miércoles, 27 de octubre de 2010

Los Jabones de Mi Mujer


Sin duda, uno de los mayores placeres de la vida es hacer de un acto cotidiano una experiencia lujosa. Otro ejemplo clarísimo es ir comiendo a pellizcos la barra de pan de camino a casa. La diferencia es un montón de calorías, así que por ahora me voy a centrar en lo primero.


Hacía mucho tiempo que tenía fichados Los Jabones de mi Mujer, que había visto en revistas: están hechos a mano con ingredientes naturales, son ecológicos y además bonitos. De la rutina del baño al pequeño lujo cotidiano.

Hasta ahora no los había podido probar porque no tienen punto de venta en Madrid, aunque tienen tienda online, y además venta directa en su tienda-taller de Santiuste de Pedraza, un pueblo de Segovia. Y para cualquier madrileño con coche y espíritu dominguero, éste es el mejor plan, porque con la excusa de los jabones, te vas a comer a Pedraza (un pueblo muy bonito de Segovia que está al lado), o al revés, que cada uno es muy libre de excusarse como quiera.








El caso es que el Chino y la menda, dominguero él y madrileña ella, cogieron la excusa por los cuernos y se plantaron en Los Jabones de mi Mujer, un buen día de septiembre. Lamentablemente ese día estaba cerrado, así que en ese momento decidimos: 1) comer en Pedraza, y 2) llamar con antelación la próxima vez.







Y de vuelta allí el pasado fin de semana, esto es lo que encontramos...


la tienda-taller
Lo bueno de ir hasta Santiuste de Pedraza es que no sólo disfrutas de los olores de los jabones, porque toda la tienda es una maravilla, empezando por la construcción, la antigua casa de la maestra, de la que han conservado intacta la estructura original.


listos para probar
Todos los muebles son antiguos, y los expositores de los jabones, únicos, traídos por los dueños, Amelia y Pablo, desde todos los rincones en sus viajes. Se nota que han cuidado cada detalle en la elaboración de su producto y en la presentación: las etiquetas de los jabones, el papel que los envuelve, el catálogo, la web...




algunos de los ingredientes que se utilizan
se cultivan en el jardín del taller











El Chino y yo nos pasamos toda la mañana del domingo en la tienda, preguntando y cotilleando, y no sólo sobre jabones, porque nos descubrieron algunos blogs que son una auténtica maravilla (ya os contaré porque merece la pena visitarlos).


Amelia, la creadora, en su taller

De la tienda me llevo muy buen recuerdo, y además, dos jabones de regalo para la madre del Chino, porque ya se sabe que los regalos para las suegras siempre son una buena inversión.

Y como no me pude ir sin algo para nosotros, me llevé también un jabón de aceite de argán (descubrí este aceite en Marruecos y me gusta mucho porque es muy hidratante). Ahora que me hago mayor empiezo a notar que necesito más cuidados (¡toma excusa!). Lo malo es que ahora me da pena romper el envoltorio, pero huele muy bien así que por el momento hace las tareas de ambientador.

Sólo me queda decir que la visita fue un buen plan de domingo. Lo único que me faltó fue una barra de pan para ir comiendo en el camino de vuelta a casa...

Por cierto, con esta entrada hacen ya ¡98! publicadas en el blog, y para celebrar la nº100 ya tengo algo planeado (aunque no sé cuándo será, porque por ahora no tengo tema para la 99).

¡Buen día!

Fotos: La Emperatriz de Lavapiés

23 comentarios:

  1. Hola guapa!!

    Que buen plan! A mí me falta un chino para que me acompañe en estas cosas, jeje.

    Por cierto, me ha hecho mucha ilusión tu comentario, me alegro de que pasaras tan buen rato. A ver si tengo suerte y la cosa da para algo, jeje.


    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Que chulo!!
    pero dan ganas de comerselos! en las fotos parecen pastelitos o turrones!! jaja!!

    Pues mira que 2 buenas excursiones habéis hecho!

    un besito.
    Rocio.

    ResponderEliminar
  3. Qué tienda más chula!!! A tí te visualizo toda la mañana mirando jabones en la tienda, pero al Chino... jaja

    Ya cien entradas!!?? Qué nervios! A ver qué se te ha ocurrido para celebrarlo :-)

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me parecen una maravilla este tipo de establecimientos en los que está todo tan cuidado.
    ¡A ver cuándo llega esa entrada número 100! ¡Qué nervios!

    ResponderEliminar
  5. Qué pasa en el número 100?? bueno ya nos contarás.. Seguro que son geniales estos jabones tienen que oler fenomenal y que presentaciones mas monas.. Ya sé que no es lo mismo pero yo, de vez en cuando, me paso por lush y voy aumentando mi colección. Cada vez que abro la cajita donde los guardo se llena todo el baño de un olor que me encanta un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  6. Tomo nota!! aunque no se si SEgovia me queda muy a mano... me apunto su pagina web, mucho mejor :)
    Un abrazo, Maria.
    Por cierto, estamos de sorteo en el blog, por si quieres pasarte... :)
    http://petitespoupees.blogspot.com/2010/10/sorteo.html

    ResponderEliminar
  7. Uy como me gustan los jabones artesanales.El local impecable.

    Besos
    fashionDrip

    ResponderEliminar
  8. Que maravilla !! Me encantan los jabones naturales, su aroma....Que plan! Disfrutalo.Unas fotos monisimas. Besitos y abrazos " Chic & Positive "

    http://www.chicandpositive.com/

    ResponderEliminar
  9. Me apasionan los jabones y estos tienen muy buena pinta, siempre que hay un mercadillo artesanal me voy directamente a esa sección!
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Mira que me gustan este tipo de tiendas. Aunque lo de ir pellizcando el pan, me gusta mucho más... sobre todo si está calentito. Yo me compro todos los jabones del mundo y luego no los uso... soy un desaster, pero el de argán te lo recomiendo! ains... a ver si nos achuchamos y conseguimos ponernos potingues a todas horas! un bs

    ResponderEliminar
  11. Gracias, gracias, gracias. Has acertado dos de tres ¡Qué alegría! He dejado un comentario con una nueva pista por si te animas a seguir intentándolo con el tercero.
    Estoy contentísma de que hayáis comentado y acertado, gracias de verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Desde luego el nombre es original! :)

    Besos

    ResponderEliminar
  13. qué geniales son...si dan ganas de comerselos!!!
    xxx

    ResponderEliminar
  14. pues yo que vivo en Madrid y me encanta hacerme escapaditas... me apunto el plan para algún fin de semana!!!

    bss
    natalia

    milyunacombinaciones.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Holaaa! Que preciosidad de tienda!
    Yo tb me lo apunto!
    Besitoss :)

    ResponderEliminar
  16. Qué buen plan para un sábado! qué envidia!
    Pues hiciste bien en no comprarte las gafas de H&M, además, que serían plástico puro, jajaj.
    Besos
    Soni

    ResponderEliminar
  17. Que lindas fotos... los jaboncitos se ven de lujo ;)

    ResponderEliminar
  18. madre mía, ver esto a la hora de la merienda me hace tener ganas de comérmelos en lugar de otra cosa. Qué chulos!!

    xoxo
    B* a la Moda

    ResponderEliminar
  19. que delicia pedraza y con jabones mas!
    ah yo también tengo mi reloj calculadora casi casio rosa chicle me costó 9 $ y lo digo con mucho orgullo ; )

    ResponderEliminar
  20. No me dices que son jabones y pego un mordisco a mas de uno...
    Mi novio es experto en lo de comerse el pico del pan de camino a casa, jeje!
    Bss

    ResponderEliminar
  21. qué tienda más bonita! viendo estos jabones, entra ganas de comérselos con la pinta que tienen, parecen pastelitos!

    ResponderEliminar
  22. Hola. Yo también soy una flipada de las pastillas de jabón. Me vuelven loca. Las apilo en mi baño, cuando viajo me compro muchas, sobre todo en Francia, donde calidad y variedad son impresionantes. Mi descubrimento del verano "Gamila secret", maravilloso jabón natural. Y yo también soy una loca del Argán, es el cosmético antiarrugas más eficaz que conozco, aunque no me haga falta...
    Bicos
    Irene

    ResponderEliminar
  23. Quería indicaros que también soy fan de los jabones de mi mujer... e informaros de que, para l@s de Madrid, en nuestra tienda estarán disponibles desde mañana. Saboreaté y Café Gaztambide en la Calle Gaztambide nº 21. Si os pasáis de aquí a fin de mes, le diré a mi marido, Juan Pedro, que si hacéis referencia al blog de La Emperatriz de Lavapiés, os invite a un té para llevar. ¡Ahí queda eso! Un besazo

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...