martes, 13 de diciembre de 2011

yo e-book, tú e-book...

Proliferan en nuestro entorno los libros electrónicos. Ya es común, y seguro que después de estas navidades lo será aún más, ver a la gente leyendo en esa pequeña pantalla del libro electrónico. Yo misma he estado tentada en más de una ocasión de comprarlo, sobre todo cuando lo que estaba leyendo era algún ejemplar en papel de más de 300 páginas, de esos que te hacen pensar si no sería mejor salir con la maleta de ruedas en lugar de con bolso, para que tu espalda pueda sobrevivir y no se te queden dormidos los dedos de la mano sujetando tanto peso.

Pero al final acabo desechando la idea, porque me gusta ojear los tomos, elegir los libros por la portada e incluso hacerles un hueco en la estantería una vez leídos.

Y tampoco me gustan que los demás lean en formato electrónico, así de cascarrabias soy. ¿Por qué? pues porque yo me fijo, me fijo mucho, en los libros que la gente lee en el metro. Así me entero del libro que está de moda (hubo una época en la que casi todo el mundo llevaba El tiempo entre costuras), en la cara que se les pone al leerlo y además indago sobre los gustos de cada uno, y a partir de ahí me invento una historia para cada lector. Y así paso el rato, cuando soy yo la que no lee en ese momento. Pero el libro electrónico me quita todo esto... y me da pena.

Aún así, me siento tentada a comprarlo cada vez que amazon me envía un correo con una oferta de su kindle, y no puedo evitar dejar de pensar que con un e-book me atrevería con Los pilares de la Tierra, que no he leído por pereza... la pereza que me da cargar con semejante libraco.

En el fondo, creo que el problema estriba en mi reticencia a entrar en la era tecnológica: aún voy con el móvil más simple del mundo, no le encuentro la utilidad al i-pad y no cambio el tetris por ningún otro juego del mundo.

¿Qué opináis de este gadget?, ¿se impondrá al libro de papel en un futuro no muy lejano?
¡Buen día!

8 comentarios:

  1. A mí no me va, o al menos no por ahora. Me gusta demasiado, coger los libros, su olor, su tacto, si es usado o lo leo yo por primera vez, ver dónde queda en marcapáginas cada vez que termino de leer, cuanto me queda, cuanto he leído ya, ir pasando las página, guardar los ejemplares sobadísimos... en fin, que no lo cambio. Y cascarrabias de mí no puede entender cómo lo hace la gente.

    Eso sí, los libracos gordos solo para casa. En el bus, siempre llevo algún ejemplar de bolsillo, si hasta me entran en mi bolso molón de lentejuelas de Zara! jaja.


    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Se impondrá, pero será una pena. O al menos para mí... y eso que no soy para nada enemiga de las nuevas tecnologías eh! Pero y la ilusión de mirar el libro y decir: "ya voy por la mitad!", o "ya me queda memos de un cuarto!"?? eh? Ahora tendrás que ir calculando el número de páginas...pierde la emoción totalmente.
    Y lo de la estantería? es otra pena penísima! Se perderán las librerías en casa! Porque, quién va a comprar libros electrónicos y poner su caita en la estantería, pudiendo hacer "trapicheos" por internet?? Nadie...

    Una pena. Cómodos, pero una pena...

    P.

    brujuladechocolates.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo un fuerte debate interior conmigo misma por este mismo motivo. No me gusta pero hay que reconocer que es mucho más práctico y sobre todo ¡¡ligero!! Supongo que terminaré cayendo, lo que no sé es cuándo.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Sois de las mías, jeje
    ¡gracias por vuestos comentarios!

    ResponderEliminar
  5. Yo tuve un Mibuk hace unos meses, pero lo acabé de volviendo porque 1) se murió la batería y me lo cambiaron por otro que 2) se quedaba colgado = me devolvieron el dinero.

    Quería esperar porque veo que es una tecnología muy incipiente y el que yo tenía adolecía de graves defectos: lento en la copia de ficheros, lento en el paso de página, botones en sitios incómodos, etc.

    Ahora me está tentando el kindle, igual me lo pido a los reyes. Además hay un programa que puede cambiar el formato de fichero para poder leerlos también puesto que solo lee el formato propio.

    Eso sí, pienso que esto es el futuro de los libros. El día de mañana les parecerá una barbaridad que se usara papel para esto!!! Y lo que ocupan!! Yo casi he dejado de comprar libros porque no tengo sitio en casa. Pero no he dejado de leer ¿eh?, que leo muchísimo, pero los cojo de la biblioteca. Que por cierto, ya tengo tus 3 libros recomendados de New York, anoche empecé el primero.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo me medio resisto. No quiero que me lo regalen ni me lo voy a comprar yo, pero reconozco que ahora mismo me estoy leyendo un libro en el Ipad de mi novio porque no lo he encontrado en bolsillo y no quería gastarme 30 € en un libraco que no me cabe en ningún bolso de los que tengo. Mi novio insiste con el Kindle pero yo no quiero. Me gusta demasiado la experiencia sensorial de los libros en papel.

    Me gusta mucho tu blog. Debería comentar más pero casi siempre voy con prisa.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Pilar, parece que lo tuyo con el libro electrónico es mala suerte... la verdad es que la gente que conozco con e-book están encantados, e incluso dicen que leen mucho más (y por mucho menos dinero), así que seguramente sea el futuro, pero no a corto plazo. Espero que te gusten las recomendaciones :)
    Verte: experiencia sensorial...creo que has dado en el clavo.¡Muchas gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  8. jo pues yo con el kindle estoy encantada, cuando me lo regalaron pensé que no le iba a pillar el gusto, pero ahora..., buff no salgo de casa sin él, no pesa nada!!! sigo comprando libros normales, claro, pero con el ebook estoy feliz!
    ah por cierto, según vas leyendo te marca el porcentaje que llevas leído en la parte de abajo de la página

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...