domingo, 25 de julio de 2010

Reseteo

Llevo días sin aparecer por éste mi humilde blog porque no tengo nada que contar, tengo menos contenidos en el disco duro que el sumario de una revista de moda en febrero. Me retiro algún tiempo, hasta que pueda actualizar con dignidad. Sigo leyendo blogs y llevando la cámara de fotos en el bolso (aunque esté al borde de la contractura definitiva), para no perderme nada.

Hasta la próxima entrada, sólo me queda decir dos cosas:

A la de una: mi móvil ha muerto, no ha aguantado el calor. ¿Hay alguna compañía de teléfonos que quiera enviarme sus novedades para que las pruebe? yo, encantada. Mr.Jobs, yo me ofrezco para probar el I-phone 4 sin tocar la antena, palabrita.

A la de dos: ¿Os habéis apuntado ya a la Fashion´s Night Out? yo me quedé sin ir el año pasado porque salí tarde del trabajo, pero este año ¡no falto! (bueno, eso si Vogue quiere, claro...) Este año será el 9 de septiembre, en la web de la revista Vogue ya tienen un apartado para apuntarse. Si queréis verlo, pinchad aquí.

martes, 20 de julio de 2010

En la Comunidad de Madrid han activado la alerta naranja por las altas temperaturas. Y voy yo, que para que conste, no tengo superpoderes de autorrefrigeración ni nada por estilo, y salgo a la calle a la hora de comer, cámara en ristre, para emular al Satorialista. Y después de un rato sin objetivos claros y al borde de la lipotimia he vuelto a mi despachito, que está a 26ºC (como manda el ministro Sebastián) una hora antes de lo que me corresponde, con más ganas que nunca de ponerme a trabajar. Y sin fotos, porque en la calle no había nadie, lógicamente. Aunque en el trayecto se me ha ocurrido entrar en Mango, cuya refrigeración sobrepasaba ampliamente la recomendación ministerial para ahorrar energía; pero la necesitan porque.. ¡ya tienen abrigos!

La verdad es casi ha colado la estrategia: te congelan de frío en pleno verano, y claro, recreando el clima de los pingüinos en Faunia, lo que apetece es un jersey de ochos bien gordo, botas y hasta pantalones de pana (que de todo eso tienen en la tienda). Yo he conseguido escapar sin comprar, aunque eso sí, he cogido el catálogo del avance de temporada (que tiene en la portada a una Scarlett Johansson a la que no reconocería ni su madre)



Confieso que aunque tiene buena pinta, lo he mirado sin ganas, porque todavía queda mucho verano, y a mí me quedan muchas cosas que hacer antes de ponerme otra vez un jersey. Por ejemplo:

Cosa que hacer antes del otoño nº1: cortarme el pelo. La última vez que lo hice era todavía invierno (el 19 de marzo). Creo que desde entonces me ha crecido 1 cm más o menos, pero da mucho calor...

Cosa que hacer antes del otoño nº2: aprovechar los menús ligeros de verano para perder el peso que cogí con el turrón que se me juntó con las torrijas, y que lleva camino de solaparse con las próximas Navidades (un desastre). Lo que me lleva a la siguiente:

Cosa que hacer antes del otoño nº3: Mentalizarme para empezar a correr de nuevo en otoño (necesito al menos los 3 meses de verano para esta tarea). Para la transición había previsto ir a yoga, el que se hace a 32ºC y con humedad, pero sólo con pensar en meterme en una sauna para hacer yoga me dan mareos...

Cosa que hacer antes del otoño nº4: ¡irme otra vez de vacaciones! sólo he utilizado 6 días, me quedan otros 16.

Cosa que hacer antes del otoño nº5: ir a las verbenas, y cansarme de la canción del verano (ni siquiera sé todavía cuál es).

Cosa que hacer antes del otoño nº6: soltarme para hacer fotografías a la gente de la calle.

Y una última cosa que hacer antes del otoño nº7: pensar más y hacer mejor las entradas del blog, jeje...

Por cierto, en el lateral del blog podéis ver un enlace para el concurso de blogs del diario gratuito "20 minutos" (se puede votar a partir de agosto). Más que esperanzas para ganarlo, me gustaría saber la opinión de los que pasan por aquí, aunque aviso que ya estoy mayor para cambiar ;)

¡Buen día!


domingo, 18 de julio de 2010

Por lo general, las rebajas no se me dan bien. Todos los años cometo el mismo error: espero a esta época para comprar los zapatos, con la ilusión de encontrar en las tiendas que frecuento (las mismas que todo el mundo) el par de mi número (que comparto con la mitad de la población femenina de este país) con el 70% -¡qué menos!- de descuento. Evidentemente, con estas premisas no es raro que todavía no me haya comprado zapatos. Quizá debería cambiar de estrategia...

Y luego están los fenómenos paranormales que se dan en algunas tiendas (o mejor dicho, cadenas de ropa) en rebajas, que dan para un monográfico del programa de Íker Jiménez: misteriosamente aparecen cosas que no han estado nunca en la tienda, en las camisetas de 3 eurillos las tallas son todas iguales (la S y la XL tienen el mismo tamaño), sólo encuentras zapatos izquierdos de tu talla (no aparece NINGUNO del derecho), y hasta los bikinis brasileños se convierten, como por arte de magia, en prendas de otoño/invierno de la nueva colección...

Además, en época de rebajas, las sufridas dependientas padecen más estrés y esto repercute directamente en la atención que te prestan, que pasa de la persecución por la tienda a ninguna, y yo las echo de menos, ¡sobre todo en la búsqueda del maldito zapato derecho de mi número!

Total, que no he gastado nada en rebajas, lo que está muy bien teniendo en cuenta que este año he roto la hucha para hacerme un regalo de los que te cuelgas al hombro y te dura toda la vida. Bueno, también me he comprado este colgante:




Lo compré en Hazel rebajado a la mitad, y ya lo tenía fichado de antes, aunque lo curioso es que lo había visto un día en el que debía ir muy despistada, porque al empezar las rebajas me fui a buscarlo muy convencida a bimba&lola.. Recorrí varias tiendas de esta marca y claro, no lo veía por ninguna parte, así que pregunté muy segura a las dependientas por "el colgante del lagarto", y todas, salvo una que me contestó que no tenían ningún lagarto, me dijeron que estaba "agotado", también muy convencidas, jejeje. Luego recordé que era de Hazel y cuando fui allí lo tenían. Me gusta cómo queda con camisetas de rayas.

He visto en muchos blogs el tema de las rebajas con división de opiniones, yo me uno a las que no han comprado nada, creo que me gustan más los descuentos de media temporada, que han resultado ser un invento equiparable a la rueda.

Por cierto, las fotos las he hecho con la cámara que me regaló el Gran Chino, me lo estoy pasando en grande con los filtros, creo que hace unas fotos estupendas, aunque por ahora sigo con los motivos inertes...

jueves, 15 de julio de 2010

Menorca-Madrid

¡Estoy de vuelta!, ¡y de cumpleaños!

Después de una semana de vacaciones en Menorca, completamente asilvestrada, todavía con los dedos arrugados de pasar tanto tiempo en el agua, he retornado a los calores de los madriles. El madrugón ha sido duro, pero ha tenido un aliciente: ¡me han hecho un regalazo por mi cumpleaños! Bueno, ya tuve unos cuantos el día que lo celebré (por primera vez en toda mi vida), de parte de los amigos, pero éste es un poco más especial.

El Chino, que a partir de ahora será el Gran Chino, me ha regalado un pedazo de cámara para que pueda hacer buenas fotos para colgar en el blog. Claro, yo al Chino le doy mucho la tabarra con las fotos, pero es que me da vergüenza parar a la gente por la calle para pedirles que me dejen fotografiarles, así que por ahora, y hasta que encuentre el modo (y el valor) para entrar a la gente, haré fotos de edificios y de perros, que como ahora van vestidos a la moda, me servirán para prepararme...

Cuando me haya puesto al día de lavadoras, compra y recados me intentaré poner al día con todos los blogs que sigo, que una semana da para mucho y seguro que me he perdido de todo...

¡¡Buen día!!

martes, 6 de julio de 2010

vacaciones santillana

El otro día me llegó un correo de Apple con el siguiente anuncio: "el mejor regalo de graduación: el nuevo I-Pod touch patatín-patatán con nuevas prestaciones y súper-mega-capacidad para tres trillones de canciones..." bueno, no es literal pero eso es lo de menos; Lo que me sorprendió es que se pudiera hacer ese pedazo de regalo por terminar las clases. Vale que se lo regalen al que ha sacado un ¡14! en selectividad, pero ¿un regalo sólo por graduarte? yo me he perdido algo...

En mis años preescolares, escolares, de instituto y universitarios, nunca tuve una graduación ni nada parecido. En los centros públicos donde estudié el orden de los acontecimientos era el siguiente: exámenes, notas, firma de las notas, fiesta fin de curso con refrescos y ganchitos de Día y a casa dos meses y medio de vacaciones. Nótese que no he apuntado "regalo de graduación" por ninguna parte, aunque en su lugar mis padres nos dieron (hasta 5º de E.G.B.) el correspondiente cuardernillo de vacaciones santillana...

El susodicho era el intento de mis padres por tenernos entretenidos (e instruidos) todo el verano, quizá con la esperanza de que lo aprendido sirviera para ser el primero de la clase el año siguiente y lleváramos unas notas llenas de "destaca", en lugar del racaneo intelectual del boletín de notas que estaban acostumbrados a firmar. El caso es que yo tenía buena voluntad y me ponía todas las mañanas una hora, pero aquello duraba exactamente las dos primeras semanas de vacaciones. Después pasaba a mejor vida, porque yo era muy del carpe diem y prefería estar en la piscina que ser la primera española astronauta.

Llegados a este punto, os confirmo (seguro que ya lo sospechábais) que la cosa no va de moda. Efectivamente, esto va de pringar en vacaciones. Me voy el miércoles a la playa y mi jefe me va a endiñar un portátil porque tengo que ayudar en un trabajo urgente. Y me he acordado del vacaciones santillana, de los veranos sin fin de cuando éramos pequeños y también de la madre que parió a mi jefe...

En fin, que estaré ausente una semana.


Carpe diem...
¡Hasta la vuelta!

lunes, 5 de julio de 2010

Me lo pido todo, todo y todo

Un día voy a entrar en The Corner, a cuyo escaparate pertenece esta imagen, y voy a decir: "envuélvame lo que lleva el maniquí que me lo llevo todo".


Luego tendría que ir a cambiarlo por mi verdadera talla, claro, y en lugar de shorts, ponerme unos boyfriend, vamos, apañarlo a cuerpecillo botijo. La chaqueta, que no se ve nada bien, es muy parecida a una de Stella McCartney muy bonita, inmejorable para venir a trabajar en agosto, que es lo que me toca este año.

Por ahora en la tienda tienen el 20% de descuento, pero estoy como un buitre esperando a las segundas rebajas, jejeje...
¡Buen día!

sábado, 3 de julio de 2010

La carrera de tacones

En las fiestas del Orgullo Gay de Chueca una de las actividades más entretenida y genuinamente loca es la carrera de tacones. No sólo se corre sin dorsal, sino que la mayoría lo hace con el torso desnudo. Siempre he pensado que debe ser difícil encontrar unos tacones lo suficientemente grandes como para que tiarrones  que calzan un 43 puedan meter sus pies ahí cual hermanastras de cenicienta, pero aquí dejo la prueba gráfica, gracias a que el Chino tuvo a bien ponerse el traje de reportero dicharachero para hacer las fotografías (yo causé baja por enfermedad)

La carrera tuvo lugar en la calle Pelayo, que debe ser la única que no está en cuesta en todo Chueca...

preparados...


listos...

¡ya!

corriendo como si no hubiera un mañana...


No sé quién ganó, pero al parecer perdió un tacón por el camino. Yo he animado al Chino para que se apunte el año que viene, como un complemento del triatlón que practica, pero le tiene mucha estima a sus tobillos y no confía demasiado en su equilibrio. Eso que nos ahorramos en tacones y traumatólogos.

Las fiestas que conmemoran el orgullo Gay tienen lugar entorno al 28 de junio, que es la fecha en que se conmemoran los disturbios de Stonewall en 1969, que marcó definitivamente la liberalización homosexual o salida del armario sin complejos y sin perder derechos en el camino. El desfile de Madrid será este sábado 3, entre la Puerta de Alcalá y la Plaza de España, y se ha convertido en una de las actividades más vistosa multitudinaria de la ciudad.

Pues eso, enhorabuena a los premiados.

jueves, 1 de julio de 2010

Coser y cantar

¿No encuentras la falda perfecta para ti?, ¿quieres canalizar la creatividad de la diseñadora que llevas dentro?, ¿pasas las tardes de julio viendo Sálvame desde el sillón y quieres aprovechar ese valioso tiempo que no volverá?, ¿harta de que en Madrid no haya playa, y de los chulitos de piscina?

¡Una solución quiero!

Seré sincera: esto es Lavapiés, no Lourdes, así que milagros no hay (si no, hace tiempo que tendríamos playa en los madriles, o por lo menos un río más decente), pero he encontrado una actividad que tiene muy buena pinta (en realidad ha venido a mí en forma de correo electrónico, jeje) y que puede ayudar si las respuestas a las absurdas preguntas han sido afirmativas:

El sábado 24 de julio, tendrá lugar un taller de costura en casa peSeta (yo estuve en el taller de ganchillo y se puede leer la crónica aquí), para principiantes (y no tanto) de costura. El plan es hacer una falda, por empezar por lo más sencillo, totalmente personalizada y a tu gusto.


Foto: peSeta

El horario del curso es desde las 10:30 hasta las 14:30h, el precio son 45€, incluyendo material y un piscolabis. Las plazas son "limitadísimas" por cuestiones de espacio y atención, de hecho, el taller estaba previsto para el día 17 de julio, y ya se han acabado las plazas por lo que han organizado una nueva convocatoria.Si te quieres apuntar, puedes hacerlo enviando un correo a: peseta@peseta.org

Peseta está en la calle noviciado 9, 28015 madrid. Su web es más que recomendable, palabrita de la menda. Yo creo que me voy a apuntar, así que si os ha gustado la idea, nos veremos allí  :))
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...