domingo, 18 de diciembre de 2011

¿con qué TÉ quedas?

Cuando llegué a la edad en la que te planteas dejar el colacao y pasarte al café, por hacerte la mayor, la importante, o simplemente para poder despegar los párpados por la mañana, descubrí que no sólo su sabor no se parecía en nada al olor que desprende (una pena porque es absolutamente delicioso), sino que además tenía efectos colaterales en mi estómago que no eran deseables. Así que tiré de colacao mañanero diez años más. Pero luego mi idilio con la leche finalizó abruptamente; a medida que te haces mayor toleras peor la lactosa, y además en el colacao puedes mojar muchas cosas ricas (de sabor y en calorías) como bollos, galletas y demás, que no quemas cuando dejas de ir a clase de gimnasia así que corté con la leche y me pasé al té, la única opción que me quedaba.

No niego que me costó adaptarme al té un tiempo; al principio le ponía mucho azúcar para que me supiera a algo, luego lo intenté con limón e incluso volví a la leche para darle al té algo de consistencia, pero me acostumbré a su sabor y ahora lo tomo solo.

Y tiene muchas opciones. Hay tes fuertes, aromáticos, infusiones herbales... Pero en invierno está bien probar las más golosas. He aquí alguna de ellas, que coexisten en mi despensa con el clásico earlgrey, englishbreakfast, o el tándem semáforo (rojo y verde)




Este té tiene el sugerente nombre de "hot cinnamon sunset", y tieme un olor muy dulzón e intenso a canela. Lo probé en Mama Framboise, una pastelería que han abierto en la calle Fernando VI (madrid) y en la que nunca había conseguido mesa porque parece que es un sitio de moda. No sé si la moda se ha pasado, pero el otro día pude probar sin agobios este té que me pareció riquísimo. Allí no lo venden, pero investigando en internet descubrí que en Amaté, una tetería de la calle Argensola, sí. De hecho, tenéis todas las variedades de la marca Harney&Son, que tienen unos tés riquísimos, y además tienes la opción de llevártelos en estas cajitas tan chulas para regalo. El precio, caro: la caja de la foto, con 20 bolsitas, me costó 7.75€ Bueno, es menos que un café aguado con bollo dulce del starbucks...

Y hablando del starbucks, ¿habéis probado el chai tea latte? Pues si os gusta, podéis hacerlo vosotros. También en Amaté (esta tienda es una mina para los teteros y teteras) venden el preparado para hacerlos, versión dulce de vainilla (vainilla) y especiada (spiced) como la de la foto:


Un par de cucharadas en el agua caliente, y listo.

Y la misma idea, en versión individual:



Éste es de Taste of America (c/serrano, 149), también en versión especiada o vainilla (el precio es 1.25 por cada sobre)

La única envidia que le tengo a los cafeteros es que los aficionados al té no tenemos todavía un George Clooney que venda teteras...

¡Buena tarde!

8 comentarios:

  1. Me gusta el té, pero aún no he podido (ni tampoco quiero) renunciar a mi yonkismo con el café. Eso sí, tiene que ser medianamente bueno. ¿Lo has probado con leche de soja? no está mal. Lo digo por si lo que no te va es la leche de vaca...
    Ahora me gusta el té chai, uno indio, tiene cardamomo y más especias, le puedes echar una nube de leche y está muy rico.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, tu historia con el te se parece un poco a la mia. Yo ahora lo tomo con muy poco azucar, pero empece con dos bolsitas y con limon. A mi el café no me gusta nada de nada y aunque mi idillio con el cola cao todavia dura, lo alterno con las tazas de te. Respecto al café es un rollo tomarlo en una cafeteria porque tardo un monton y sempre me tienen que esperar!

    ResponderEliminar
  3. A mí me pasó algo parecido, debido sobre todo a que ni me gusta mucho el café y jamás he sido una gran amante del Cola Cao, así que el té se postuló como la mejor opción para desayunos y meriendas. Lo mejor es la gran variedad y lo ricos que están todos... Ahora, de hecho, ¡lo tomo a todas horas!

    ResponderEliminar
  4. Tomo nota de tu té, porque se me ocurrió comprar una marca en el super y sabe a rayos!

    Bss
    vistetedeseda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Pues el caso es que no me ha dado por el té... pero os haré una confesión... me encantan las cajas. Si, ya lo se, ha sido algo parecido a Mis Universo y la paz en el mundo, y no, no soy rubia. Hace poco estuve en Harrods y tenían tantas cajitas tan bonitas... no puedo evitarlo.

    ResponderEliminar
  6. cola-cao y te....perdiciones, el cafe, más bien con mucha leche y mucho azúcar....Amaté es una delicia de tienda, y de ahí me compré el te avainillado instantaneo, genial! mi perdición es el tchai tea latte...mmmmmm.....

    ResponderEliminar
  7. El chai tea de Starbucks me encanta. Voy a comprarme ese té para casa. En EEUU siempre tomaba. Lo vendían en polvo.

    xoxo
    B* a la Moda

    ResponderEliminar
  8. Sonia, no sólo lo he probado sino que me tomo uno todos los lunes después de comer, jeje (extrañas costumbres). Estuve tomando durante un tiempo leche de soja, y me gustaba, pero luego me enteré de que le ponen muchísimo azúcar para que tenga mejor sabor y la dejé un poco abandonada, aunque sigo bebiendo de vez en cuando, como la leche de vaca.
    Ella: a mí con el colacao, del que creí que no me separaría nunca, me ha pasado como con otras cosas que antes tomaba mucho: que me resulta demasiado dulce. Me estoy haciendo mayor, muy mayor...
    la blonde blafarde: yo tomo dos o tres al día, a veces más...lo mejor es cuando descubres sabores nuevos, hay mucha variedad para elegir
    Cheska. ¡que te guste mucho!
    Srta Moneypenny: ya soy fan de tu blog, gracias por pasarte por el mío
    Cris: yo también tengo la misma tentación...
    B*: pues el de la foto también es en polvo, un preparado con leche y todo.
    ¡gracias por comentar!

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...