lunes, 28 de febrero de 2011

las parkas son para el verano

Me he pasado todo el invierno buscando una parka buena, bonita y barata, sin éxito. Y ahora que el frío empieza a darnos treguas (semana sí, semana no) voy y me compro una parka de entretiempo, de esas que no tienen ni forro ni nada, de las que no abrigan cuando baja un poco la temperatura y dan calor en cuanto sale el sol. De hecho la he estrenado este fin de semana y ya he pasado calor y frío, por este orden. Pero yo encantada de la vida, porque mi parka mola mucho (me lo repito como un mantra) y antes morir que rendirme a la evidencia: en la Meseta no tenemos entretiempo. Pasamos frío o calor, y punto. Y yo con el armario lleno de chaquetas de entretiempo, manda güevos...

La parka ha sido mi primera compra de la temporada, adquirida en H&M. Aunque no tenía en mente esta prenda, viendo lo que había pensé que aún era pronto para vestidos, y demasiado tarde para los jerséis de punto. Es una compra de transición, que por lo visto se repite en más tiendas:
de Top Shop, como las de invierno pero sin forro (esta es igual que la mía)
más de Top Shop, con tela de gabardina
 

modelo con lunares, también de Top Shop


de Mango, muy yeyé para mi gusto


De TRF

modelo de Zara, corta y ligera con cuello de pelo, ideal para el momento "frío-calor"


de Asos, con tejido chándal. Muy curiosa
Esta semana toca invierno, así que tendré que guardar mi parka para la siguiente, que tampoco es cuestión de coger una pulmonía. Y espero tener mejor suerte el año que viene y encontrar una parka de invierno decente, aunque estoy segura de que cuando eso ocurra, dejarán de estar de moda.

¿Os gustan las parkas?, ¿creéis que pueden servir también para el verano?

sábado, 26 de febrero de 2011

CMFW: pasarela demente

Fin de la pasarela Cibeles (el nombre completo demasiado largo, con esto es suficiente para entendernos). No he asistido ni a uno solo de los desfiles, es más, no he podido ni asomarme por una rendija, pero me he enterado de todo gracias a los que sí estuvieron (periodistas, blogueros, domingueros...) y ahora me creo con derecho a opinar, ustedes perdonen el atrevimiento.

Por cierto, he notado muchas diferencias entre las crónicas. En TV todo es bueno, en prensa escrita todo es malo... Y entre los blogueros, de todo, pero sobre todo, buen humor. Menos mal, afirmo. Porque en la pasarela hay mucho cabreado, y no quiero decir serio, quiero decir cabreado, como si la modelo que está desfilando fuera a bajar de la pasarela a meter dos yoyas al cabreado de turno de la primera fila... A mí me sorprende muchísimo, porque con los modelitos que sacan algunos (y no me refiero a los diseñadores españoles, sino a algún consagrado internacional) me parece difícil que aguanten la risa. Nos lo tomamos demasiado en serio.

Y ahora mi opinión, que va a ser breve porque no merece más de una línea: mucho de lo mismo, (los buenos siguen siendo buenos) pero con excelentes sorpresas, sobre todo Juanjo Oliva, su colección pret-a-porter me ha alucinado, ojalá funcione muy bien. Fin de la opinión (no doy más de mí).


Mención aparte, el desfile de Cool People, novedad este año, que ha dado la oportunidad de desfilar a gente anónima. Bueno, no todos anónimos, que yo he reconocido a algún bloguero y...sorpresa entre las sorpresas, ¡jugadores del Estudiantes! sí, eran los altos. Extraño verlos paseando por la pasarela, después de seguirlos en la cancha y gritarles que aprieten en defensa y otras cosas. Yo, como demente, estoy todavía flipando...




¿Qué os ha parecido la CMFW?, ¿la habéis seguido de cerca?

Vídeo: www.clubestudiantes.com

domingo, 20 de febrero de 2011

nuevos cursos en PeSeta



Como fan de PeSeta que soy, ya os he dado alguna vez la tabarra con esta originalísima firma española, y como hace mucho que no hablaba de ella, he pensado que ya iba siendo hora de retomar el tema. Y en este punto estoy: desde hace algún tiempo (que no puedo precisar) organizan cursos en su tienda-casa PeSeta, en el número 9 de la calle Noviciado, en madrid (yo ya estuve en uno, lo conté aquí y lo recomiento de nuevo en este post).

La oferta se ha ido incrementando, y para el próximo mes de marzo hay mucho y bueno donde elegir:

talleres de iniciación a la costura
domingos 6, 13, 20 o 27 de marzo (de 10:30 a 14:30h)

talleres de vestido
sábados 5 y 12 o 19 y 26 de marzo (de 10:30 a 14:30h)

taller de bordado
jueves 17 y 24 de marzo (de 16:30 a 20:30h)

taller de punto
viernes 4 y 11 de marzo (de 16:30 a 20:30h)

taller de complementos: la pasaportera
viernes 18 de marzo (de 16:30 a 20:30h)

taller de banderines
viernes 25 de marzo (de 16:30 a 20:30h)
Por si no habéis estado nunca en la tienda, estos son los banderines:



Si os animáis, podéis hacer la reserva vía mail (eva@peseta.org) o por teléfono  (915 211 404). Y si necesitáis más información, en su web os lo explican con todo detalle.


foto e información: http://www.peseta.org/

PD: ¡Hoy hace un año que empecé a escribir este blog! :)

jueves, 17 de febrero de 2011

Comptoir des Cotonniers: p/v 2011

¡Mañana cojo el carrito para ir a la compra mensual de revistas! poco glamouroso pero muy útil teniendo en cuenta que este mes vienen  los especiales de temporada y tengo que cuidar la espalda...

Este mes se me ha hecho larga la espera: los adelantos y los colores de la nueva temporada me han gustado muchísimo, y ya tengo ganas de ponerme en plan arcoiris, aun a riesgo de parecer un tablero de parchís (por cierto, que esta moda de los block colors ya la vivimos en los 80, y los propios componentes del grupo Parchís- mítico- eran sus máximos exponentes...)

Bueno, además de colores tendremos las rayas marineras que no nos fallan ni un verano, y con otras tendencias que no me sé, pero de las que me enteraré mañana con mi atracón revistero...

Como adelanto, hoy he visto el catálogo de una de mis marcas preferidas (dentro del mundo de la moda para las mortales): Comptoir des Cotonniers.

Me han gustado muchas cosas, aunque veo poca renovación en general, pero no me puedo quejar porque para ser justos, yo tampoco he cambiado demasiado desde el verano pasado...

qué bonita cazadora de cuero, a ver si un día de estos por fin me decido a comprarme una...

el vestido comptoir no falla


esta chaqueta me recuerda mucho a la clásica de Stella McCartney

los azulejos del suelo no me dejan ver el vestido, pero seguro que es muy bonito




mmmm, azul bonito...

la falda y el bolso los pongo directamente en la lista de la compra



lo que más me gusta de esta foto es el color de la pared
nota mental: me hago mayor
Poco color, pero al menos durará en el armario más de una temporada (aunque no he visto rayas marineras, que raro...)

¡Buen día!

domingo, 13 de febrero de 2011

curso de sushi

En primer lugar, perdón por tardar tanto en actualizar. Lo cierto es que aunque este blog se parezca mucho a un programa de la 2 de madrugada (por la audiencia) ahora, además, no se sabe cuándo aparecerá de nuevo por la parrilla.

Y hablando de parrillas, en un salto chapucero, hoy voy a hablar de comida. Pero no de comida a la parrilla, que eso ya lo hace muy bien la Lomana en su bañera, el tema va de comida cruda: sushi.

Hace dos años, buscando un curso de sushi para hacer un regalo, me encontré con  el blog Gastromaniac, que organiza cursos temáticos de sushi y comida japonesa, y me quedé con las ganas de hacer yo misma el curso. Sólo he tardado dos años en decidirme y apuntarme, pero ya puedo decir que he sido capaz de enrrollar makis con mis propias manitas, y que estaban ricos, ricos.


makisushi y uramaki, recién preparados
El curso dura tres horas y aprendes a hacer makisushi (los rollitos del alga por fuera), urakami (los del alga por dentro), nigirisushi (las bolitas de arroz con pescado por fuera), temaki (conos hechos con alga y rellenos de arroz y pescado), en grupos reducidos (éramos ocho) y con buen rollo (como los makis)


En la era gogleguiana en la que vivimos, podemos encontrar mil recetas de sushi por la red, pero este curso tiene muchas ventajas: te dan todos los ingredientes, muchos consejos para que todo salga bien, y no hay peligro de que se te pase el arroz.

Y además de aprender a hacer sushi, en el curso dan algunas nociones de protocolo: por ejemplo, los nigiri, que son las porciones de arroz con una loncha de pescado por encima, se comen cogiéndolos con los dedos y mojando en la soja ligeramente la parte del pescado. Y no puedes servirte tu propia bebida, tiene que hacerlo alguno de los demás comensales (hay que estar atento para que no se olviden de ti, pero es una costumbre muy curiosa)

sabores tradicionales y de fusión: los makis de jamón serrano y melón estaban riquísimos









Y después de todo el trabajo, el banquete a la japonesa. No sé si se aprecia en las fotos, pero hicimos muchísima comida y no pudimos con todo... eso sí, las sobras nos las llevamos para el día siguiente, jeje. Ahora toca practicar en casa, ya sin ayuda de nadie y con los utensilios caseros (miedo me da).



Y por último, me despido con un brindis: ¡kampai!
(nada de chinchin, que en japonés esa palabra significa pene).

viernes, 4 de febrero de 2011

la secta de la moda: un monólogo en un acto

Siempre intento, en la medida de lo posible, poner en el blog contenidos propios, incluso fotos, aunque en ocasiones en las que esto es imposible (léase mostrar imágenes de grandes marcas, o imagenes decentes, sin más) tengo que tirar de san google. Hoy me ha llegado este monólogo y no he podido evitar publicarlo en el blog, me parece muy bueno, y además me recuerda a cuando me hice un estudio de colores (regalo del Chino) y me dijeron que me iba el azul petróleo. Todavía no sé cómo es ese color...

"Las mujeres somos víctimas de un complot urdido por mentes perversas que se reúnen en un lugar secreto y deciden lo que ellos llaman 'tendencias de moda'.
¿Quiénes son?. ¿Cómo lo hacen?. Yo me imagino que llega Paco Rabanne y dice:
- 'Veo que este año se va a llevar el azul petróleo'.
Y saltan a dúo Victorio y Lucchino:
- 'Eso, eso. Y los jerséis sin mangas, pero de cuello alto, ¡y que se jodan!'.
¡Y date por jodida! Porque la moda no es una industria. ¡Es una secta dirigida por maricones! Y de esos seres que nos odian ¿qué podemos esperar?... Si nos hacen ir con estos pantalones que se abrochan en la rabadilla y nos hacen creer que vamos bien (Creo que lo hacen para que luzcamos esos ridículos tangas que tanto molestan). O con esos otros pantalones de pata larga que van limpiando las aceras.¿Ustedes saben lo que son las fashion victims? Son las mujeres que han caído en sus redes y ya no pueden escapar. Esas que cuando se acercan a un escaparate, oyen voces en su cabeza: 'El poder de la moda te obliga', 'el poder de Dior te gobierna'.
Realmente, yo me di cuenta del poder que tiene esta secta cuando intenté comprarme un vestido rojo. Parece fácil, ¿verdad? Un vestido rojo. Pues no. ¡Porque las tiendas están en el ajo! Son las representantes de Dior en la tierra. Y, claro, llego yo, y le digo a la dependienta:
- Buscaba un vestido rojo.
Y me suelta:
- ¿Rojo? Este año no viene nada en rojo. Este año viene el azul petróleo.
- ¿Y eso rojo de ahí?
- Eso es la funda del extintor, pero si quieres te la saco.
¡Así es como empiezan las sectas: anulando tu voluntad! Porque, de repente, me veo diciendo:
- Vale, sácame uno azul petróleo de la 38.
Y, en ese momento, la dependienta me mira como se mira un Fiat Panda desde un todoterreno:
- ¿La 38? Tú estarás entre la 40 y la 42.
Claro, yo la miré a ella como diciendo: 'Y tu estarás entre gilipollas y tonta del culo'
Pero le dije:
- Perdona, yo soy una 38.
- No, si ya. Pero es que este año viene la 38 ceñida, ¿sabes?
Y es que ese es el segundo paso de la estrategia de la secta. Disminuir tu autoestima para poder dominarte mejor. Ahí, yo dije:
- Con esto no me pillan. ¡Yo me pruebo la 38 aunque me la tenga que meter a rosca!
Y, claro, te miras al espejo y ves lo que ves. Una morcilla. Una morcilla azul petróleo.
Y digo yo: si en todo el mundo un metro es un metro y un kilo es un kilo, ¿por que la talla 38 no es siempre la talla 38? Tú vas al Carrefour y la talla 38 se la puede poner King África y, sin embargo, te vas a Versace y la 38 no se la pone ni Melody.

Total, que hice lo que hacemos todas: llevármelo. Sí, porque pensé lo que pensamos todas: 'Así me obligo a adelgazar'. 'Me obligo a adelgazar.'
¿Seremos idiotas? A las dos semanas te estás obligando a regalárselo a tu sobrina. ¡Es como comprarte unos zapatos del 34 para obligarte a que te encoja el pie!

Pero es que ese es otro de los síntomas de que estás entrando en la secta:  someterte voluntariamente al sufrimiento físico. Aunque, a veces, cuando todavía no estás abducida del todo, consigues tener un momento de lucidez y decir: 'No, no me lo llevo'. Y, entonces, esa enviada del mal que es la dependienta te dice la frase definitiva:

- Llévatelo, no seas boba, ¡que lo puedes devolver!
¡Y lo compramos! Como lo puedes devolver... Eso es como comerte un trozo de moqueta: ¡como lo puedes devolver!

Así que volví a casa con mi vestido azul petróleo de la 38. Me lo pongo y le pregunto a mi marido:
- ¿Como me queda?
- Pequeño.
- ¿Si? ¿Me marca mucho?
- Te va a hacer llagas.
Ahí me dije: 'Tere, modérate. Esta es otra prueba. La secta de la moda quiere que rompas lazos con tu entorno'. '¡No, no van a poder conmigo!'.

Me lancé a la calle y no paré hasta que encontré el único vestido rojo que  quedaba en toda la ciudad. Cuando lo vi, dije: '¡Me lo compro! ¡Que le den a Paco Rabanne !. Y que Victorio le dé a Lucchino .... ' ¡Ja! Y salí de la tienda triunfante, con mi vestido rojo. Pero la alegría me duró dos escaparates.

Es algo que nos pasa a todas las mujeres. De repente, se te viene el mundo encima: 'Coño, ¿y qué hago yo con un vestido rojo, si este año lo que se lleva es el azul petróleo?' Oye, que no pude pegar ojo en toda la noche.

Tuve unas pesadillas... Estaba yo en una misa negra, atada de pies y manos, y los grandes gurús de la moda, rodeándome como en Poltergeist: 'Tereee. Veeen hacia el glamouuuuur.' Total, que me desperté, empapada en sudor y dije: '¡Vale, está bien! ¡Me
rindo!' Me unté entera con vaselina para que me entrara el traje, y me presenté en la boda de mi amiga Jessi, vestida de azul petróleo.Cuando llegué a la iglesia me encontré con que íbamos todas iguales...Allí había más azul petróleo que en una playa del golfo Pérsico. Ahí te das cuenta de que te han captado, has entrado en la secta, y a partir de ese momento honrarás a Victorio y a Lucchino, no nombrarás a Chanel en vano y amarás a Dior sobre todas las cosas.

PD.¿Alguien me puede explicar qué coño es el color 'azul petróleo'?? Tardé siglos en comprender que las cosas pueden ser de color buganvilla, no me jodáis ahora con el petróleo, por favor!! El petróleo es negro como los cojones de un grillo!! (y perdón por la expresión...)"

PD (de La Emperatriz de Lavapiés): después de haber leído el monólogo (si habéis llegado hasta aquí es que sois unas santas) os habréis dado cuenta de que 1. o el monólogo es antiguo, porque el rojo es uno de los colores de la temporada, y el jersey de cuello vuelto sin mangas no se lleva nada, o 2. esto lo ha escrito un hombre (que por supuesto no será metrosexual...)

¡Buen día!

martes, 1 de febrero de 2011

3 días

Todo empezó como empiezan estas cosas: principios de enero, delante del espejo.

Las Navidades engordan, no hace falta test in vitro ni notario que dé fe de esto. Tanto si engulles turrón todos los días, como si sales a correr tres veces por semana y no pruebas el dulce hasta el 31 de diciembre después de la sansilvestre, engordas. Y en este segundo caso fastidia mucho, claro, porque ponerte los vaqueros con ayuda de una palanca después de tanto sacrificio es lo que viene siendo una pérdida de tiempo.

Eso es lo que me pasó a mí, y tras haberme resarcido del disgusto con roscón de reyes, ahora me he ganado un plan de choque para perder lo que el dichoso vaquero se niega a tapar. La cuesta de enero se sube corriendo para sudar lo que me sobra, me digo a mí misma, pero la pereza que me da salir a correr con el frío que hace es sólo comparable a mi querencia por los espárragos de bote (puaj). Y para sentirme peor, el Chino se está preparando la maratón. Yo le maldigo tirada en el sillón viendo Sálvame cuando sale a correr, porque no es justo que el ejercicio físico y la dieta sana tengan tan buenos resultados para el trasero cuando lo que apetece es comer galletas y taparse con la manta. Pero lo peor no es eso, lo peor será cuando ya no haga frío y vea lo que hay debajo de la manta...

Es hora de enfrentarse a la realidad. ¿De dónde saco un plan de choque fashion e ideal de la muerte, para enfrentarme al hambre con glamour? pues de GOOP, el blog de Gwyneth Paltrow.

Esta chica tiene de todo: lo mismo te hace un tutorial para que te hagas un adorno de Navidad, que te da las claves de la temporada vestida de arriba a abajo por Stella McCartney, que es de su chupipandi, que te deja seca con un vídeo de ejercicios para el i-pod de Tracy Anderson, su entrenadora personal y chupipandera también de Madonna, o te da la receta de los macarrones que comió en casa de Valentino. Vamos, que hace lo mismo que todas pero es más fashion que ninguna.

Por si os lo estáis preguntando, sí, tiene dietas en el blog. Eso sí, les llama "detox", porque ella no necesita perder peso, que va, ella depura su organismo. Yo he seguido una detox express de 3 días, aunque me parecieron dos meses.

Pasar pasas hambre, desde luego, pero tienes el consuelo de que las instrucciones de la dieta parecen un monólogo del Club de la Comedia, te das una  buena jartá de reir con lo de beber agua destilada (no es suficiente con ingerir 2 litros al día), comer cuatro pipas de girasol para merendar o con la receta de las galletas que no tienen ni azúcar, ni huevos, ni mantequilla, ni gluten. Bueno, esto último  no tiene tanta gracia para mí, porque yo sí que piqué. Creí que podía ser cierto, una quimera: comer galletas y no engordar. Pero ya os lo digo: no se puede (y lo he intentado dos veces).

El Chino, que es sabio cual Confucio, se mostró incrédulo desde el principio. Yo tenía fe ciega en la Güini (=Gwyneth Paltrow). Fui a comprar los ingredientes, seguí todos los pasos... fracaso total. La primera vez ni siquiera tenían forma, era como arena de rio. A la segunda conseguí darle forma, pero no se cocinaron. Y estaban saladas. A la basura fueron las presuntas galletas y la quimera.

Hoy el Chino ha hecho bizcocho, con huevo, azúcar y mantequilla. Me lo he comido yo y él se ha ido a correr. ¿Qué lección sacaría Confucio de todo esto...? pues no lo sé, pero mi madre, que es madre y por tanto mil veces más sabia, me diría eso de "y si la güini se tira por un puente, ¿tú también?" mmmm... mejor no saberlo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...