domingo, 30 de enero de 2011

un toque de vinilo

El Chino y la menda andan en busca de una casa donde dejarse los ahorros de aquí a los próximos cuarenta años. Sí: queremos ser propietarios porque lo de ser inquilinos debe de ser un pecado gordísimo, a juzgar por las miradas de nuestros vecinos actuales (que son todos propietarios).

Ahora vivimos en la casa de Monique, que no es mal lugar, pero nos jode pagarle a Monique su hipoteca y aguantar su sillón y su mesita de café. Monique es nuestra casera. Sólo la hemos visto una vez en toda nuestra vida, pero definitivamente tenía cara de llamarse así. Nos dejó un aviso (nada de agujeros en la pared) y una mesita de café horrorosa, de cristal y mármol, que su sufrido novio subió por la escalera (estamos en un décimo) Yo lo sentí mucho por su novio porque al Chino y a mí nos costó una lumbalgia mover la dichosa mesa, despiezada, los dos metros que la separaban de su sitio al armario. También dejó muebles color piedra, tapicería color piedra, varias piedras y una mesa de comedor tan grande que serviría para jugar al "tú el pronto y yo el paño" si no estuviera tan cerca de la pared.

Con estas premisas no es de extrañar que ahora busquemos una casa, que al parecer no existe, porque ninguna es de nuestro gusto. Mientras tanto, me entretengo en mirar revistas de decoración en el VIPS para ir cogiendo ideas, aunque no creo que sea muy práctico ver fotos de cocinas y baños de 50m2 (cada uno). Claro que cuando compro el Vogue tampoco me resulta muy fácil  acoplar las tendencias de moda en mi cuerpecillo serrano...

He aquí una idea, sin embargo, que me hace mucha gracia: el vinilo. Un amigo compró un par para su casa y me gustó mucho el resultado, y me descubrió el blog de chipum que os recomiendo, tanto si os gustan los vinilos, como si queréis pasar el rato en una tarde lluviosa de domingo como la de hoy. Allí tienen direcciones de venta, instrucciones y un catálogo completo, dividido en espacios: vinilos para cocina, salón, baño, dormitorios... Y hay vinilos especiales para ventanas, portátiles...¡Hay que verlo!

Os muestro algunas fotos de su blog, con ideas:



para la cocina

para el salón o espacio de música (que en mi caso es todo el mismo)

vinilos para zonas exteriores

A mí me gusta mucho esta idea porque da vidilla. Y oye, no hace falta hacer agujeros, así que es decoración a prueba de caseras-Moniques.

¡Buena tarde!

miércoles, 26 de enero de 2011

rebajas: la hora de los valientes

Confieso que estoy a punto de rendirme con el tema de las rebajas. A día de hoy, he comprado dos cosas (un par de zapatillas y unos guantes) que ni siquiera necesitaba. Bueno, los guantes sí, porque cualquiera sale ahora con menos de tres pares de guantes, cuatro de calcetines, camiseta térmica y forro polar...(todo junto).

Yo entro en la tienda, doy un garbeo, y me marcho convencida de que no hay nada interesante. Luego leo en blogs las gangas que se llevan las demás y rabio... ¡si yo estuve en esa tienda y no vi nada interesante! maldita sea, ¿es que hay algún truco? barrunto que no hay uno, sino dos: hay que ser valiente y paciente.

Para tener éxito el primer día de rebajas está claro que hace falta ser valiente y temeraria. Pegarte con quinceañeras por unas botas rebajadas (ojo con el tacón) no es tontería. Las chavalas de ahora se entrenan todos los fines de semana en el berska del centro comercial, están preparadas para todo y además van en parejas como la guardia civil.  Mal vamos si queremos las mismas botas que Laesteban jr., así que mejor desistir y que la otra desahogue su ira con el politono del perreo (conclusión: me voy con las manos vacías el primer día)

Para las siguientes semanas hace falta armarse de paciencia, acechando la presa que hemos fichado en temporada, y esperar los mejores precios (¿será el el 70% una leyenda urbana?) sin caer en la tentación de la "nueva colección". Yo soy una baja segura en esta guerra, porque el día que se repartió la paciencia no estaba en la cola (seguro que me fui por no esperar mi turno). Vamos, que si encuentro algo que me gusta en segundas rebajas, es de casualidad...

Como no soy ni paciente ni valiente, concluyo que no me gustan las rebajas. A ver, claro que me gusta que bajen los precios, pero no me gustan ni las colas ni el desorden de la primera semana, ni la ropa sobada y arrinconada de las restantes. Históricamente las rebajas eran sinónimo de ropa más barata, pero ahora el concepto debe significar algo como: "¡que no quede nada colgado en la percha y sin marcas de maquillaje!" 

A pesar de todo esto, que no es más que el discurso del pitufo gruñón que llevo dentro, mis dos comprillas de rebajas no están mal...



Un par de guantes de punto de bimba & lola, en color crudo, de lana merina, rebajados de 28€ a 9€; y unas zapatillas, o sneakers (de las que hablaba Sonia, de Shopping Afternoon hace poco), de 70€ a 28€, en color rosa claro que me servirán para primavera. Como curiosidad, os diré que en la web es todo más caro que en la tienda, lo he comprobado.
A falta de otra casualidad que me lleve a conseguir alguna ganga, creo que con esto doy por finalizadas mis rebajas. ¿Qué tal os ha ido a vosotras?

domingo, 23 de enero de 2011

el lugar de peregrinaje para fanáticos de la papelería

Te gustará el lugar que muestro en las fotos...


...si eres de las que pasa los tiempos muertos del domingo mirando las agendas que se venden en OBNI...


 o si el boli bic es demasiado soso para ti...




o si elegir el estuche perfecto para tus bolis chachis te lleva varios días...




también si quieres dar un toque de estilo a tu casa, original y sin mirar el catálogo ikea...




o si buscas inspiración en libros de arte, arquitectura e ilustración...




Resumiendo, si eres un fanático de la papelería en su más amplio sentido, tienes que ir al número 6 de la calle Costanilla de los Desamparados (madrid), donde se ubica Fast Cool. La única manera de resistirse a comprar algo es que la tienda esté cerrada, y eso sólo ocurre cuando la visitas el domingo, el lunes por la mañana o a la hora de comer.

viernes, 21 de enero de 2011

art (una experiencia olfativa)

Seguramente todas nos hemos puesto en algún momento la Eau de toilette de Don Algodón, que te habían regalado por tu cumpleaños, o habías tomado prestada de la estantería de tu hermana mayor (esto fue muy poco inteligente por mi parte, porque el rastro es evidente, pero era una época en la que el mayor deporte de riesgo era coger algo de tu hermana). Vale, corrijo, todas las de mi generación. Lo que seguro que hemos hecho todas las mujeres es probar el olor de la mítica Chanel nº5 (en mi caso sólo una vez, porque no me gustó nada). Pero hasta hace no mucho, mi cultura pefumil se reducía básicamente a estas experiencias.

Y luego conocí el blog de El Tocador de Dorothy, que es uno de los blogs más originales, y del que soy fiel seguidora. Y luego conocí a Maia, su creadora, que en sólo cinco minutos en una perfumería es capaz de seleccionar una decena de perfumes,  fuera del circuito más comercial, que van contigo. Evidentemente, mucho mejor que la eau de toilette...

Y por último, llegó el 22 de diciembre, y mientras los niños de san ildefonso evitaban a toda costa, como cada año, cantar el número de mi décimo, yo leía el correo de Maia, en el que me sorprendía con la noticia de otra lotería, la suya, y es que había ganado uno de los perfumes que The Vanity sorteaba a través de su blog


Algunos días después recibí el paquete, con una nota y el perfume: ART, de Masakï Matsushïma (Maia nos lo descubría aquí)




Yo soy muy poco atrevida para los olores (me remito a la escasa experiencia que he relatado), así que no estaba muy segura de que me fuera a gustar Art...


...y la primera vez que lo probé, arrugué un poco la nariz. Es un poco más dulce que los perfumes que llevo, pero enseguida me di cuenta de que eso no me disgustaba. Estaba demasiado acostumbrada a las típicas fragancias cítricas. Esta me huele a fruta, un poco dulce, y enseguida se vuelve como empolvado, y es muy equilibrada. Ahora me encanta, y lo llevo a diario


Sólo me queda dar las gracias a la perfumería The Vanity y sobre todo a Maia por abrirnos la pituitaria a olores y sensaciones distintas. ¡¡Mil gracias, Maia!!

miércoles, 19 de enero de 2011

todo al rojo

La calle Serrano es un buen sitio para hacer fotos de street style, pero tiene una pega importante: a la media hora de estar allí te das cuenta de que vas a ver los mismos estilismos con pocas variaciones (bolso de CH por Loewe, y poco más). Así que María, la chica pelirroja de la foto, llamaba mucho la atención entre tanto uniforme...


Ya sé que las revistas nos mandan usar el rojo en pequeñas dosis, y la opción del estilismo monocromático puede no gustar, desde luego, pero al final, el riesgo es un punto a favor. Y mira, hay gente que ni lee revistas de moda ni le importa.

¡Buen día!

domingo, 9 de enero de 2011

invierno

Siempre tengo la sensación de que el invierno es más duro cuando terminan las Navidades, quizá porque cuando empiezan los preparativos todavía estamos en bañador, o quizá porque ahora tenemos casi tres meses de frío por delante sin el calor que dan las miles de bombillas encendidas y los miles de viandantes que llenamos las calles. Pero en algunos rincones es mejor así...


Lo curioso de este lugar, en Madrid, donde voy mucho a pasear, es que ahora está de obras. El Alcalde llega a todas partes. Ya tenía ganas de recuperar un poco esa estabilidad en el consumo de bienes y servicios y comidas y bebidas a la que llaman rutina, así que bienvenido, invierno.

miércoles, 5 de enero de 2011

Carta a los Reyes Magos (versión republicana)

Queridos Reyes Magos:

Aunque hemos estado peleados algunos años por culpa de mi republicanismo y de vuestro pragmatismo y obsesión patológica con los pijamas, creo que este año nos vamos a reconciliar. Porque si habéis hecho caso a mi carta, de la que dejé encargo al Chino para que pusiera sello y la enviara, entonces este año por fin voy a encontrar una casa decente, voy a viajar a China a ver a mis amigos y a su bebé, vamos a tener un día de calor en invierno y un día de frío en verano para relajarnos, voy a tener un jefe (o jefa) nuevo y mejor, que falta hace en el trabajo, y además me van a sobornar las grandes maisones con birkins y 2.55 para que hable de ellas en el blog. Y voy a crecer los diez centímetros que me racaneais desde que los compañeros del cole dieron el estirón y yo no, y que os pido desde entonces (sin ningún éxito, que ya os vale).

Gracias por adelantado. Bueno, y también gracias por esto...


Porque aunque esta belleza de perrita no sea mía, la tienen los que más la necesitan ahora, y yo me alegro mucho por ellos, y  porque podré jugar con ella.

PD: ¡¡Y nada de pijamas este año, que no duermo tanto!!

lunes, 3 de enero de 2011

pre-rebajas

Todavía no han asomado el morro de los camellos de los Reyes Magos y ya se nota en el ambiente que decae el espíritu navideño, que ojo, no es lo mismo que el espíritu consumista, que ese no decae porque ya tenemos las rebajas en muchos comercios de la Comunidad de Madrid (cosas del Estado de las Autonomías, cada uno va por su lado). Todavía con agujetas de la San Silvestre vallecana, pero con las zapatillas ya guardadas hasta el año que viene, este domingo me lancé a dar la primera vuelta de reconocimiento por las tiendas para ir preparando la derrama de rebajas. 

Dado que desde hace unos años las rebajas de inditex no merecen la pena, porque no llega nada al 7 de enero, y si llega está colocado en la estantería de "nueva colección", decidí que no iba a perder tiempo en las tiendas de la cadena, y ahora centro mi estrategia en aquellas que sé que rebajan de verdad los precios de las prendas de la colección de invierno (de la colección de verdad, no de camisetas y pantalones que no hemos visto nunca colocados especialmente para las perchas de rebajas...)

Primero fui a Hoss, donde tenía fichado un bolso. Como el bolso es de capricho y poco práctico tengo un presupuesto reducido para comprarlo, y como el 30% de descuento que le han plantado lo deja todavía fuera de mi alcance, me fui a por otra jugosa presa, un abrigo de Comptoir, aunque con el mismo resultado, el descuento me avisa de que todavía es pronto para compralo. Sin embargo vi otra cosa en la misma tienda que me llamó la atención, que me probé un poco de broma pero que me gustó mucho; es este gorro, digamos que poco ponible, pero irremediablemente atrayente...  




La verdad es que no es barato, y aún así me apetece mucho tenerlo, y para animarme me digo que a lo mejor tengo que ir a Siberia a hacer algún recado, y claro, lo voy a necesitar porque allí hace mucho frío. Cierto que no le encuentro más utilidad, pero le veo una ventaja: no deja el pelo electrificado, que es algo que me da mucha rabia y que me pasa cuando me pongo el gorro de lana.
 
Así que en mi lista de rebajas ha ocupado el primer lugar, y si las segundas rebajas de Hoss no lo remedian, o los de Malababa deciden poner descuentos de verdad (pero de verdad de la buena, no los que hacen ahora) en sus bolsos, acabaré con el gorro puesto. Y seguro que me acuerdo en plena cuesta de enero, cuando mire la cuenta corriente y me pregunte qué ha pasado...

domingo, 2 de enero de 2011

baker street

Para hoy, una canción muy buena con un vídeo horroroso. Y yo que siempre me había imaginado atractivos saxofonistas de sombrero y traje tocando en un club de Chicago...




¡Espero que estas gafas no se vuelvan a llevar nunca!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...