miércoles, 30 de marzo de 2011

un roto para un descosido

Todos los años por estas fechas me convierto en una optimista. Mi espartano escepticismo, coraza creada a base de chascos, se relaja para dejar paso a una credulidad que ni Bob Esponja, oiga.

Sí, señoras y señores: yo creo que puedo llegar a la operación bikini con los deberes hechos.

Bien que he dado la tabarra con este tema en el blog, así que centrémonos en lo importante: mi optimismo ramplante y temporal me convence para que no me compre ropa en espera de bajar (al menos) una talla. Menos mal que están los accesorios para consolarme, y ese consuelo lo mismo me sirve como sustituto de unos pantalones nuevos, que para cuando llegue el momento en que me dé cuenta, tras unas cuantas cuotas de gimnasio desperdiciadas, de que este año tampoco tendre el "culo OK".

Todo este rollo para enseñaros el bolso que me he comprado en zara, a cuenta del futuro disgusto:

Lo mejor es que en la mano es mucho más bonito, se puede llevar como cartera de mano (aunque es tirando a grande) y mooooolaaaaaaa. Tiene un color muy, muy bonito. Yo lo elegí en este rojo flúor, pero lo tienen también en verde, amarillo y azul.

Creo que ya estoy preparada para la operación bikini, este año mejor y más contenta que nunca, ¡JA!

sábado, 26 de marzo de 2011

control de aduana

Aviso: este es un post informativo. Su contenido es veraz aunque pueda parecer poco riguroso. Su lectura puede provocar bostezos. Puede ser útil en caso de que vayáis a hacer compras a países no comunitarios.

Hace un par de semanas hice un pedido a una web de los EEUU. El objeto costaba, al cambio, 60€. La broma de los gastos de transporte, el IVA de la aduana y correos ha hecho que lo desembolsado haya ascendido a la astronómica cifra de los 100€. De haberlo sabido, no hubiera hecho el pedido, y por eso cuento aquí la odisea aduanera... pero vayamos por partes:

Paso nº1. El pedido. Hacer el pedido siempre es el paso más fácil, si no, no comprarías. Para los americanos los gastos de envío eran gratis, para mí, 30 dólares, que al cambio, no era tanto. Bueno, pues le di a aceptar y adelante con el envío.

Paso nº2: seguir el estado del envío por internet. Oyes, esto es fantástico: sigues el paquete como si le hubieran puesto un GPS. Ya hubiera querido mi madre tener este sistema para saber dónde estaban sus polluelos...

Paso nº3: leo con pánico en la web de correos que mi paquete ha sido retenido en la aduana. ¿Por qué? ¡¡porque tengo que pagar el IVA!! vale, es lógico. Pero atención, las opciones que hay son contratar a un agente de aduanas (más dinero), hacer los trámites por internet o ir directamente al aeropuerto, cuyas oficinas tienen un horario de lo más cómodo: de 9 a 2. Como si de un cuento de "elige tu propia aventura" se tratara, yo elegí la última opción y al aeropuerto que me fui...

Paso nº4: en el aeropuerto. Primero tienes que ir a la oficina de correos, entregar el papel que previamente te han enviado ellos, y con ese papel, ir a la oficina de la AEAT del aeropuerto. Llegas, te recogen la documentación, contestas sus preguntas (si llevara droga tampoco se lo iba a decir, pero bueno), te liquidan el impuesto (18% de IVA, ahí es na), pagas en el banco (del aeropuerto), vuelves a la oficina de la AEAT, te ponen un sello, y de vuelta a la oficina de correos, donde -ojo- pagas los gastos (con IVA), y te dan el paquete. Total, con transporte: 3 horas.

Si la UE quería poner trabas al comercio con países no comunitarios, lo ha conseguido: yo no repito.
Si cuento este rollo es porque ahora es muy fácil comprar por internet, pero hay que tener en cuenta todos los pros y los contras. 
Y por si alguien se lo pregunta, no, no se podría comprar la misma mercancía en la UE.

domingo, 20 de marzo de 2011

un plan para el martes

En la Fundación Carlos de Amberes en Madrid (c/claudio coello, 99) y hasta el diez de abril se exhiben una importante selección de fotografías de André Kertész (Budapest, 1894-Nueva York, 1985). Un precursor de la fotografía. Qué digo precursor, el inventor de la fotografía sociológica moderna, sea lo que sea que signifique esto...

¿Y por qué elegir esta exposición retrospectiva como plan para el martes? pues sencillamente porque es el día de entrada libre, el resto de la semana se puede visitar también, pero al precio de 3 euros. Aunque merece la pena ir, o pagando o sin pagar, que dirían los de Siniestro Total.


(el tenedor no es su obra más sociológica, que mi elección no os engañe...)

¡Buen día!

viernes, 18 de marzo de 2011

hoy llevaría...

...este anillo de The Great Frog
me gustó desde que lo vi en el especial moda de El País semanal, pero me echa para atrás no saber cuál es mi talla y las 160 libras que cuesta (¡184 euros!)

¡Buen fin de semana!

miércoles, 9 de marzo de 2011

yo confieso

Hola, soy la que escribo el blog de La Emperatriz de Lavapiés y hoy voy a hacer dos confesiones.

Confesión nº1: soy adicta a los cupones.

Quizá alguno de los que lee esto comparta esta afición, algo enfermiza, a recortar y coleccionar cupones de todo tipo: vales para probar algo, vales descuento, 2x1...

Me encanta el familycheck que viene cada tres meses en el dominical de El País. Es una chequera con valiosos vales (valga la redundancia), y yo siempre me quedo con el del cine y el resto los reparto entre mis allegados (este año incluí algunos en mis felicitaciones de Navidad), y me encanta el 10% que de vez en cuando envía Trucco por mail, aunque no entre mucho en Trucco. Ahora los de Eroski dan vales y yo soy feliz yendo a la compra, me han ganado para toda la vida.

Eso sí, no siempre lo gasto. Corrijo: casi nunca los gasto. Soy buena cuponera y sé distinguir entre las ofertas que me interesan y los cupones trampa. Un ejemplo de lo primero es: "entregue este cupón y le obsequiaremos con una muestra de nuestro producto" (antes La Mer lo hacía, era mi cupón preferido). Me da vergüenza, pero voy y entrego el cupón, a veces con mi nombre real y otras con el de alguna vecina a la que creo que le puede interesar el asunto, y que casualmente me cae mal. Un ejemplo de mal cupón es el que te ofrece un descuento en la segunda compra si te gastas más de X euros. Chungo, al final no ahorras nada, te gastas X+Y y así se descuadran los presupuestos.

Ahora me he apuntado a una web que me envía ¡diariamente! cupones descuento. Funciona de la siguiente manera: te inscribes, y ellos te envían las ofertas que las empresas de tu ciudad quieran ofrecer a través de la web. Tienes un día para comprar el cupón con la oferta, y lo puedes canjear durante un año. Yo estuve esperando hasta encontrar mi oferta ideal, y el otro día por fin llegó: diez sesiones de presoterapia, más diez de plataforma vibradora, por 39€. El centro está justo al lado de mi trabajo y puedo ir durante la pausa para comer. La presoterapia es una especie de masaje  para mejorar la circulación que se hace con un traje que se infla y desinfla, como si te estuvieran tomando la tensión, pero a lo grande. Lo que me lleva a la siguiente confesión...
Confesión nº2: me gusta tomarme la tensión

Yo voy poquísimo al médico, así que siempre que voy a casa de mis abuelos o del abuelo de alguien, o de algún hipocondriaco, les pido el aparato de la tensión (casi todos tienen). A mí me relaja muchísimo, así que con la presoterapia estoy encantada, os podréis imaginar las siestas que me echo a la hora de comer, tumbada en la camilla del centro de estética. Luego esta relajación desaparece con la plataforma vibradora (entro justo después). No sé si la habéis probado alguna vez, pero os prometo que cansa mucho, se mueve todo. Aunque hoy me he subido la intensidad y creo que se me ha caído un empaste...

En fin, no sé si las sesiones obrarán el milagro y este verano podré ponerme shorts, pero al menos los 45 minutos que paso en el centro los estoy disfrutando mucho. Y todo gracias a un cupón.

Otras noticias noticiosas:

En el blog de Olivilla, una artista de los tocados y complementos a quien conocí en el Mercadillo de Tejemaneje (reseña aquí) está de sorteo en su blog. Nada más y nada menos que una esterilla de acupuntura. Yo tengo muchas ganas de probar el invento, así que me he apuntado, por acá

¡Me ha escrito un correo la obradora de la galleta de corona que me sirvió para festejar el cumpleblog! por casualidades de la vida lo ha visto. Por si os interesa, hace galletas, cupcakes y tartas por encargo: www.dulzecapricho.com

¡Buen día!

martes, 8 de marzo de 2011

premio caperucita

Hace unos días, Ana, de Pues a mí me gusta, me nominó para este premio "Caperucita", de preguntas para conocernos todos mejor. Yo le agradezco mucho su atención y el trato, que siempre me parece inmerecido por bueno, y como no podía ser de otra manera, contesto el cuestionario que se remite con el dibujo-premio de Ana y emplazo al que quiera darse a conocer que lo copie-pegue en su blog con sus respuestas. Por si acaso nadie se da por aludido, dejo algunos nombres al final... (pocos porque sé que los test no tienen muchos fans).


Ahí va el mío :

1. ¿Te llevas bien con tu suegra? Mal no me llevo, tampoco me atrevo a decir que bien, aunque tenemos pocas ocasiones de vernos siempre me trata bien, así que supongo que más bien que mal.

2. ¿Cuál es tu reto? todos los días me digo que debería hacer dieta

3. ¿Qué le dirías a tu jefe si te toca la lotería? Ya se lo dije esta Navidad: "me ha tocado la pedrea". Creo que le dio un poco igual, la verdad

4. ¿Qué harías si descubrieras que alguien te está mintiendo? Sólo lo pasaría en caso de estar jugando al mus.

5. Si se quema tu casa y sólo pudieras salvar una cosa, ¿qué salvarías? Una vez nos desalojaron del piso en el que vivíamos por peligro de derrumbe. Nos dieron 5 minutos para entrar y yo cogí ropa y una pulsera que tiene mucho valor para mí.

6. Entras en un sitio con mucha gente, ¿qué haces? Intentar hacerme un sitio para no caerme. Porque estamos hablando del metro a las 8 de la mañana, ¿no?

7. ¿Ves el vaso medio lleno o medio vacío? Siempre medio vacío.

8. Te encuentras una lámpara mágica, ¿qué tres deseos pides? Salud y los números de la primitiva. El tercero lo guardaría para emergencias

9. ¿Cuál es tu mayor miedo? que se cumplan mis temores

10. ¿Qué te hace feliz? una tarde libre

11. ¿Consigues sacar un minuto para ti cada día? Sí, pero no son de calidad, arrastro preocupaciones tontas que no me dejan tranquila.

12. Si pudieras reencarnarte en animal, ¿cuál serías? me gustaría ser un pájaro para poder volar.

13. ¿Cuál es tu recuerdo más feliz? Uno de los más felices se remonta a un 22 de diciembre y una llamada de teléfono.

14. ¿En qué ciudad vivirías y por qué?  a veces querría ir a una ciudad pequeña y con playa, pero creo que se me haría muy duro ir a trabajar teniendo el mar al lado. Mientras lo pienso, me quedo en los madriles

15. ¿En qué crees? En las personas.

16. ¿Qué sientes cuando creas? nunca he tenido esa sensación...

17. ¿Te gustaría conocer tu futuro? ya lo conozco: soy funcionaria.

18. ¿Qué otros nombres de blog te has planteado antes de decidir éste? cuando lo abrí, tenía claro el nombre que le iba a poner. Fue después cuando me di cuenta de las pegas, pero ahora ya no me planteo otro.

19. ¿Crees que se pueden hacer buenos amigos a través del mundo bloguero que frecuentas? sí, tenemos en común una afición que une.

20. ¿Qué libro quedará grabado para siempre en tu memoria? "historias de Ninguno", de Pilar Mateos. Es casi, casi, mi biografía.

21. ¿Cuál sería tu desayuno perfecto? el que hago todas las mañanas, en la mejor compañía.

22. ¿Tienes hermanos? sí, un hermano y dos hermanas ¿Qué puesto ocupas? soy la tercera

Y yo nomino a:
Soñando entre nubes
Pasaba por aquí
Shopping Afternoon

domingo, 6 de marzo de 2011

lecturas recomendadas

Acabo de terminar el libro de memorias de Adolph Arthur Marx*, más conocido como Harpo, el hermano mudo de los Marx. Mudo en el escenario, porque Harpo sí hablaba. De hecho, incluso cantaba, hasta que un día un crítico escribió que estaba mucho mejor calladito, y desde entonces no volvió a pronunciar una sola palabra en escena.

Tenía ganas de leer esta autobiografía, y aunque se me ha hecho larga en algunos pasajes (podríamos decir que la excelente memoria de Harpo es enemiga de lo breve), la he disfrutado muchísimo, me he divertido y he sacado valiosas lecciones, que no creo que pueda aplicar en mi vida diaria, a no ser que me compre una bocina y un sobrero viejo de copa.

Harpo Marx tuvo una vida alucinante, y llegó incluso a hacer de espía para los Estados Unidos en su gira por la URSS de Stalin. Todo el libro es un compendio de anécdotas alucinantes, pero lo que sin duda marcó su historia fue conocer a Alexander Woollcott, un crítico de teatro pedancete del New Yorker (revista pedante igualmente) que tuvo que hacer una reseña del espactáculo de los Marx, muy a su pesar, porque para un tío tan estirado eso sería el equivalente a que Sánchez Dragó fuera a ver una peli de Pajares y Esteso. Pero Woollcott se rió tanto, tantísimo, que quiso conocer a Harpo en persona, y de ahí salió la llave del hermano mudo para meterse en el círculo más elitista e intelectual de Nueva York. Que para un cómico que dejó la escuela a los 7 años, harto de que le lanzaran por la ventana los matones de su clase, no es poco.

Por cierto, que en mi casa recibimos el New Yorker todas las semanas. Yo no lo leo, pero ojeo los chistes y las viñetas (el Chino es el ilustrado, en este caso). Hoy os enseño uno que tiene que ver con la moda


"Thanks, it´s vintage"

Sospecho que si no vives en Nueva York y eres algo pedante, no tiene tanta gracia. Pero es simpático, y oyes, le da un poco de clase al blog...

¡Buen día!

(*)"Harpo habla", de Harpo Marx. Editorial Seix Barral

jueves, 3 de marzo de 2011

galleta de cumpleaños


Para el singular día en el que el blog cumplió un año, tenía pensado hacer grandes cosas, como contratar una orquesta (U2 o los Rolling), lanzar fuegos artificiales, invitar a tomar el té a la Reina de Inglaterra o publicar mis memorias (lujosamente encuadernadas). Pero la fecha se me echó encima sin que yo pudiera hacer nada para evitarlo, y me vi el día de autos sin organización. Aún así, no me quedé sin mi pequeño homenaje: la casualidad quiso que al salir del trabajo pasara por delante de Pan de Chocolate, una confitería que hay en la calle Gravinia, en Chueca, y viera en su escaparate (babeando cual perro de Paulov) la galleta que veis en la foto. Perfecta para lo que se celebraba: con forma de corona, en honor al blog, y con sabor de galleta, en mi propio honor. Así que la compré, hice una foto y luego nos la comimos (el Chino y la menda).

Mer, de galletas de ante, escribió hace poco un excelente post acerca de la subjetividad del éxito de un blog. Objetivamente el mío no lo tiene, pero a nivel personal, sin embargo, me ha reportado muchas cosas buenas. Y he conseguido mantener el blog en secreto, absolutamente necesario si quiero evitar cachondeos. Y en algo he cambiado este tiempo, porque ahora hago fotos a las galletas antes de comerlas, para publicarlas en el blog, mira tú.

Por cierto, la galleta estaba riquísima, así que espero que el blog cumpla algún año más, para repetir. 

Gracias mil a los que leeis esto  :)

foto: laemperatrizdelavapies

miércoles, 2 de marzo de 2011

manolo blahnik y tous

Una alianza a priori complicada...

La primera vez que leí que nuestro zapatero más famoso se había aliado con una de las marcas de joyería con más presencia internacional (en el blog de Soñando entre nubes), pensé: van a hacer zapatos con osos. Raru, raru, raru...

Pero la idea es mucho mejor (menos mal que yo no soy la mente creativa de ninguna de estas dos firmas): colgantes cuyo motivo es uno de los diseños más famosos e icónicos de Blahnik: el modelo Campari, o para entendernos, los mary-jane que miraba embobada Carrie Bradshaw en el almacén de Vogue, en uno de los episodios de la serie Sexo en Nueva York.
He aquí una imagen del resultado de esta curiosa colaboración:
Yo creo que les ha quedado muy bien. A mí me gusta más el colgante que el zapato en sí (no me convencen las puntas tan largas, me recuerdan a la Bruja del Oeste del Mago de Oz). Y quién sabe, si la cosa funciona, a lo mejor se lanzan con los zapatos de osos...

Foto: del blog http://www.paolosavi.com/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...