lunes, 14 de noviembre de 2011

lunes horribilis

Vaya por delante que no me creo especial por haber tenido un mal lunes. Este no es un post de "compadeceos de mí, pobrecita yo por haber tenido un mal lunes". No. Los lunes es lo que tienen, que son horribles para todos, es un elemento de democratización que a todos nos iguala, con independencia del estatus, edad o talla de cada uno.

Pero a mí me ha pillado desprevenida. Yo llegaba descansada y bien comida de un fin de semana estupendo pasado en el valle del Jerte, que sí, también en esta época está muy bonito y no echas de menos las famosas cerezas del lugar.

El día en el trabajo no ha podido ser más perro, pero en eso ha sido del todo normal, un lunes cualquiera. Lo que ha hecho de éste un día asqueroso han sido algunos extras que no suelen darse. Mi jefe, con gripe y un herpes en el labio, ha sido tan joputa de "tomarse la libertad" de usar mi teléfono. Desde aquí se lo digo a la compañía de teléfono, ya pueden dar el número de baja que yo no vuelvo a utilizarlo, a menos que me apetezca coger una baja de una semanita a cuenta de la libertad de mi jefe.

A la hora de la comida he sacado el tupper con el invento culinario del domingo: una especie de chili que me ha dejado el estómago como un ocho.

Y a la salida del trabajo, el diluvio universal, que me ha pillado sin paraguas, para variar. Con más pena que gloria he tomado el camino del hogar, refugio seguro, con el pelo chorreando, los mechones cayendo por todas partes y las gafas en la punta de la nariz, sin poder colocarlas en su sitio porque tenía las manos ocupadas con: a)el bolso tamaño viaje que me empeño en cargar con tonterías y libracos de 500 páginas; b)la tartera con los tupper (la fea que lleva todo el mundo, ya somos una tribu) y c)una bolsa con las tonterías que no me cabían ni en la a) ni en la b). De esa guisa he llegado al portal de casa donde he pisado una enorme mierda de perro. Tan asquerosa ella que los zapatos han tenido que ser sacrificados.

Y al entrar en el ascensor y verme en el espejo, no he tenido por menos que reírme, porque no me parezco en nada a las chicas que salen en los blogs de moda. Y entonces lo he pensado: que gran decisión, tener un blog anónimo y no un egoblog.

Sólo espero que el martes sea mejor, o al menos, que no me salga un herpes (a ver cómo se lo explico yo al Chino).


 
¡Buen día! (un deseo más sincero que nunca)

miércoles, 9 de noviembre de 2011

al final del arco iris

Vivir en una urbe grande como madrid hace que muchas veces sólo habite en ella, en lugar de vivirla. El domingo me sorprendió por la tarde ver desde la ventana el arco iris


A veces se me olvida que estas cosas también pasan aquí. Y vivir la ciudad vuelve a ser posible.

¡Buen día!

domingo, 6 de noviembre de 2011

noviembre naranja

El mes de noviembre trae algunas de las mejores cosas del año: calabazas, las primeras mandarinas y las bufandas. Y todo ello teñido de naranja, que es un color que da mucha energía, que buena falta hace cuando la luz empieza a escasear.

Fiestas americanas aparte, la calabaza es un invento culinario en toda regla. Está rica en puré, pero más rica está en crema, untadita en el pan crujiente... qué rico (salivo). Yo no sé hacer esta especie de mermelada, pero me gusta mucho, y este fin de semana, en la feria de Biocultura de Madrid, encontramos un stand repleto de conservas naturales.


De hecho, en esta feria encontramos frutas, verduras, aceites de oliva y todo tipo de manjares de agricultura ecológica. Muchos de los asistentes llevaron (sabiamente) el carrito de la compra hasta Ifema, donde se organizaba la feria, porque podías adquirir de todo. Nosotros cogimos, además de la calabaza de la foto, una botellita de aceite de oliva buenísimo, zanahorias, frutas y una cosa que se llama tempe, en barritas, que es un derivado de la soja que no he probado nunca pero que aspira a ser un sustituto de la carne en nuestras vidas.

También había muchas cooperativas de las que puedes comprar directamente toda la fruta y que te la lleven a casa. Nosotros ya hacemos pedidos,con la familia, de kilos de naranjas y mandarinas. Porque uno de los mejores momentos del día en esta época es cuando sacas una mandarina del bolso para comer en cualquier parte... y además perfuma el ambiente. Pero si encima la sacas de un bolso naranja, entonces ya te quedas supervitaminada e hipermineralizada, como superratón

 Estos son de asos. Me he quedado con la idea.

¡Buen día!

PD:¡¡esta es la entrada nº200!! lamentablemente no se me ha ocurrido nada para celebrarlo, pero al menos quiero agradeceros a todos los que pasais por aquí eso, que paséis por aquí :)

jueves, 3 de noviembre de 2011

apostilla a la felicidad

Descubrí una nueva forma de felicidad urbana con la bicicleta plegable que me prestó mi abuelo (aquí).

Tanta felicidad y buen rollo no casa con el karma, al menos el que a mí me toca, así que ahora me toca hacer una apostilla a aquel post, y publicarlo para hacer puntualizaciones:

1. Madrid no es llano. Cuando escribo esto, de manera amable, quiero decir que nunca me había percatado de lo jodidamente empinadas que son las cuestas. Eso sí, estoy sacando músculo, más en la cara de apretar el gesto que en las piernas, pero algo es algo...

2. Si mi abuelo había abandonado la bici en su trastero es porque no era el mejor modelo del mundo. Pesa un güevo, y los pedales son asesinos. Tengo las piernas llenas de cardenales, pero como es un préstamo al 0%, no me queda otra que callar y llevar el trombocid a todas partes (nota: huelo a linimento que tira patrás, el Chino ni se me acerca)

3. La gente no respeta el carril bici. He vivido duelos a muerte con peatones que sencillamente no debían creer siquiera en la existencia del carril bici

4. Si Gallardón pone el carril bici en las aceras y no en la calzada es porque él mismo es consciente del peligro de los coches en madrid. Las pelis de terror no me dan miedo, pero los conductores sí, y mucho

5. Me duele el culo. Maldita sea...

6. No todo es malo: el otro día vi un pequeño reportaje en la web de telva con prendas para ir en bicicleta. Esto es una excusa para ir de compras en toda regla :)  creo que va  a caer una trenka cómoda y calentita y un gorro de lana.

¡Buen día!

PD: ¡por cierto, esta es la entrada nº199!

martes, 1 de noviembre de 2011

abercrombie&fitch: desnudos en la calle

Para aprovechar el día de fiesta, el Chino y la menda se fueron de visita cultureta a la Fundación Juan March para ver una exposición de Alexandr Deineka, que ya os digo que es muy entretenida e ilustrativa, pero el post no va de esto.La sorpresa la encontramos en la calle, cuando salimos de la parada de metro (núñez de balboa, plaza del Marqués de Salamanca) y vimos esto:


¿Se ve bien? vamos a intentarlo con un zoom



Una fila de tios medio descamisados, con abdominales muy curraos, rodeando un palacete de la plaza, que por lo que ahora sé, es la nueva tienda de Abercrombie&Fitch en Madrid.

El otro día leía en S moda digital que hacen castings para coger a los empleados de esta cadena americana de ropa, y ahora compruebo, con toda la objetividad de la que puedo hacer acopio, que es una prueba muy seria.

Nunca han estado las conductoras, y algunos conductores, tan contentos de que se cerrara el semáforo que hay justo al lado. Yo le pedí al Chino que hiciera una foto con su móvil (el mío no tiene cámara) como testigo de la inauguración de la tienda, pero se ha negado en rotundo. No importa, a mí no me ha dado vergüenza, y he inmortalizado (con su móvil) el momento para el blog. Me debo a vosotros, lectores...

¡Buen día!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...