martes, 27 de diciembre de 2011

diatribas de una blogger aficionada

El otro día, Sonia, de Shopping Afternoon, publicó un post sobre los APIA (ver aquí) y nos descubrió un mundo que al menos yo desconocía: el de los blogs antiegobloggers. No conozco mucho del movimiento, aunque mi opinión personal es que es excesivo hacer de la crítica al fenómeno egoblogger (más acertada o no, con más o menos gracia) el contenido de tu blog. Aunque haciendo gala de aquello de nadar y guardar la ropa, ahora sigo unos cuantos de estos blogs contestatarios.

Eso sí, me pasé toda la tarde leyendo, saltando de blog en blog, muy entretenida. Lo malo es que me descubrí en algunas de las actitudes que yo misma critico, y me dio vergüenza. He aquí un post de desagravio, para confesar que:

-He escrito post patrocinados. Concretamente el del chocolate Milka, porque me hizo una ilusión tremenda recibir chocolate en mi casa, y eso que me pillaron por feisbuk y ni siquiera sabían que yo tenía un blog ni nada parecido, fue casualidad. Además engordé dos o tres kilos comiendo chocolate como si no hubiera un mañana

-He ido a eventos, mercadillos y saraos y lo he contado por el blog, a amigos y familiares, y a todo el que se ha cruzado en mi camino. Y he comido todos los canapés que he podido, y he maldecido a los que no regalaban nada. Por justicia debo aclarar que ni siquiera me habían invitado a mí directamente, sino que me tocaron los pases que una blogger muy famosa había sorteado...

-He ensayado poses delante del espejo. Esto me ha sido útil al menos como un ejercicio de autoafirmación (para reafirmarme en mi decisión de no salir nunca en el blog).

-Tengo en la barra de la derecha, bien visible, el cuadro de seguidores. No sabía que esto fuera pecado pero al parecer lo es, y de los gordos, aunque no lo entiendo muy bien, acato mi culpa

-He envidiado a blogs que con mucho menos tiempo en la blogosfera me superan en todo. Tengo un sentido muy español de la antigüedad frente a la meritocracia para ascender en el escalafón.

-He deseado unos Louboutin aunque me parezcan catetos, incómodos y estrafalariamente caros.

-He dejado comentarios en blogs de famosas para conseguir visitas (aunque ya no cuela). Y el comentario no siempre ha sido sincero (¿no os parece que Paula Echevarría se está repitiendo desde su segundo post?)

Bueno, creo que eso es todo. Me castigo a pensar tres veces lo que voy a escribir antes de publicarlo y a no desear el peinado de tirabuzones de plancha.

Buen día, que disfrutéis de los blogs que os gustan y del vuestro propio.

domingo, 25 de diciembre de 2011

el regalo imaginario

Regalar a alguien es muy difícil, yo a veces quiero sorprender  y hago una primera lista que al final desecho en favor de otra más amarrategui, para no tener que ir luego repartiendo los tickets regalo que conducen irremediablemente al mostrador de devoluciones.

Pero cualquier día de Reyes, alguno se encontrará esto...

1. Una máquina de hacer pan

¿No molaría hacer tu propio pan? ¿levantarte por la mañana con el olor del pan recién hecho, como si algún alma caritativa se hubiera despertado a las 6:40 para bajar a comprarlo...? ¡sí! ¡se puede hacer! Yo pensaba regalársela al Chino, pero ocuparía mucho en una cocina ya de por sí saturada de cacharros...

Ésta cuesta 67.40 euros en amazon españa (+gastos de envío), pero las tienen más grandes y más caras. También hacen masa para pizza y otras cosas golosas :)

2. Una sesión de peluquería

Llamadme malvada, pero cada vez que veo a mi hermana mayor, me acuerdo de Hermione Granger, la de Harry Potter, y del buen regalo que sería un bono para ir a una peluquería. Ella es feliz así, pero yo soy una burguesa encorsetada en la idea del peine, y no puedo evitarlo. Si no lo he hecho hasta ahora ha sido porque no puede devolver el regalo (mi hermana mayor siempre devuelve los regalos)

El anuncio es de la peluquería Aveda, un buen regalo para todos los que no son objetores del peine, os lo aseguro. No sé cómo andará de precio, pero creo que el corte+peinado ronda los 50€ por cabeza (JAJAJA)

3. Un vega-sicilia


¿No tenéis curiosidad por probar uno de estos vinos? yo sí, pero lo que no tengo es dinero ni paladar para ello. Una amiga me contó una anécdota sobre alguien que conocía (creo que es una leyenda urbana tipo chica de la curva) que fue al Bulli y le dijo al sumiller que eligiera libremente el vino, "acorde con la comida". Al parecer salió Adrià a saludarle y le invitaron a la comida, sólo tuvo que pagar las botellas de vino, a 3.000€ cada una... La historia termina con el incauto pidiendo una segunda hipoteca en el banco.

4. Un par de horas de au-pair


Es que las amigas ya están en la edad de tener hijos (ellas, no yo) y a veces dan ganas de quedárselos una noche para que los sufridos padres puedan salir. Qué pena no tener ninguna experiencia con bebés para poder hacerlo. Otra Navidad que se quedan viendo DVD´s de Disney.

¡Buen día!

viernes, 23 de diciembre de 2011

¡felices fiestas!

No nos engañemos, todos tenemos que hacer cosas mejores que darle a la tecla en estos días, aunque sólo sea por descansar la vista de la pantalla del ordenador un rato.

Felices fiestas, espero que las celebréis como más os guste, y con mucha paz.



Nos leemos a la vuelta, tras la resaca y la comilona :)
PD: la foto es la del año pasado, aunque Bob ya no esté en el belén.

jueves, 22 de diciembre de 2011

lotería, salud y sushi

El 22 de diciembre es para mí el día de la lotería, de la salud y del sushi.

Empieza con la inevitable traición de la ilusión de convertirme en poquimillonaria (porque tocar, toca poco). Mientras los niños entonan con su inalterable toniquete lo que me parece (y luego se confirma) que son todos los números menos el mío, no puedo evitar dejar de pensar en qué gastaría el dinero de un premio, no digo el gordo, me conformo con un cuarto... o un tercero, si tengo el día optimista.

Y cuando el niño de turno entona el último número, la última esperanza que te deja sin pedrea siquiera, el día pasa del modo lotería al modo salud. Y que no falte...

Y la salud dura hasta la hora de la cena. Desde hace seis años, las mujeres de la familia nos vamos de cena el día 22  de diciembre a un restaurante japonés. Lo primero que hacemos al vernos es siempre la pregunta de rigor: "¿te ha tocado algo?", seguido de la respuesta no menos habitual: "ni un euro". Y pasados los prolegómenos y el protocolo, nos metemos de lleno en la faena: el atracón de sushi y cerverza japonesa.

Esta cena es una tradición muy especial, es muy divertida aunque llevemos haciendo las mismas cosas seis años (mi tía pedirá cubiertos, mi madré hará un intento con los palillos y se rendirá al segundo maki que no consiga rescatar del platito de soja, mi hermana se quejará de que ninguna queramos pedir pez raya...). Es una cena muy distendida del núcleo femenino de la familia. No nos contamos todo ni vamos vestidas para matar, porque esto no es una película sino la vida real, pero es una celebración liberalizadora y sana.

Sin un euro pero con salud. Salud y sushi.
Espero que hayáis tenido un día muy saludable, otro año más

martes, 20 de diciembre de 2011

la carta de reyes (por pedir, que no quede)

Este año no pensaba hacer ni carta a los reyes, ni lista, ni siquiera dejar indirectas; porque este año no es que haya sido buena o mala, lo que pasa es que me estaba haciendo la indolente y desafectada, como si el consumismo propio de estas fechas no fuera conmigo, pero al final el espíritu navideño se ha apoderado de mí (el espíritu que promueve el corte inglés, me refiero) y he acabado haciendo carta, aunque ya sin esperanzas de que los reyes la lean. Así que me he pasado un poco con el presupuesto, dado que es una carta imaginaria sin destinatario, aunque no alcanza los desvaríos de la logomanía de lujo que ya no me excitan ni el nervio óptico.

Allá vamos:

1. Un abrigo de Hakei. No uno cualquiera, sino éste:

 Así en la foto no dice mucho, pero puesto queda estupendo. Además me gusta porque la talla S me quedaba bien, y eso le da puntos frente a otros en los que necesito una talla más grande. Claro que después de Navidad cambio de talla (una o dos)

2. Un i-phone 


¿por qué, por qué, por qué no puedo tener yo un i-phone?, ¡si todos los quinceañeros lo tienen!. Sin i-phone no puedo bajarme apps (ya me he enterado de lo que esto significa), no puedo pasar las horas muertas haciendo cola en cualquier parte... soy una apestada social sin el i-phone de los cojones. En la tienda de orange donde voy a llorarles por el dichoso aparatito cada dos meses, me dicen que NO gasto suficiente. Claro, porque mi móvil no tiene gracia ni para hablar por teléfono, así no gasto. Pues se lo pido a los reyes... o a movistar. Y si no es un i-phone, pues otra cosa que empiece por i: el pad o el touch o el pod. Wathever que lleve manzana antes de que me convierta en una paria social

3. Unas botas UGG


Parece que llego muy tarde a esto de las UGG, nunca encuentro el momento de gastarme dinero en algo tan feo. Mientras escribo este post noto bastante frío en los pies, así que se me ha ocurrido que podrían ser muy útiles.

4. El minisnake en azul de Su-shi:


Este bolso me flipa. Es de esas cosas con las que te imaginas triunfando por el mundo.


Y esta es mi lista. Podía haber puesto muchas otras cosas más asequibles, libros sesudos, deseos de buena voluntad, pero no. He querido que fueran deseos consumistas al margen de necesidades reales (bueno, el i-phone sí es un poco necesidad).

La carta B, en la que he puesto la lista freaky, tiene DVD´s, pesas y otras cosas relacionadas con el método de Tracy Anderson, del que me he convertido en fanática. 

domingo, 18 de diciembre de 2011

¿con qué TÉ quedas?

Cuando llegué a la edad en la que te planteas dejar el colacao y pasarte al café, por hacerte la mayor, la importante, o simplemente para poder despegar los párpados por la mañana, descubrí que no sólo su sabor no se parecía en nada al olor que desprende (una pena porque es absolutamente delicioso), sino que además tenía efectos colaterales en mi estómago que no eran deseables. Así que tiré de colacao mañanero diez años más. Pero luego mi idilio con la leche finalizó abruptamente; a medida que te haces mayor toleras peor la lactosa, y además en el colacao puedes mojar muchas cosas ricas (de sabor y en calorías) como bollos, galletas y demás, que no quemas cuando dejas de ir a clase de gimnasia así que corté con la leche y me pasé al té, la única opción que me quedaba.

No niego que me costó adaptarme al té un tiempo; al principio le ponía mucho azúcar para que me supiera a algo, luego lo intenté con limón e incluso volví a la leche para darle al té algo de consistencia, pero me acostumbré a su sabor y ahora lo tomo solo.

Y tiene muchas opciones. Hay tes fuertes, aromáticos, infusiones herbales... Pero en invierno está bien probar las más golosas. He aquí alguna de ellas, que coexisten en mi despensa con el clásico earlgrey, englishbreakfast, o el tándem semáforo (rojo y verde)




Este té tiene el sugerente nombre de "hot cinnamon sunset", y tieme un olor muy dulzón e intenso a canela. Lo probé en Mama Framboise, una pastelería que han abierto en la calle Fernando VI (madrid) y en la que nunca había conseguido mesa porque parece que es un sitio de moda. No sé si la moda se ha pasado, pero el otro día pude probar sin agobios este té que me pareció riquísimo. Allí no lo venden, pero investigando en internet descubrí que en Amaté, una tetería de la calle Argensola, sí. De hecho, tenéis todas las variedades de la marca Harney&Son, que tienen unos tés riquísimos, y además tienes la opción de llevártelos en estas cajitas tan chulas para regalo. El precio, caro: la caja de la foto, con 20 bolsitas, me costó 7.75€ Bueno, es menos que un café aguado con bollo dulce del starbucks...

Y hablando del starbucks, ¿habéis probado el chai tea latte? Pues si os gusta, podéis hacerlo vosotros. También en Amaté (esta tienda es una mina para los teteros y teteras) venden el preparado para hacerlos, versión dulce de vainilla (vainilla) y especiada (spiced) como la de la foto:


Un par de cucharadas en el agua caliente, y listo.

Y la misma idea, en versión individual:



Éste es de Taste of America (c/serrano, 149), también en versión especiada o vainilla (el precio es 1.25 por cada sobre)

La única envidia que le tengo a los cafeteros es que los aficionados al té no tenemos todavía un George Clooney que venda teteras...

¡Buena tarde!

viernes, 16 de diciembre de 2011

chanel se va a la India

Estoy encantada con la noticia: el último desfile de Chanel es un homenaje a la cultura india, rico en texturas, en colores, en brillos y maldita sea, en comodidad.

Yo no me compro la ropa en Chanel, y aunque la aclaración sobra por evidente, me alegro de que el desfile haya tenido como referente un país tan mágico como la India porque los efectos colaterales los disfrutaremos nosotros: la tendencia será asimilada y producida a gran escala y en low cost.

No puedo esperar a ver un clon de esto:


Más comodidad y belleza, imposible.
¡Buen día!

miércoles, 14 de diciembre de 2011

la tentación está en la nevera

Hace una semana llegó a casa un paquete de color morado-vaca. Del morado de la vaca de milka, que a la pobre siempre la pintan de este color. Aunque mira, le sirve para distinguirse del resto de vacas, que darán leche normal, me imagino.


Por obra y gracia de una campaña de márketing en internet, tengo ahora en la nevera dos tabletas de chocolate milka de 300g cada una, ni más ni menos. Vale, confieso: tenía, en pasado


Yo, que soy la drama queen de la dieta, de los excesos navideños y del ejercicio insano, me he pimplao, con la inestimable colaboración del Chino y del algún amiguete y familiar que se unió al lema de "una oncita de ná para después de comer" los 600 gramos de chocolate milka


Para ser honestos, no es mi marca preferida de chocolate. Como toda drama queen que se precie, hago gala de mi preferencia por el chocolate negro. Pero no he podido resistirme a esa tentadora onza post-comida. Ya habrá tiempo para el drama...

¡Buen día!

martes, 13 de diciembre de 2011

yo e-book, tú e-book...

Proliferan en nuestro entorno los libros electrónicos. Ya es común, y seguro que después de estas navidades lo será aún más, ver a la gente leyendo en esa pequeña pantalla del libro electrónico. Yo misma he estado tentada en más de una ocasión de comprarlo, sobre todo cuando lo que estaba leyendo era algún ejemplar en papel de más de 300 páginas, de esos que te hacen pensar si no sería mejor salir con la maleta de ruedas en lugar de con bolso, para que tu espalda pueda sobrevivir y no se te queden dormidos los dedos de la mano sujetando tanto peso.

Pero al final acabo desechando la idea, porque me gusta ojear los tomos, elegir los libros por la portada e incluso hacerles un hueco en la estantería una vez leídos.

Y tampoco me gustan que los demás lean en formato electrónico, así de cascarrabias soy. ¿Por qué? pues porque yo me fijo, me fijo mucho, en los libros que la gente lee en el metro. Así me entero del libro que está de moda (hubo una época en la que casi todo el mundo llevaba El tiempo entre costuras), en la cara que se les pone al leerlo y además indago sobre los gustos de cada uno, y a partir de ahí me invento una historia para cada lector. Y así paso el rato, cuando soy yo la que no lee en ese momento. Pero el libro electrónico me quita todo esto... y me da pena.

Aún así, me siento tentada a comprarlo cada vez que amazon me envía un correo con una oferta de su kindle, y no puedo evitar dejar de pensar que con un e-book me atrevería con Los pilares de la Tierra, que no he leído por pereza... la pereza que me da cargar con semejante libraco.

En el fondo, creo que el problema estriba en mi reticencia a entrar en la era tecnológica: aún voy con el móvil más simple del mundo, no le encuentro la utilidad al i-pad y no cambio el tetris por ningún otro juego del mundo.

¿Qué opináis de este gadget?, ¿se impondrá al libro de papel en un futuro no muy lejano?
¡Buen día!

domingo, 11 de diciembre de 2011

exposición Juan Gatti: a contraluz

¿Qué tal ha ido este laaaargo puente?

El mío ha sido largo y tranquilo. De hecho, ha sido tan tranquilo que el Chino y yo nos hemos dado a la vida contemplativa y él hasta se ha dejado barba, por ver qué pasaba. El resultado ha sido lo que todos los chinos, menos éste, ya saben: que como son barbilampíños no les sale barba. Pobre, él que quería parecerse a Savater, se ha llevado un disgusto (era su única opción, ya que ni escribe sobre filosofía ni lleva gafas).

La cuestión es que en este largo puente hemos evitado centros comerciales y mercadillos de navidad (al cortilandia sí fuimos un día, para ver a los padres patinar con sus hijos en la pista de hielo, jeje) y nos hemos buscado planes alternativos, aunque he de reconocer que he padecido mono de consumo en algunos momentos. Uno de estos planes fue acudir a la exposición Contraluz de Juan Gatti, que se exhibe en la Sala Canal de Isabel II (c/santa engracia, 125).


Juan Gatti es muy conocido por ser el autor de los carteles de las películas de Almodóvar, pero también ejerce como director de arte de muchas revistas. La exposición está organizada por plantas, en un depósito de agua elevado que ya de por sí merece una visita.


En la primera planta se puede ver su trabajo más comercial: el que ha hecho para el cine, para revistas, publicidad e incluso portadas de discos. Se puede ver hasta la invitación de boda de Alaska y Mario Vaquerizo, los que seguían el reality de la MTV ya sabrán a lo que me refiero. El tono es colorista en general, muy reconocible.

Las siguientes plantas (segunda y tercera) albergan otro trabajo, el más personal de Gatti y que da título a la exposición, con fotografías y montajes en blanco y negro. Sin saber demasiado diría que son imágenes primarias, puras, con mucha fuerza, en las que el efecto de la luz es el que le da todo el protagonismo al objeto (o al cuerpo).

En la última planta hay un videomontaje con las imágenes, y se puede ver tumbado cómodamente en los sillones que han habilitado para ello. Todo un detalle que se agradece después de pasar un buen rato de pie.

La exposición estará en madrid hasta el 19 de febrero, y la entrada es gratuíta.

¡Buen día!

sábado, 10 de diciembre de 2011

una recomendación antiojeras

El otro día estuve en una tienda de Kiehl´s, marca de la que soy fan, porque tenían un 20% y estas cosas hay que aprovecharlas, sobre todo cuando el champú te sale a precio de milagro.

Y yo no iba a comprar nada más que el champú... pero piqué. Y ahora me alegro, porque el invento ha salido bastante bien. Se trata del Midnight recovery eye, que se utiliza por las noches en la zona de las ojeras, que en mi caso ocupa la mitad de la cara, y son de un color tan azul que me ya me agobia y me quita el sueño y claro, cada vez voy a peor. He exagerado un poco, pero en el post sobre cremas algunas hablábais de que teniais el mismo problema, y por eso escribo ahora este post.



Con un poco de esta crema-sérum por la noche mejora bastante la apariencia de las ojeras y de la zona en general por la mañana. Cuesta 35€, pero parece efectivo, o al menos yo así lo noto. Muy útil de cara a las cenas de trabajo y festividades navideñas varias que nos acechan...

El post no está patrocinado por kiehl´s, pero visto la publicidad que hago, no estaría mal que me enviaran cosas para probar.

¡Buen día!

jueves, 8 de diciembre de 2011

regalos para navidad: calendarios solidarios

¿Os acordáis de la película "full monty"? inició la moda, que aún dura, de los calendarios de desnudos con fines solidarios, de colectivos varios y dispares (aunque el de bomberos no tiene competidores... por ahora). La moda tiene su gracia y su público, pero para evitar problemas en casa con el/la pariente y en el trabajo con el decoro en general, también existen alternativas majas que tienen el mismo fin solidario y un poco más de ropa.

He aquí algunas ideas para gente que todavía necesita mirar un calendario en papel para saber en qué día vive:

1. calendario del Refugio
Una de las cosas curiosas del feisbuk es la cantidad de fotos de perros y gatos abandonados que circulan diariamente. A mí estas cosas me dan mucha penica, y más ahora que me acuerdo de mi perro, pero más que acongojar al personal con los mensajes del feisbuk, prefiero colaborar con asociaciones que se dedican a cuidar y tramitar adopciones de estos animales. Una de ellas es El Refugio, que cada año edita un calendario en el que son protagonistas cada mes los propios perros y gatos que recoge la asociación


portada del calendario 2012, en el que los perros y gatos del Refugio son representados como personajes célebres


elvis es marzo...
El calendario cuesta 11€, que se destinan a la labor que se hace en el Refugio, y podéis comprarlo por internet aquí

2. Calendario "12 cenicientas para 2012"

Actrices y cantantes españolas aparecen junto a niños y niñas con síndrome de down en este calendario, de producción muy cuidada, cuyos fondos se destinarán a la Fundación Síndrome de Down de Madrid, para la creación de un centro para adultos.

El precio es de 25€, que se destinan íntegramente, según he leído, a la Fundación. Más difícil me ha sido enterarme de dónde lo venden... casi todas las noticias que he encontrado al respecto en internet estaban relacionadas con el petardeo de la presentación del calendario. Bueno, yo lo he visto en Diurno, la cafeteríaa de la calle Libertad que hay en Chueca, y parece que también lo tienen en Navarro estilistas, por la misma zona de los madriles



3. Calendario solidario Club Estudiantes
No engaño a nadie: está puesto en mi perfil como una declaración de mi modo de vida; yo soy demente. Desde hace algunos años el club de baloncesto Estudiantes edita un calendario cuyos protagonistas son tanto los jugadores del equipo de la ACB como los de las escuelas, y para estos últimos va dirigido el beneficio de la venta de los calendarios. Yo ya tengo el mío para 2012, es un calendario de mesa que me acompaña en el despacho todos los meses.


La labor de las escuelas es muy importante para la gente que participa en ellas, que pone toda su ilusión y empeño en el baloncesto. El deseo de superación es palpable en todos. Y sobre el mundano tema del dinero: este calendario cuesta 3€, y se vende en las oficinas del Ramiro de Maeztu (c/serrano, 127; madrid) y durante los partidos del Asefa Estudiantes, en el Palacio de los Deportes de Goya.

No me llames loco... llámame demente

Por cierto, si buscáis "calendario solidario" en google encontraréis, sobre todo, calendarios de colectivos en pelotas. Y muchos bomberos... ay omá que ricos

fotos: el refugio, apadrino.com y club estudiantes

lunes, 28 de noviembre de 2011

libros: new york, new yoooork

A veces cuando se viaja, es mejor documentarse sobre el lugar de destino leyendo novelas que guías de viaje. Hace algún tiempo que intento hacerlo cuando viajo, será por la sensación que da de parecer menos guiri de esta manera.

Cuando fui a Berlín leí Berlín Alexanderplatz, Sostiene Pereira cuando estuve en Lisboa, la trilogía Millenium antes de Estocolmo, y alguno más.

Y cuando estuve preparando el deseado viaje a NYC, además de visitar asiduamente el blog de La 5th con Bleecker St que todas conocemos, pregunté a una amiga que había estado allí hacía poco tiempo, y entre sus (buenas) recomendaciones apareció un libro: Historias de Nueva York, de Enric González. Son las vivencias de este corresponsal del diario El País, y fue muy acertada. me lo llevé en el equipaje de mano del viaje y me lo leí durante el vuelo (las 7 horas que dura es suficiente para leerlo y además echar una cabezadita). Me dio una perspectiva mucho más intimista que la que ofrecen las guías, y además es una lectura muy entretenida.



Y como aquello salió tan bien, y como estoy deseando volver a NYC pronto, sigo leyendo libros escritos por españoles que han vivido en la gran manzana:

Éste, de Guillermo Fesser (el 50% del dúo Gomaespuma) lo compré porque soy fan y tenía curiosidad por conocer la época en la que estuvo viviendo en un pueblo de EEUU, de donde es su mujer, que está a cien millas de Manhattan (de ahí el título). En realidad es casi una visión sociológica y ecléctica de los estadounidenses, y tiene historias y anécdotas muy entretenidas


De sobra es conocido que el matrimonio Muñoz Molina-Elvira Lindo vive la mitad del año en Nueva York. Cada uno ha dado su visión del asunto:




Yo ahora estoy disfrutando de la parte de Elvira Lindo, que es sin duda una de mis escritoras favoritas y a la que copio mucho (y descaradamente, aunque no se note por la calidad). De hecho, un día hice cola en una caseta de la Feria del Libro en la que firmaba para decirle que la admiraba y que la copiaba, pero como no me ha puesto demanda, entiendo que no le importa, o que ha leído el blog y más que copia le parece una falsificación del todo a cien. En cualquier caso, yo sigo comprando y disfrutando sus libros


Todo para estar bien documentada antes de volver a NYC, que espero que sea muy pronto :)

Por cierto, Enric González también ha dejado por escrito sus tiempos de corresponsal en Roma y Londres. Actualmente está destinado en Jerusalén, ciudad que pienso visitar el año que viene, si el tiempo y la autoridad lo permiten.

¡Buen día!

domingo, 27 de noviembre de 2011

gafas nuevas

Entre mis propósitos de septiembre siempre está el cambiar de imagen: de pelo (¡rupert, te necesito!) de gafas y cómo no, el gran clásico: adelgazar.

Pues ya van dos de tres. El pelo no me lo he podido cambiar porque tengo la suerte o la desgracia de tener el cabello tieso, como los chinos, y da igual cómo me lo corten, siempre adopta la misma apariencia. Así que este tema lo he dado por perdido (¿por qué gastar dinero en peluquería si voy siempre igual?) pero heeey, he perdido algún kilo de culo y cartucheras, sudando y pasando hambre (¿alguien conoce otra manera?), y ahora por fin he encontrado unas nuevas gafas.

Ya os contaba aquí que me había lanzado a la búsqueda de un modelo de gafotas modernillo y estupendo. El modelo en cuestión eran las wayfarer, que resultaron ser un fiasco en mi cara, porque me hacían parecer ojijunta y bizquireta. Mi hermana y yo nos reimos un rato cuando nos las probamos, pero tampoco es cuestión de alargar la broma, así que se quedaron en la óptica. Y por fin el otro día encontré el modelo chachi piruli que me va acompañar todos los días, desde que me levanto hasta que me acuesto...



Efectivamente, no me quedan tan bien como a la Schiffer, pero me dan un aire más interesante y oyes, son de chanel y eso me da un plus de pijerío, parece que no me afecta la crisis.

Ya que una es miope, que al menos pueda cubrir el defecto con chanel. Lo malo es que tienen efectos secundarios, porque ahora estoy pensando en cambiar mi nombre por el de Tamara, fijateee
¡¡buen día, o´seaaaaaaa!!

jueves, 24 de noviembre de 2011

recetas para impacientes: plato de cuchara vegetariano

Hacía mucho que no colgaba una recetilla para impacientes. La de hoy es estupenda, no porque lo diga yo, sino porque es un plato de cuchara sanísimo, vegetariano y calentito para el invierno.

Son lentejas, que son lo mejor del mundo cuando se hacen bien . Yo soy muy fan de las lentejas de toda la vida (pero de las vegetarianas, que las otras son muy pesadas). Hasta ahora tenía que comerlas en casa de mi madre, en plan gorrón, pero ahora me las hago yo, siguiendo (nunca al pie de la letra) estos sencillos pasos, y tan ricamente.

Vamos a ello sin más dilación, que noto que tenéis ganas de comer sanote.

Ingredientes para cuatro personas o para cuatro días de tupper:

-3 tazas de lentejas secas (la medida que yo utilizo es la del vasito de yogur de cristal)
-1 cebolla roja picada
-1 diente de ajo
-aceite
-1 taza de caldo de verduras
-1 taza de espinacas
-1/2 vaso de vino tinto (yo nunca le pongo vino, pero aquí reproduzco la receta original)
-1 cucharada de crema ligera para cocinar
-sal, pimienta

Se procede de la siguiente manera:

En una sartén, se ponen las lentejas, se echa agua hasta que queden cubiertas y se deja a fuego medio-bajo durante 20 minutos (que podéis emplear en hacer cualquier otra cosa, no necesitan vigilancia). Después se retiran y se dejan escurriendo.
En la misma sartén, se sofríe con un poco de aceite la cebolla, y luego se pone el ajo, un par de minutos nada más. Se añaden las lentejas y el vino (yo paso del vino), junto con el caldo vegetal, y se dejan 10 minutos. A continuación se añaden las espinacas, y se remueve otro par de minutos.
Finalmente, se añade la crema y se salpimenta al gusto.

no las juzguéis por su aspecto, las lentejas están rebuenas :)

Si mi madre supiera que escribo un blog, estaría orgullosa de esta receta :)

Fuente: Miss Dahl´s Volptuous Delights, de Sophie Dahl. Sólo el libro ya mola, de hecho si veis esta receta en él os parecerá mucho más apetecible, seguro. Podéis echarle un vistazo aquí, y ver otro post que escribí sobre el libro por acá.

¡Buen día!

domingo, 20 de noviembre de 2011

zapatos: tropezar dos veces en la misma piedra

¿Alguna vez os ha dado por contar los pares de zapatos que tenéis en casa?

A mí, sólo una vez me dio por ahí, y francamente, me lo podía haber ahorrado. Fue para demostrar al Chino que yo tenía poquísimos pares y el tiro me salio por la culata. No tenía ni idea de la cantidad de zapatos que guardo, y os lo aseguro, creía que tenía muy pocos. Claro, de haberlo sabido no hubiera ido de lista contándolos delante del afectado...

El caso es que si hacéis recuento, os saldrán más de los que pensábais, y creo que es porque en el fondo tendemos a simplificar, porque recordamos el tipo de zapato y no el modelo. Vaya, que yo sabía que tenía sandalias, chanclas, manoletinas, zapatos de tacón y botas, pero no que tenía varios pares de cada uno... Y este dato es importante, no sé por qué cuando estoy en una zapatería nunca lo recuerdo.

El otro día aproveché la hora de la comida en el trabajo para ir a comprar unos zapatos tipo oxford, porque los que tengo los he utilizado tanto que necesitan la jubilación (en años zapatiles no llegan a los 67 humanos, pero están muy cascados). Lo tenía clarísimo en mi cabeza: un modelo utilitarista, préctico, cómodo, todo terreno, calentito y fui  a tiro hecho. Cuando entré en la tienda (M.D.) pedí el modelo en dos números: 38 y 39 (en realidad tengo un 38.5 y por eso tengo que probarme siempre los dos).

A veces tengo suerte y me sirve alguno de estos números, pero el otro día no: el 38 me estaba muy pequeño y el 39 muy grande. Después de la mala experiencia de mi último par del 38 (que no nos engañen: si aprieta NO dará de sí) y del 39 (puede que a Cenicienta le saliera bien perder un zapato en una carrera, pero a mí no) me puse a buscar entre el resto de zapatos de la tienda, y al final me llevé otro par, estupendo*.

* (definición de estupendo: bonito y con un tacón de 7cm, nada barato, poco útil y cualquier parecido con lo que iba buscando es pura coincidencia)

Son unos botines de tacón, y creo que he comprado el primer zapato de este tipo que me parece cómodo en toda mi vida. Y creo que lo voy a amortizar. O al menos eso es lo que me dije al buscarle sitio en mi abarrotada parte del armario zapatero. Pero no soy yo, el Chino tiene demasiados zapatos, un día le haré contarlos.

¡Buen día!

jueves, 17 de noviembre de 2011

La vida es lo que pasa mientras esperas al servicio técnico del ADSL.

Por problemas técnicos no puedo actualizar el blog :(

Enviado desde mi i-ophicina

lunes, 14 de noviembre de 2011

lunes horribilis

Vaya por delante que no me creo especial por haber tenido un mal lunes. Este no es un post de "compadeceos de mí, pobrecita yo por haber tenido un mal lunes". No. Los lunes es lo que tienen, que son horribles para todos, es un elemento de democratización que a todos nos iguala, con independencia del estatus, edad o talla de cada uno.

Pero a mí me ha pillado desprevenida. Yo llegaba descansada y bien comida de un fin de semana estupendo pasado en el valle del Jerte, que sí, también en esta época está muy bonito y no echas de menos las famosas cerezas del lugar.

El día en el trabajo no ha podido ser más perro, pero en eso ha sido del todo normal, un lunes cualquiera. Lo que ha hecho de éste un día asqueroso han sido algunos extras que no suelen darse. Mi jefe, con gripe y un herpes en el labio, ha sido tan joputa de "tomarse la libertad" de usar mi teléfono. Desde aquí se lo digo a la compañía de teléfono, ya pueden dar el número de baja que yo no vuelvo a utilizarlo, a menos que me apetezca coger una baja de una semanita a cuenta de la libertad de mi jefe.

A la hora de la comida he sacado el tupper con el invento culinario del domingo: una especie de chili que me ha dejado el estómago como un ocho.

Y a la salida del trabajo, el diluvio universal, que me ha pillado sin paraguas, para variar. Con más pena que gloria he tomado el camino del hogar, refugio seguro, con el pelo chorreando, los mechones cayendo por todas partes y las gafas en la punta de la nariz, sin poder colocarlas en su sitio porque tenía las manos ocupadas con: a)el bolso tamaño viaje que me empeño en cargar con tonterías y libracos de 500 páginas; b)la tartera con los tupper (la fea que lleva todo el mundo, ya somos una tribu) y c)una bolsa con las tonterías que no me cabían ni en la a) ni en la b). De esa guisa he llegado al portal de casa donde he pisado una enorme mierda de perro. Tan asquerosa ella que los zapatos han tenido que ser sacrificados.

Y al entrar en el ascensor y verme en el espejo, no he tenido por menos que reírme, porque no me parezco en nada a las chicas que salen en los blogs de moda. Y entonces lo he pensado: que gran decisión, tener un blog anónimo y no un egoblog.

Sólo espero que el martes sea mejor, o al menos, que no me salga un herpes (a ver cómo se lo explico yo al Chino).


 
¡Buen día! (un deseo más sincero que nunca)

miércoles, 9 de noviembre de 2011

al final del arco iris

Vivir en una urbe grande como madrid hace que muchas veces sólo habite en ella, en lugar de vivirla. El domingo me sorprendió por la tarde ver desde la ventana el arco iris


A veces se me olvida que estas cosas también pasan aquí. Y vivir la ciudad vuelve a ser posible.

¡Buen día!

domingo, 6 de noviembre de 2011

noviembre naranja

El mes de noviembre trae algunas de las mejores cosas del año: calabazas, las primeras mandarinas y las bufandas. Y todo ello teñido de naranja, que es un color que da mucha energía, que buena falta hace cuando la luz empieza a escasear.

Fiestas americanas aparte, la calabaza es un invento culinario en toda regla. Está rica en puré, pero más rica está en crema, untadita en el pan crujiente... qué rico (salivo). Yo no sé hacer esta especie de mermelada, pero me gusta mucho, y este fin de semana, en la feria de Biocultura de Madrid, encontramos un stand repleto de conservas naturales.


De hecho, en esta feria encontramos frutas, verduras, aceites de oliva y todo tipo de manjares de agricultura ecológica. Muchos de los asistentes llevaron (sabiamente) el carrito de la compra hasta Ifema, donde se organizaba la feria, porque podías adquirir de todo. Nosotros cogimos, además de la calabaza de la foto, una botellita de aceite de oliva buenísimo, zanahorias, frutas y una cosa que se llama tempe, en barritas, que es un derivado de la soja que no he probado nunca pero que aspira a ser un sustituto de la carne en nuestras vidas.

También había muchas cooperativas de las que puedes comprar directamente toda la fruta y que te la lleven a casa. Nosotros ya hacemos pedidos,con la familia, de kilos de naranjas y mandarinas. Porque uno de los mejores momentos del día en esta época es cuando sacas una mandarina del bolso para comer en cualquier parte... y además perfuma el ambiente. Pero si encima la sacas de un bolso naranja, entonces ya te quedas supervitaminada e hipermineralizada, como superratón

 Estos son de asos. Me he quedado con la idea.

¡Buen día!

PD:¡¡esta es la entrada nº200!! lamentablemente no se me ha ocurrido nada para celebrarlo, pero al menos quiero agradeceros a todos los que pasais por aquí eso, que paséis por aquí :)

jueves, 3 de noviembre de 2011

apostilla a la felicidad

Descubrí una nueva forma de felicidad urbana con la bicicleta plegable que me prestó mi abuelo (aquí).

Tanta felicidad y buen rollo no casa con el karma, al menos el que a mí me toca, así que ahora me toca hacer una apostilla a aquel post, y publicarlo para hacer puntualizaciones:

1. Madrid no es llano. Cuando escribo esto, de manera amable, quiero decir que nunca me había percatado de lo jodidamente empinadas que son las cuestas. Eso sí, estoy sacando músculo, más en la cara de apretar el gesto que en las piernas, pero algo es algo...

2. Si mi abuelo había abandonado la bici en su trastero es porque no era el mejor modelo del mundo. Pesa un güevo, y los pedales son asesinos. Tengo las piernas llenas de cardenales, pero como es un préstamo al 0%, no me queda otra que callar y llevar el trombocid a todas partes (nota: huelo a linimento que tira patrás, el Chino ni se me acerca)

3. La gente no respeta el carril bici. He vivido duelos a muerte con peatones que sencillamente no debían creer siquiera en la existencia del carril bici

4. Si Gallardón pone el carril bici en las aceras y no en la calzada es porque él mismo es consciente del peligro de los coches en madrid. Las pelis de terror no me dan miedo, pero los conductores sí, y mucho

5. Me duele el culo. Maldita sea...

6. No todo es malo: el otro día vi un pequeño reportaje en la web de telva con prendas para ir en bicicleta. Esto es una excusa para ir de compras en toda regla :)  creo que va  a caer una trenka cómoda y calentita y un gorro de lana.

¡Buen día!

PD: ¡por cierto, esta es la entrada nº199!

martes, 1 de noviembre de 2011

abercrombie&fitch: desnudos en la calle

Para aprovechar el día de fiesta, el Chino y la menda se fueron de visita cultureta a la Fundación Juan March para ver una exposición de Alexandr Deineka, que ya os digo que es muy entretenida e ilustrativa, pero el post no va de esto.La sorpresa la encontramos en la calle, cuando salimos de la parada de metro (núñez de balboa, plaza del Marqués de Salamanca) y vimos esto:


¿Se ve bien? vamos a intentarlo con un zoom



Una fila de tios medio descamisados, con abdominales muy curraos, rodeando un palacete de la plaza, que por lo que ahora sé, es la nueva tienda de Abercrombie&Fitch en Madrid.

El otro día leía en S moda digital que hacen castings para coger a los empleados de esta cadena americana de ropa, y ahora compruebo, con toda la objetividad de la que puedo hacer acopio, que es una prueba muy seria.

Nunca han estado las conductoras, y algunos conductores, tan contentos de que se cerrara el semáforo que hay justo al lado. Yo le pedí al Chino que hiciera una foto con su móvil (el mío no tiene cámara) como testigo de la inauguración de la tienda, pero se ha negado en rotundo. No importa, a mí no me ha dado vergüenza, y he inmortalizado (con su móvil) el momento para el blog. Me debo a vosotros, lectores...

¡Buen día!

lunes, 31 de octubre de 2011

Y Vuitton inventó el asa

Parece mentira que después de tantos años de existencia del modelo Speedy de Vuitton, salga ahora el modelo bandolera.


Que yo lo veo, y me gusta, es más, esta foto me da envidia y ahora el bolso me mola para ir con la bici, pero ya tardaban en sacar la dichosa bandolera. Si es que lo de llevar el bolso en la mano queda muy bien en la foto, pero a los cinco minutos necesitamos una correa para cargarlo al hombro, sea de Vuitton o de Blanco. ¡Si hasta en el top manta, previsores ellos, ya lo tenían desde hace tiempo!

¡Buen día!
Foto: glamour.com

domingo, 30 de octubre de 2011

películas para Halloween (¡y receta de palomitas!)

Ya que nos hemos yankizado y hemos adoptado esta fiesta (que por otra parte, siempre me ha parecido muy entretenida), voy a proponer algunas películas de terror para pasar la noche en casa, tirada en el sillón y bajo la manta.Y como complemento, una receta de palomitas para acompañar el festival.

Las recomendaciones son de terror porque la fiesta lo pide, y porque maldita sea, me gusta mucho este género. En mi casa siempre ha habido tradición de quedarnos viendo películas de miedo, mi madre nos dejaba quedarnos con ella hasta tarde para verlas enteras. Es más, mi madre se las veía todas porque se moría DE RISA con ellas. Hasta lagrimones, por las carcajadas, le caían cuando vió el Exorcista. La escena del vómito o de la cama que se mueve es una de las mejores para ella. Hasta se compró el DVD con el montaje del director para ver la escena en la que la niña baja por las escaleras haciendo el pino puente. Y es que, si lo piensas, las pelis de miedo son hasta ridículas... aunque yo disfruto porque paso miedo. Pero de las que sabes que son fantasía, ¿eh?

En mi selección he intentado poner los títulos que más me gustan y que son poco tramposas. Es que odio las películas tramposas, como el Sexto Sentido (que me parece un timo). Sangre, sustos y algunas risas. Allá vamos:

1. Una de casquería: La matanza de Texas.
Yo vi esta película cuando tenía 10 años, con mi padre y mi hermano. No sé cómo no le quitaron la custodia. Al día siguiente fui al colegio contando la peli, pero ninguno de mis pequeños compañeros la había visto ni quería saber nada del tema. Memorable escena del abuelo, que parecía embalsamado, chupando el dedo de la chica.

2. Una de psicópatas (o mejor, LA película de psicópatas): El silencio del los Corderos, de Jonathan Demme.
También la vi con mi padre en el cine, aunque ya era mayorcita. Es una peli redonda, perfecta. Adoro el personaje de Anibal Lecter, es absolutamente genial. Y me sé de memoria algunos pasajes.

3. Un clásico: La semilla del Diablo.
El demonio es un tema recurrente en las películas del género de terror, a esta no le hacen falta ni efectos especiales para producir escalofríos. No cuento el final, pero es memorable. 

4. Una de niños: ¿Quién puede matar a un niño? de Chicho Ibález Serrador.
Reconozco que los niños diabólicos me dan mucho miedo, más que cualquier bicho o monstruo. De hecho, son habituales del género. Esta película es cortita, pero acabas debajo de la cama del susto.

5.Una de posesiones: El Exorcista.
Esta película la vi cuando era muy pequeña, y me dio mucho miedo. De hecho, técnicamente no la vi, sólo la escuché, porque me tapé la cabeza con la manta desde la escena de la güija hasta el final.

6.Una de vampiros: Déjame entrar (versión sueca).
Junto con los niños y los demonios, otro grupo de los habituales. He elegido ésta, aunque hay mucho donde escoger, por su originalidad. Y os diré más: es una película sobre el amor y la amistad. Y es preciosa, en muchos aspectos.
7. Una de actualidad: Inside Job.
Una crónica de cómo se fraguó la crisis que te pone los pelos de punta. A mí esta gente (banqueros, brokers, políticos, especuladores en general) me dan mucho miedo, son los nuevos monstruos del género de terror.

Si habéis llegado hasta aquí: ¡¡palomitas!!
Una receta del blog de Gwyneth Paltrow (aquí), testada por dos de los paladares palomiteros más exigentes (a saber: el Chino y la menda)


foto: goop.com
Ingredientes (para 15 puñados):
-1/4 de taza de mantequilla (yo le pongo menos)
-1 cucharada de aceite
-1/2 taza de granos de maíz
-3 cucharadas de azúcar (yo también pongo algo menos)
-1 cucharadita de sal
-1 cucharadita de canela
-1 pellizco de nuez moscada

Se derrite la mantequilla en una cacerola a fuego medio. Una vez que esté derretido, añadir el aceite, el maíz y el azúcar y remover hasta que esté bien mezclado. Cubrir con una tapa y dejar a fuego meddio-bajo hasta que el maíz deje de explotar.
Retirar inmediatamente del fuego y añadir la sal y las especias, removiendo para que llegue a todas partes.

¿Os gusta el género de terror?, ¿hacéis algo en esta fiesta o pasais del tema?

¡Buen día!

miércoles, 26 de octubre de 2011

más lecturas recomendadas

No sé relajarme. Corrección: no sé relajarme a la manera tradicional.

No me gustan los baños, no puedo estar metida en una bañera y disfrutar. Ni velas, ni aromas, ni música chill out. Para mí un baño son muchos litros de agua desperdiciados.

A mucha gente también le relaja la peluquería, pero a mí me disgusta mucho. Corte sin contemplaciones, por favor. Ya no pido color porque cuando lo hacía acababa sin uñas, me las muerdo por la tensión de estar quieta esperando a que hiciera efecto el tinte.

Las películas lentas me desesperan, los libros recargados y profusos en descripciones me hacen perder la calma.Prefiero las películas de suspense o terror, en las que te pasas hora y media en tensión. En los libros soy un poco más abierta, pero también prefiero los que te enganchan con un buen ritmo para no soltarlos.

Ahora estoy intercalando los lecturas muy distintas, la primera, rápida y voraz, para llevarme en el autobús por las mañanas y llegar bien despierta al trabajo, y la segunda, más reposada pero cargada de significados y colores, para dormir a gusto.

Recomiendo los dos:



1. HHhH (Himmlers Hirn heisst Heydrich), de Laurent Binet, es casi una tesis sobre el atentado de Reinhard Heydrich, un nazi aterrador. Es empaparte de una historia fascinante, contada con rigor pero de una manera completamente distinta a los libros de historia, porque te acerca a los hechos de forma más sencilla, a pequeñas dosis, casi sin darte cuenta estás en la Praga ocupada de 1942. Menos mal que se puede cerrar el libro y volver a estar en casa...

2. Relatos de Rudyard Kipling. Kipling era inglés, pero nació en Bombay y su literatura está llena de relatos fantásticos y exóticos. Cada historia me gusta más que la anterior, son como fábulas llenas de enseñanzas. Ahora estoy con "el hombre que pudo reinar", del que hicieron una peli con Sean Connery y Michael Caine. Fue Premio Nobel en 1907. ¡Mucho más que entretenido!

Siempre hago sinopsis muy breves de los libros que recomiendo, es para no desvelar demasiado del contenido.

lunes, 24 de octubre de 2011

YERSE

El otro día, leyendo el ELLE de este mes, me encontré con un concurso habitual de esa publicación, que consiste en mandar un sms para participar en prendas seleccionadas de una marca, que me llamaron la atención.

La marca en concreto es Yerse, de la que no habóa oído hablar nunca, y me gustaron algunas cosas, porque parecían muy suaves (¡abajo los jerseys que pican!) y ponibles (¡fuera la ropa incómoda!). Incluso pensé en participar, pero resulta que tienes que bajarte nosequé canción, a 5.90€ el mensaje, y francamente, pa qué, si mi móvil ni siquiera reproduce politonos. Pero me quedé con la marca, y la busqué en internet. Estas son algunas imágenes del catálogo de otoño/invierno:







Ahora creo que me gustan más las fotos del catálogo que la ropa, me ha engatusado esa luz otoñal de las fotos.

En la web también hay un lookbook con fotos más prácticas. No sé en que rango de precios está la marca, porque la tienda online todavía no está disponible, pero parece que tienen locales propios en Sabadell (dos) y en Madrid. Echaré un vistazo, ahora que me he deshecho de todos los jerseys de 9.90 de zara, porque estaban totalmente dados de sí, tengo excusa para buscar nueva ropa de abrigo...

Todas las fotos son de http://yerse.com/

domingo, 23 de octubre de 2011

maneki neko: el gato que da la bienvenida

Hace unos cuantos años leí, en el suplemento de viajes del diario El Mundo, una pequeña columna sobre souvenirs típicos que hablaba de los maneki neko como amuletos. Esta información me reportó una jugosa historia que me sirve, básicamente, para tirarme el moco cada vez que paso con alguien por delante del escaparate de un comercio chino. 

manekis votando a mano alzada
Y es que aunque el origen del maneki neko, literalmente "gato que da la bienvenida" es japonés, pasa por invento chino. Con esta frase tan pedantilla empiezo yo a contar la historia, que como el repelente niño vicente, me aprendí de memoria para soltarla en bodas, bautizos y comuniones, porque son muchos los que no la conocen, y muchos más los comercios chinos que adornan su escaparate con el gato con pata-móvil.

La leyenda japonesa cuenta que en un día de tormenta, un rico comerciante que intentaba guarecerse de la lluvia por la calle se quedó bajó un árbol, pero vio un gato desde una casa que le hacía gestos de llamada con una pata levantada. Cuando el hombre se le acercó, el árbol cayó, de ahí que quedara como un símbolo de buena suerte. Otra historia asociada al gato cuenta que repite el mismo gesto que hacen las prostitutas para atraer a los clientes, así que hay para elegir...

Al maneki se le reconoce por el cascabel en el cuello, por tener una pata levantada (articulada y en movimiento) y la otra sujetando una moneda koban (sí, es una moneda). Aquí el tema interesante para quedarte con la gente cuando veais un maneki: si levanta la pata izquierda es que pretende captar personas, pero si es la derecha, es que busca dinero. Y el color del bicho también tiene un significado propio: tricolor (blanco, rojo y amarillo) atrae buena suerte en los viajes; si es naranja, trae buena salud; si es rosa, atrae el amor y si es negro, espanta a los malos espírituos. Del dorado y plateado de las tiendas de los chinos no dice nada, jeje.

En la entrada de mi casa hay un maneki de cerámica, comprado en una tienda de cachibaches japoneses que había antes en Chueca (ahora están en la calle Barquillo). Es tricolor y tiene la pata derecha levantada. Y es una hucha, que se lleva las monedas que nos sobran de nuestros viajes, porque hasta ahora nos ha dado muy buena suerte :)

Y encima de mi mesa de trabajo hay un maneki chino que me regaló una compañera cuando se fue. Es dorado y me sirve para entretener a los niños de mis compañeros cuando vienen de visita. Se quedan hipnotizados con el movimiento del gato y muy tranquilitos.

Y por si eso fuera poco, también tengo una pulsera con manekis, que compré en Oliphant hace poco más de un año.



fotografía: oliphant
Yo es que soy muy supersiticiosa. Tanto, que mi hermana pequeña me torturaba con supersticiones inventadas por ella para hacerme sufrir... pero eso lo cuento otro día.

¿Conocíais la historia del maneki neko? ¿alguna superstición?
¡Buen día!

jueves, 20 de octubre de 2011

cocina para impacientes: ¡el libro!

¡Por fin! los impacientes ya tenemos libro para la cocina: es el que veis en la foto y se llama "Las comidas en 30 minutos de Jamie", de Jamie Oliver.



El libro es de tapa dura, de tamaño manejable, y su precio ronda los 30€. Tras una ardua labor de investigación, consistente en cotillear el libro en el VIPS, ya he podido hacerme una primera impresión sobre las recetas, y es muy positiva.

Este libro está estructurado por comidas según sus ingredientes: ensaladas, pastas, pollo, pescado y carnes. Cada comida tiene un entrante, un plato principal y un postre, que en teoría deberían poder hacerse en 30 minutos (en total, no por separado).

La parte negativa es que te tiene que gustar la cocina de Jamie Oliver, que por si no lo sabéis, es muy fan de los ingredientes orientales. Esto significa que hay que tener la despensa bien surtida de genjibre, cilantro, especias indias, curry y demás. Es cierto que hay pastas (porque también tiene un ramalazo italiano), pero en general es poco sensible al mercado español. Pero si os gustan los sabores exóticos, este libro será un triunfo.

De Jamie Oliver ya tengo un libro de recetas, que incluye un apartado de cocina rápida (para hacer en 15/30 minutos) y me ha dado buen resultado, aunque a menudo tengo que hacer ajustes en los ingredientes, para adaptarlos a lo que venden el el mercado de mi barrio. Pero os aseguro que el tiempo que se tarda en hacer sus platos exprés es real, y eso es un punto a favor para una impaciente como yo.

¡Buen día!

martes, 18 de octubre de 2011

¡al rico jabón!

El otro día, al llegar a casa, me llevé una sorpresa:


¡Albricias y jolgorios!

Qué bonico es recibir correo, hemos perdido esta costumbre y no me importa confesar que me emociono si tengo algo en el buzón. Menos las cartas de los bancos, me gustan todas. Yo me subo los folletos de publicidad para darles una oportunidad, me los leo cuando desayuno (esto lo aprendí de amiga Sandra. Desde aquí te lo digo, Sandra, esto es algo que tienes que transmitir a tu niño cuando tenga edad, para que te deje tomar tu café tranquila). Y con la factura de la luz estoy un buen rato entretenida, desarrollando el hemisferio izquierdo, porque es más difícil de descifrar que un jeroglífico. Hasta aquí el correo normal, pero es que cuando me llega algo fuera de lo común, algo tan chulo como un paquete tan bien presentado, con un jabón artesano de pera, es que tengo que compartirlo con el mundo...


¡¡Guau!! gané un jabón de pera en el concurso que organiza Cristina, del blog de El Gallinero de Miss Marple y además me regaló otro de melón, así por la cara (sí, esa cara que va estar ahora más limpia que nunca). Huelen fenomenal y tienen un envoltorio (de tela) taaaan bonico, que da pena abrirlos.

Estoy encantada con mi jabón enviado por correo (en mano no hubiera sido lo mismo). Lo único que falta ahora es que el chocolate adelgace.

¡Buen día!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...