miércoles, 30 de junio de 2010

Reflexiones antes de (otro) cumpleaños

Me acecha el fatídico Día C...

Si bien cuando empieza junio planeo celebrarlo con una fiesta, según avanza el mes voy cambiando de idea, y hasta de estado de ánimo: de festivo a depresivo. En realidad es sólo un año más, pero sumado a todos los que ya tenía hacen un total de... muchos.

Nacer en verano tiene sus contras: lo peor es que a todo el mundo le pilla de vacaciones, y no puedes celebrarlo precisamente porque no hay nadie en la ciudad. Así que he pasado por todos mis cumpleaños sin fiesta, y eso ha contribuído a hacer de mí la raspa que soy, hasta convertirme en el doble del pitufo gruñón.

Ser raspa no tiene cura, pero hay cosas que ayudan a llevarlo mejor. Por el ejemplo, el apoyo de la familia y amigos es fundamental. Y si encima te hacen regalos, cenáis en un chino, os vais a un karaoke, alguien del grupo liga en un bar, y acabáis comiendo chocolate con churros por la mañana, entonces, y sólo entonces, haber cumplido años habrá merecido la pena...

Tampoco voy a negar que ciertas satisfacciones materiales ayudan a llevarlo mejor, por ejemplo, ¿quién puede sentirse triste por cumplir años si te regalan cosas como...



..el bolso Ame de Loewe...




o el diseño de Sofía Coppola para LV? (desde que lo descubrí gracias al blog de Los Trapos de Nina, estoy obsesionada)

Bueno, tampoco hay que ponerse exigente. Tengo mi lista B preparada, mucho más realista. Vale, hacer una lista de regalos para tu cumpleaños es un poco ruín, pero es necesario si no quieres que te regalen una depiladora eléctrica (esto pasó hace dos años, y marcó el momento en el que me decidí a escribir la lista). Además, estoy ensayando delante del espejo mi cara de "no me importa que me digáis que me hago vieja, soy tan fabulosa como la Lomana". Si todo falla, el remedio infalible para echar unas risas rejuvenecedoras: los mejores momentos de Chiquito de la Calzada.

Vaya, parece que ya estoy lista para cumplir otro año, ¡pero ni uno más!

martes, 29 de junio de 2010

Happy Hours en Kiehl´s y premios

Noticias noticiosas:

Como mirona habitual en el Kiehl´s de la calle fuencarral, y compradora ocasional, me he enterado de que el miércoles, jueves y viernes de esta semana, de 19:00 a 21:00 h tendrán sus productos a un 20% de descuento. Yo iré con la lista de la compra y el carrito.

En otro orden de cosas, hace ya un tiempo que recibí tres premios, que me dejaron el corazón contento y lleno de alegría. El último, de LadyMissJo (cuyo blog seguro que conocéis pero por si acaso, os recomiendo encarecidamente, por lo divertido y mordaz que es), proponía una lista de diez cosas que te hacen feliz. Aquí está la mía:

1. El Chino y los amigos
2. La familia y el recuerdo del Perro Bandido (mi perrillo, que era "bonito pero un poco feo", según la definición de una niña que jugaba en el parque donde le paseaba)
3. Leer los comentarios que dejáis en el blog y a Elvira Lindo (por ese orden)
4. Los masajes, los spas y el pilates (fundamentalmente hacen feliz a mi espalda)
5. Las revistas de moda
6. Las galletas
7. Que me quede bien la ropa (difícil después de haber comido galletas)
8. Ir a ver al Estudiantes
9. Las vacaciones
10. Las películas, series, monólogos y libros que me hacen reír

Los premios, que están en el lateral del blog, circulan por toda la blogosfera, así que se los paso a todos los que son seguidores de La Emperatriz de Lavapiés, en agradecimiento a ese gesto, que para mí es muy, muy valioso. Esto es de mi parte:



Esta canción para cantar a grito pelao.
¡Buen día!

domingo, 27 de junio de 2010

Berlín II

Aquí va la segunda parte de mis recomendaciones de todo a 100 sobre Berlín. Aunque esta maravillosa ciudad no se merece una cronista tan mala, lo cierto es que tengo que dar salida a las 400 fotos que hizo el Chino (que más bien parecía japonés), así que con esta entrada concluyo.

Para esta segunda parte, lo he desglosado en apartados, como las guías, pero peor, claro, jajajaja.

Las compras:

En general no es una ciudad cara, pero el IVA es más alto que en España, y se nota. Tampoco es que éste sea su punto fuerte, la verdad (siempre he pensado que los alemanes tienen un puntito hortera) pero tienen una sucursal de Lafayette en Friedrich Strasse (la calle más comercial) que es entretenida para visitar



(Foto de un centro comercial de lujo donde podías comprar la nueva línea de maquillaje de Tom Ford)


(vista de las Galerías en la Friedrich St)

Lo que más me gustó fueron los patios interiores de Hackesche Höfe, en el Mitte, una serie de patios interiores comunicados en los que hay restaurantes, tiendas, galerías de arte, librerías, y muy buen ambiente:



Las grandes cadenas están situadas en las dos calles más comerciales: Friedrichstrasse y Kurfürstenstrasse (zara, h&m, cos...), y las tiendas pequeñas en Castanienstrasse (o Castingstrasse porque es la calle de moda) y Oranienburger Strasse.

Yo no compré nada en el viaje, salvo unas gominolas con forma de Ampelmänchen (hombrecillos del semáforo, literalmente) que es uno de los símbolos más reconocidos de Berlín, que serían una guarrería pero estaban muy ricas. Me quedé con ganas de llevarme como recuerdo un cochecito Trabis, el coche oficial del lado soviético:





(como éste, pero a escala)

El arte:

Lo que queda del Muro se ha convertido en una galería al aire libre. Es un paseo muy entretenido, y con sorpresa: al otro lado del muro tienen lo que llaman ellos "playas de río", chiringuitos con tumbonas a la orilla del Spree, muy recomendables para descansar, y con mucho ambiente en general. Galerías por cada esquina.







No contaré nada de los museos, por aquello de que toda la información está en las guías, sólo que yo estuve en el de Pérgamo, en el Neues Museum, donde está el busto de Nefertiti, que es espectacular, y en el Judisches Museum, y me gustaron mucho. No pude ver más por falta de tiempo. Como son caros (diez euros), lo mejor es comprar la tarjeta de 3 días (19€) que da derecho a entrar en todos los museos estatales, porque así te sale más barato.


La comida:

La comida alemana no me gusta demasiado, pero en la ciudad la oferta es muy amplia: italianos, orientales, tapas, comida rápida, y restaurantes de alto nivel (que yo no pisé). Si eres amante de las salchichas, entonces es el paraíso. Eso sí, si quieres comerlas, es útil saber su nombre: würst.
Lo más cómodo y común es comer un Currywürst (una salchicha partida con ketchup y patatas) en un puesto callejero (o Imbiss). El más famoso es el que está debajo de la línea elevada de la línea U2 de Eberswalder Strasse, de nombre Konnopke, que está un poco lejos del centro, pero en bici todo se puede (aunque para llegar hay que subir la que debe ser única cuesta de todo Berlín, jejeje). Yo me quedé con las ganas, porque acababan de cerrar cuando llegamos, y el sitio está lo suficientemente lejos como para no repetirlo al día siguiente, así que atentos: el puesto está abierto de lunes a viernes desde las 6 de la mañana (¿qué mejor que tomar con el primer café de la mañana un currywürst?) hasta las 20:00h, los sábados cierran a las 19:00h, y los domingos se recuperan del madrugón, así que no abren.

El mejor Apfelstrudel, en el café Einstein que hay cerca de la Puerta de Branderburgo, en la avenida Unter den Linden, y bien que lo cobran, os lo aseguro.

(No hay fotos de la comida porque yo no soy partidaria de dejar pruebas de las calorías que ingiero, pero dejo una imagen del paso bajo el que se ubica el famoso puesto de salchichas)



La gente:

Muy educada. Cabe destacar el ambiente que hay en la ciudad, moderno y abierto, ausente en otras partes de Alemania, al menos en Sajonia y Baviera (aquí es donde van vestidos de tiroleses) que es lo que conocía de antes.



La arquitectura:

Sin duda, la gran baza de la ciudad. El museo judío, la sede del DZ Bank, la reforma del Reichstag (el truco para no hacer cola aquí es pedir mesa en su cafetería, así entraréis directamente por una puerta lateral, sin esperar) los edificios soviéticos... Es una pasada.










Un apunte: el Reichstag es la sede del Parlamento alemán que fue quemado por los nazis, y reconstruído no hace mucho por Norman Foster. Se puede pasear por la cúpula y observar las sesiones parlamentarias, y a su vez, los parlamentarios ven a los transeúntes pasear por encima de sus cabezas. La idea es, según parece, que recuerden siempre que los ciudadanos vigilan su trabajo, y que están por encima de ellos. Me gusta.

Y aquí termino. Me han quedado muchísimas cosas en la memoria del ordenador, pero tengo que cumplir con la definición de síntesis de la r.a.e.

Después de haber estado en Berlín, vimos la película de Goodbye Lenin, que ya era una de mis preferidas, con una nueva perspectiva. De hecho, está rodada muy cerca del hotel donde estuvimos alojados, y ver de nuevo todos los edificios provocó muchos comentarios viejunos tipo "Cuéntame", jejeje.

Gutte Reise!

Fotos: el Chino (menos la del Trabis, que es mía)

viernes, 25 de junio de 2010

Berlín I

Estuve en Berlín hace dos semanas, pero escribo ahora el post porque no sabía qué poner. Puesto que todos tenemos acceso a una guía donde te dicen qué ver, cómo llegar, y hasta cómo decir "mozo, prepáreme el baño" o "bailas muy bien, ¿te vienes a mi casa"? en alemán (verídico), voy a ser breve y voy a ir a lo práctico, eso sí, en dos partes.

Generalidades sobre la ciudad:

1. Berlín está a tres horas y media en avión desde Madrid (he pasado más tiempo en algún atasco) y si vais con Iberia sabed que no os darán de comer. Y si tienes hambre y no quieres gastar los 7€ que cuesta el mini-bocata con cocacola que sirven a bordo, el viaje puede ser muy largo, y quizá el ruido de tu estómago protestando por la política de Iberia no te deje dormir, por lo que lo mejor será llevar algo de casa.


2. Berlín tiene dos aeropuertos, yo fui a Tegel, que está muy cerca de la ciudad. El otro es Schoenefeld y no lo conozco. Desde Tegel, en el autobús TXL te plantas en un plis en el centro de Berlín  (no hay atascos, esto es digno de destacar). El sistema de transportes alemán es un acto de fe: no hay tornos. Reuní todo el europeísmo que pude y no me colé.

(He aquí un curioso medio de transporte berlinés: el BierBike, una barra de cerveza propulsada por el pedaleo borrachín de los que van montados)


3. Berlín es una ciudad enorme, pero tiene ventajas, a saber: carril bici y gente civilizada. Alquilar una bicicleta no cuesta más de 12 euros al día (11 si vas al chino que hay al lado de la TV Tower, y que afirmar tener las "best bicycles"), y no hay ningún peligro, por torpe que se pueda ser. Otra opción es montar en el autobús 100 o el 200, que recorren las zonas más turísticas y son de doble planta. Pero mola más recorrer el Tiergarten pedaleando, ¡dónde va a parar!


4. Se puede distinguir perfectamente lo que fue la zona oriental de la occidental por la arquitectura. Del Muro sólo queda un tramo, pero su recorrido se puede seguir por el suelo. El Checkpoint Charlie, que era el control para pasar de la zona oriental a la americana, se ha desmantelado, y en su lugar hay una especie de teatrillo con actores disfrazados de soldados de los dos bandos, un museo y tiendas de recuerdos en las que comprar un trozo de piedra con certificado de que proviene del Muro. Curioso, teniendo en cuenta la cantidad de gente que querrá olvidar el asunto...


5. Paseos agradables por Berlín:

El Tiergarten, un enorme parque donde hay hasta zona nudista (no se divisa en la foto):



El Nicolaiviertel, un barrio a orillas del Spree, cerca de Alexanderplatz, que es como un oasis en la ciudad, reconstruido en estilo medieval por los soviéticos



Un descanso:



Un dato importante: en Berlín no hablan alemán, ¡como lo cuento! No se les entiende nada, yo creo que hablan en sueco. Y cuando me dirigía a ellos en mi alemán de Goethe, ellos me contestaban en inglés. Vale, cabe la posibilidad de que necesite estudiar más, pero prefiero pensar que son ellos y no yo los que no hablan alemán, jejeje...

Para la próxima entrega: arquitectura, arte, comida, compras... y frases en alemán para ligar. La guía más incompleta de la blogosfera. Si es que sólo estuve cuatro días, y no da para mucho...

¡Buen fin de semana!

Fotos: todas por el Chino, excepto la vista aérea de Tiergarten

miércoles, 23 de junio de 2010

Los Beauty Days de Kiehl´s y Hendricks

¡La pareja del verano!

No salen en el Hola ni en el Cuore, pero son la pareja del verano. Efímera, eso sí: sólo estarán juntos en el mes de junio, o al menos en la tienda que Kiehl´s tiene en la calle Fuencarral.


Me enteré de chiripa (y un poco tarde) de que durante este mes se celebraban los Beauty Days, pero pude conseguir una cita, que marqué convenientemente en el calendario. Vamos, que si hubiera quedado con George Clooney, no me hubiera puesto tan contenta (lo siento George, que los dos nos hacemos mayores y empezamos a necesitar tratamientos faciales de vez en cuando, y además las malas lenguas dicen que no eres pa´tanto).

Voy a explicar en qué consiste esto de los Beauty Days: se trata de promocionar una marca de ginebra (Hendrick´s) y una marca de cosmética (Kiehl´s). A simple vista, parece más fácil encontrar las diferencias que las similitudes, pero haberlas, haylas. Siguiendo la teoría de los seis grados de separación, se pueden atar cabos:

1. Hendrick´s es una ginebra que se destila con pepino y pétalos de rosa.
2. El pepino y los pétalos de rosa son ingredientes naturales que se utilizan mucho en cosmética
3. Kiehl´s es una marca de cosmética que utiliza ingredientes naturales

¡Voilà! y me han sobrado tres grados de separación (que es la décima parte de los que tengo con George).

Las dos marcas elaboraron una carta de cócteles-tratamiento, para que los clientes elijan y disfruten:

Tratamiento relajante Gin Relax:
Comienza con una limpieza facial con el Centella Skin-Calming Facial Cleanser, a base de centella asiática, aloe vera y extacto de camomila. Continúa tonificando la piel con Rosewater Facial Fresh Toner o Fresh Rosewater y exfoliando con el peeling biológico Over-Night Biological Peel. Finaliza con la mascarilla facial Shooting Gel Masque, de camomila y pepino. El último toque lo aporta la línea Abyssine de Kiehl's, a base de proteína de soja, trigo y cafeína. Como acompañamiento, el cóctel Hendrick's Relax, con agua de melisa y pastis de Marsella.
Tratamiento purificante Secret & Pure Nature:

La piel se prepara con el limpiador Rare Earth Clenaser, con arcilla del Amazonas que elimina las toxinas y minimiza el poro; y con el tónico Rare Earth Tonic, que contiene el mismo principio activo. La exfoliación se realiza con el Over-Night Biological Peel, y para la mascarilla se elige la Rare Earth Mask, que descongestiona los párpados cansados con el poder del pepino. El tratamiento finaliza con el contorno de ojos Eye Alert, con extracto de cafeína, y el hidratante facial oil-free Rare Earth Lotion. El cóctel será en este caso el Pure Hendrick's, con zumo de limón, zumo de piña, licor de café y clara de huevo.

Tratamiento rejuvenecedor Forever Young & Unusual:
Empieza con una limpieza facial a base de aceites de aguacate, albaricoque y almendras (Washable Cleansing Milk), a la que sigue la tonificación del Herbal Alcohol-Free Toner, con extracto de camomila, kiwi y pepino. La exfoliación se realiza con la Ultra Moisturizing Buffing Cream, con aceites de aguacate y escaleno, y a continuación se aplica la mascarilla Algae Mask, que hidrata y tensa la piel gracias al poder del té verde, la camomila, los extractos de algas, el aguacate y las almendras. El protocolo finaliza con la Línea Cryste Marine, también con algas, que aporta elasticidad y luminosidad. El cóctel Unusual & Eternal Youth contiene jarabe de almendras, zumo de manzana y miel de pepino.
Tratamiento energizante Exotic Energy&Go:
Se limpia la piel con el gel Facial Fuel Energizing Face Wash, y se aplica un tónico adecuado a cada cutis. El Fortifying Baobab Skin Therapy, con principios activos de baobab, kiwi, flores, naranja y limón, combate los primeros signos de la edad. El tratamiento finaliza con la Facial Fuel Anti-Wrinkle Cream, con cafeína y proteína de soja, extracto de abedul y castaña, que fortalece y reafirma la piel. Como complemento, un cóctel Energy & Gin, con ginger ale, zumo de yuzu, brocheta de kiwi y ralladura de jengibre.
Tratamiento sensual Sexy You:
La limpieza facial se realiza con un gel para pieles sensibles que calma y repara la piel. A continuación se aplica el "tónico de la pasión", a base de ingredientes afrodisiacos, como el regaliz (Blue Herbal) y el agua de rosas (Tónico Agua de Rosas). Una hidratante Ultra Facial y Blue Herbal de jengibre y regaliz despertará los sentidos, y un masaje de manos con la crema indicada en cada caso (Musk, Vainilla o Rosas) cerrará el ritual. El toque final lo pondrán las gotas de esencia de Musk o Vainilla. El cóctel, en este caso, contendrá fresas y mango maceradas en Hendrick's y gotas de cava.

¡Mola!

Y después de este rollo, empiezo con el relato de lo bueno (para mí, claro). Ya con la cita, me presenté a la hora señalada en Kiehl´s. Pedro, el barman de Hendrick´s, me presentó la carta con los cócteles, y elegí el Exotic Energy&Go, porque yo lo valgo, y porque no sabía qué era el yuzu (según parece es una especie de pomelo) y tenía curiosidad. Estaba riquísimo, de verdad; Vale que eran las cuatro de la tarde, pero me lo tomé feliz, como una reina (la emperatriz es la mia mamma y yo no heredo título), mientras me hacían el tratamiento facial que no estaba en la carta, pero que me recomendaron allí y que yo os recomiendo ahora:


  • Limpieza: Acaí Damage-Minimizing Cleanser, jabón y tónico, y una exfoliante suave

  • Tratamiento: Acaí damage-correcting-moisturizer, y Creamy Eye Treatment with avocado

  • Mascarilla: Algae Masque

El tratamiento está dirigido a recuperar el tono y la luminosidad y es para pieles secas. Ni que decir tiene que casi me quedo frita en la camilla, tan a gustito como estaba (y un poco achispada por el cóctel, no lo niego). El resultado ha sido muy bueno. Puedo prometer y prometo que funciona, y que enseguida se perciben los resultados, y además  me dieron unas cuantas muestras (una de las cosas que han hecho famosa a la marca), así que iré contando...

Voy a intentar enterarme (a tiempo) de otras promociones en Kiehl´s, para postearlas como es debido.

Me despido ya, luminosa e hidratada.

lunes, 21 de junio de 2010

chanel vs. H&M: laca de uñas


Me lo quitan de las manos...

Presentaciones:

A un lado del cuadrilátero, con 13 ml, envase rectangular, 22 euros de precio y singular tapón negro con el emblema de Chanel, el preciado y buscado (pero no inimitable) original:


Foto: Chanel.com

Pedazo de Chanel, en el color del verano que te transportará a la mismísima ribera francesa, tan chic, tan... francesa.

Al otro lado del ring, desde Suecia, precio de 3.95 euros y en todas las tiendas H&M, el pequeño pero matón frasquito de Bella´s choice..


Foto: el Chino

¡Comienza el enfrentamiento! He aquí los pasos del proceso:

Primer asalto: Constato que la publicidad en revistas hace mella y que necesito, de repente, comprar la nueva laca de uñas de Chanel 527 Nouvelle Vague. Intento hacerme la loca, a ver si se me pasa, porque estoy en modo ahorro.

Segundo asalto: Encuentro en H&M una alternativa: tono similiar por 3.95€, ficho y me voy pitando (literalmente, véase post anterior sobre los zapatos de zara con alarma).

Tercer asalto: (Sábado) entro de nuevo en H&M, y desembolso 3.95 por la laca de uñas.   Me lo pruebo ese mismo día. Anoto en el diario de bitácora; textura: más espeso y difícil de extender que chanel; color: un poco raru, un tono muy veraniego y llamativo. He creído ver que brillaba en la oscuridad, pero parece que ha sido un espejismo.

Cuarto asalto: (Domingo) Aguanta entero, sin atisbo de resquebrajarse (a diferencia de chanel que es más delicado). Este tono es muy veraniego, pero queda mal con la ropa de montaña (subí a los montes y chocaba mucho con el ambiente general).

Quinto y último asalto: (Lunes por la mañana) no puedo ir con las uñas así a trabajar, no pega con el traje de funcionaria gris. Compruebo con horror que no se quita nada bien, se me han quedado las uñas verdosas. Solución: me pinto por encima con el Particuliere.

Resultado: en mi caso, ha ganado H&M a los puntos.

Si te gusta el color, mejor comprar una versión güena o el mismo chanel. Si se trata de un impulso un tanto irracional, como en mi caso, mejor la opción de h&m, total, dentro de dos semanas sacarán algo nuevo y ya se me habrá olvidado el turquesa...

Aclaraciones: no he probado el 257 de chanel, lo comparo con el Particuliére que tengo de esa marca. La idea era comprobar si puedo acostumbrarme a este color turquesa tan llamativo, para sopesar hacer o no la inversión chanelera. Y va a ser que no.

domingo, 20 de junio de 2010

MANIFIESTO CONTRA EL SISTEMA DE ALARMAS DE ZARA

Escribo esta entrada con un enfado monumental. Me compré un par de zapatos en zara (unas bailarinas nude) hace cosa de un mes, que me pongo mucho porque van con todo (pero eso es otra historia).

El caso es que desde hace una semana los susodichos hacen saltar todas las alarmas. Me los han desactivado ya dos veces, sin contar el día que los compré, y ya estoy cansada y cabreada de quedarme descalza en un zara para que se lleven el zapato y lo desactiven (como si fuera una bomba), y de tener que enseñar el bolso cada vez que salgo de un establecimiento con arco antirrobo. Sres de zara, me han convertido en sospechosa habitual, creo que en este momento, me tienen fichada en todos los comercios de Madrid.

Aunque el asunto tiene su parte buena, y es que mi economía ha reflotado en este tiempo, porque ya ni entro en las tiendas, el tema del sistema antirrobo de zara me tiene muy mosqueada. El otro día pité hasta en Casa Decor, ante la mirada inquisitiva de los decoradores, que supongo se preguntaban si habría sido capaz de meter un jarrón o una cortina en el pequeñísimo bolso que portaba.

Ya he enviado una queja al departamento correspondiente de la cadena, pero no se han dignado en contestar. Esto es (salvando las distancias) como la historia de David contra Goliat, pero a pesar de que mi pequeño blog no tiene mucha repercusión, me he animado a escribir esta entrada por el hastío que me produce la situación, y es que no es la primera vez: me ha sucedido con otro par de zapatos, con unas sandalias (ambas de zara) y con un bolso de Uterqüe.

No me gusta tener que dar explicaciones al guardia de seguridad de turno, ni tener que abrir el bolso, ni pasar tres veces por el arco, ni quedarme descalza en medio de la tienda, ni sentirme avergonzada y aguantar miradas de nadie. Quiero ejercer mi libertad de circulación, no quiero que me pase nunca más.

Sé que lo más fácil es mandar los zapatos a tomar por saco, pero no me parece justo después de haber pagado por ellos (y además es que pegan con todo). Hacer un boicot a zara me parecía perder el tiempo, pero espero que el manifiesto pueda lograr algo. No creo que vaya a ser siquiera una china en el zapato de Amancio (¿le pitarán a él los suyos?), pero tengo que intentarlo. Me estoy quedando sorda de tanto pitido y además, las tarjetas se desimantan, según me comentó una comprensiva guarda de seguridad (¡!)

El Chino ya se ha unido al manifiesto porque a él también le afecta (le tienen fichado como cómplice).

¿Os ha pasado, no una vez, sino de forma reiterada y machacona?

viernes, 18 de junio de 2010

No hace mucho daba la tabarra con este vestido de Mango:



Después de una maniobra indigna pero justificada en tiempos de crisis (compré el vestido en mayo y, por supuesto sin estrenar y con su etiqueta, lo devolví y re-compré con el 40% de descuento de junio), tengo la intención de estrenarlo y me surge la duda de con qué me lo pongo.

Yo no soy daltónica pero lo parezco, porque hago unas combinaciones de colores que compiten con la camisa más hortera del más hortera de los guiris.

Ahora me planto aquí para pedir públicamente opiniones.

Opción 1: rojo




  

Opción 2: azul


Opción 3: nude



No gasto tacones, y me gustan mucho las sandalias romanas. Nótese que en la opción 2 no hay bolsos de color azul, y es que no me convence para el vestido.
Sé que el bolso Alexa en color nude no está muy justificado, pero cualquier momento me parece bueno para ponerlo, jejeje. Quizá si lo comprara, acabaría por amortizarlo...
¿Os gusta?, ¿Sugerencias y opiniones?

PD: no tengo nada de lo que sale en las fotos, tengo que buscar la versión inditex.

miércoles, 16 de junio de 2010

Con cien tacones por banda

En la vida nunca puedes decir aquello de "de este agua no beberé y este cura no es mi padre". Ejemplos: muchos. Concretando (que es gerundio): los cruceros. Motivo: Stella McCartney.

Nunca he tenido mucha afición a los cruceros. Cuando veo los anuncios en los periódicos tipo "la semana del crucero", me imagino al Capitán Stubing dando la bienvenida al pasaje, tirando confeti al partir (contaminación gratuita) y soportando niños gritones en la piscina de cubierta, sin ni siquiera una piña colada -preparada por Isaac- para llevar mejor el asunto... (sí, soy un poco raspa). Vamos, que sólo con ver un episodio de Love Boat, se te quitan las ganas de tener ganas...

Peeeeero (aquí entra la excepción) tras ver la Colección Crucero de la hija del Beatle, ya he decidido que quiero ir de crucero. Eso sí, con la maleta llena de estos vestidos:




Para los paseos por cubierta:


Para la cena con el capitán:



Para ¿trabajar?, este no parece de crucero, desde luego:


Ni éste:


Una partidita de ajedrez en proa (lo normal de los cruceros)

El hecho es que me están gustando más las colecciones crucero que las "normales" del resto del año, aunque en concreto la de Stella McCartney me la quedaba enterita, con bolsos, zapatos y todo incluido. Y es que no es lo mismo saludar al Stubing en chándal que así, y lo mismo con el confeti, se contagia una de un estilo digno del Hello!. Así, sí.

PD: curioseando con torpeza he hecho algunos cambios en el diseño que no me terminan de convencer. ¿Mejor el viejo Lavapiés?

sábado, 12 de junio de 2010

La sombra del lápiz

En el día de la marmota que es la vida de oficinista, una de las pequeñas alegrías que marcan la diferencia es poder leer en el trayecto minipiso-trabajo-minipiso, y contagiarte de las sensaciones que el libro te transmite. Quizá por eso, hay un libro para cada estado de ánimo.

Para el último fin de semana de la Feria del Libro de Madrid, he hecho mi propia lista (momento pedante). Aquí voy:


-Un libro para reír (¡y no parar!): Sin Noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza.

El protagonista no es Gurb, un extraterrestre, sino su compañero de misión espacial. Los dos se separan nada más aterrizar en Barcelona y la búsqueda de Gurb es la excusa perfecta para armar una disparatada historia con la ciudad como escenario. Se lee en dos tardes, y se recuerda siempre con una sonrisa. Yo memoricé algunos diálogos geniales, en plan friki.



-Un libro para aprender (y para no olvidar): Anatomía de un instante, de Javier Cercas.

Es un ensayo sobre el golpe de Estado del 23-F, que analiza la situación política y social en el momento en el que se fraguó en golpe, desde un punto de vista no siempre objetivo pero nunca partidista. Me pareció instructivo y muy interesante, casi necesario.




 -Un libro para saber quién eres: Historias de Ninguno, de Pilar Mateos.

Éste es especial: lo leí cuando tenía 7 años y me sentí muy identificada, jejeje. Es una aportación muy personal y puede ser curioso para alguien que, como yo, se hace invisible muy a menudo. La conclusión que saqué es que hay que aprender a jugar con las cartas que te han repartido.



-Y un libro para dominarlos a todos: El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes (en realidad sólo la primera parte). 

Leerlo por obligación no vale. Para mí es un libro muy completo y generoso, lo tiene todo.

La lista podría ser infinita; la paciencia, no.
¡Buen día!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...