martes, 7 de septiembre de 2010

Es un día cualquiera, y como cualquier día que es, te levantas y te vistes (a no ser que seas Linda Evangelista y no te levantes por menos de 10.000$) . Tralarí-tralará, vas al armario y coges esa prenda que has estado utilizando tanto durante los últimos meses, que es cómoda, bonita, te queda bien y te saca de dudas cuando no sabes qué ponerte. Y cuando ya estás vestida ¡zas! de repente, sin saber ni cómo ni cuando, se obra la maldita transformación: te hace gorda.

Te miras. De perfil, de frente, intentas girar la cabeza como la niña del Exorcista para poder verte por detrás... pero no hay duda, aunque hagas el pino, metas tripa o te pongas de puntillas simulando llevar tacones, te ves mal... 

La primera reacción: negación. Repasemos mentalmente las excusas de las que echamos mano en estos casos: ¿retención de líquidos premenstrual? no, a no ser que me dure un mes entero, a ver pues entonces... ¿habrá encogido la prenda? nop, no está recién lavada, así que ¿la luz de la habitación hace extrañas formas que agrandan las caderas? o, directamente, ¿saqué este espejo en la casa de la risa...?
Aunque se haya respondido que no a todas las preguntas (aunque molaría tener espejos de la casa de la risa), no hay que agobiarse, uno no engorda de un día para otro. ¿Entonces? ni idea. Lamentablemente, ningún científico se ha dignado a estudiar estos casos de transformación, a pesar de que son muy comunes entre la población, y además provocan terribles efectos secundarios, como pérdida de autoestima, inseguridad y mal humor.

Cuando esto ocurre, lo mejor es dejar pasar unos días y volver a probarse la prenda en cuestión, para demostrar si es un efecto pasajero-alucinógeno o no. En caso de que los (malos) efectos persistan, sólo cabe resignarse: la que había sido hasta ahora una de las prendas estrella del armario, la que te saca de todos los apuros, pasa a ser un trapo que saca lo peor de ti, literalmente... culo pollo, hípercaderismo, paticortismo... debe ir al fondo del armario, pero no al de las prendas básicas, sino a lo más oscuro del último cajón. Con suerte, en un par de temporadas se pondrá de moda de nuevo, y podrás rescatarla con renovada ilusión; aunque con en cuestiones de moda, las segundas partes no son buenas...

¿Os ha pasado? Yo esta semana me he despedido de unos pantalones que hasta ahora habían sido fieles aliados. Espero que no sea un adiós definitivo.

13 comentarios:

  1. Pobre! qué mala suerte! a mí me ha pasado, con algunas camisetas o jerseys que eran mi 'must' se acabaron convirtiendo (de tanto ponérmelas) en ropa de perroflauta, dadas de sí, desgastadas y con pelotillas... ánimo!ya sustituirás ese básico!

    P.D: Sigo sin saber si ir o no a la FNO, a la quedada no creo que me apunte, es muy ambiciosa, y si voy, me iría prontito, vamos, estaría sobre las 8 de las primeras para ver cosas, y a eso de las 9.30 me iría a Moncloa a coger el bus a mi (lejano) pueblo...

    ResponderEliminar
  2. Aiii que bueno!

    Si me ha pasado, un montón de veces, el caso es que yo soy de constitución normal, más bien delgada, pero tengo tripilla, mi gran lucha eterna jejeje.

    Pues bueno yo no sé que será, quizá como me quitaron media tiroides hace 5 meses, pero va a ser que esa excusa no vale porque mis hormonas funcionan perfectamente diagnosticado por mi médico, el tema va a ser la ración de patatas fritas que me meto cada noche en plan ansias, de verdad, me pierde el picoteo y mi talla 36 está en vistas de dejar de serlo, mis jeans me aprietan.

    Estoy luchando contra esos 3 kilos desde hace 10 días, en otros 10 tendre que volver a ponerme esos vaqueros sin que las lorzillas asomen jajaja, ya veremos que tal.

    Un beso guapa.

    a ver si hoy ya sale la ganadora de mi collar.

    Nina

    ResponderEliminar
  3. esta mañana sin ir más lejos! jajajaja. me ha pasado con una camiseta. lo que pasa que cuando me di cuenta ya era tarde y no me la podía quitar! xD

    ResponderEliminar
  4. Ay, ¡qué identificada me he sentido! Me acuerdo de una frase que le oí a Almodóvar: "Hoy me he levantado gordo". Creo que eso pasa, unos días una se levanta gorda y ya está.
    Muchas gracias por compartirlo, hace que me sienta mucho mejor.

    ResponderEliminar
  5. Pobres pantalones... Dáles otra oportunidad porque tú gorda, lo que se dice gorda, no estás. Será que te han pillado en un mal día :-)

    A mí, como a todas las demás, también me ha pasado. Es cuando luego te preguntas cuánto tiempo llevas haciendo el ridículo sin haberte dado tiempo, jeje.

    Un beso!

    pd: por cierto, en mi último post se me olvidó poner el enlace a tu blog pero ya está enmendado ;-)

    ResponderEliminar
  6. jaj pues si alguna vez me ha pasado con prendas que consideraba espectaculares y de repente veo que no lo eran tanto y ademas no me sientan nada bien en fin que le vamos a hacer un beso!!

    ResponderEliminar
  7. todas tenemos algún día de esos! como dices, hay que tomarselo con calma...
    besitos

    ResponderEliminar
  8. Esos días osn los peores, ami me esta pasando factura los excesos del verano si es que... quién me mandará a mi tanta tapita y cervecita jejee

    ResponderEliminar
  9. Es depende de el día, a mi también me pasa, hay dias que me veo favorecida que otros con la misma prenda...Y lo de engordar me ha pasado (hace tiempo que estaba más rellenita, ahora es que he adelgazado bastante...cosas del estress, el trabajo, en fin)
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. A mi me pasa con prendas que me compro y salgo más feliz que una perdiz de la tienda y cuando la llevo puesta me siento fatal con ella y pienso si me habría dado un bahido en el momento de comprarla pq es horrorosa... No te preocupes, lo mejor en estos casos, retirarla y comprar una nueva. Ya vendrán tiempos mejores... Un bs

    ResponderEliminar
  11. ¡¡gracias por dejarme un comentario!!
    Sita Bamboo: eso me pasa siempre en zara,a veces pienso que debería llevarme el espejo de la tienda y no la prenda, porque cuando te la pones en casa, no tiene nada que ver con lo que veías cuando la compraste, jeje.
    Elena: estoy de acuerdo, hay días y días. Y no te estreses (aunque este consejo no tiene valor cuando te lo da una funcionaria, jeje)
    Pricesas:tanto sufrir con la operación bikini, para que el chiringuito se lo trague todo... ¡pero es imposible no picar!
    allthatshewants:me lo tomo con calma, de hecho escribí este post casi como terapia, jeje.
    Mi armario en ruinas: los científicos deberían estudiar estas situaciones, porque son muy comunes, jeje
    Narayani: me has matao con tu comentario, jaja, ya hablaremos...
    Ana: me parece una definición perfecta, a partir de ahora voy a llamarlos así: "días gordos"
    Itxina: espero que ya te hayas decidido, pasaré por tu blog para ver el resultado de la FNO!
    Nina:espero que estés bien (por lo de las tiroides). Te confieso que cuando leí tu comentario me diste mucha envidia con lo de las patatas fritas y le pedí al Chino que me hiciera un plato para cenar, jaja, toma solucíón para un "día gordo"...
    Sonia:me costará sustituir el pantalón... ains. Ya me contarás si fuiste al final o no a la FNO ¡yo me voy ahora mismo!

    ResponderEliminar
  12. Hola..

    Me ha encantado que seas de Lavapies y para colmo demente.. solo por eso.. tienes mi voto en los 20 blog.. mucha suerte..

    Un saludo de buenas noches

    ResponderEliminar
  13. Sí me ha pasado, claro! En cuanto a lo de segundas partes no son buenas...pues a veces sí y a veces no. Hay prendas que se prestan a ser rescatadas con éxito por años que pasen y otras que es mejor sustituir por una nueva adquisición. Depende del caso.

    :*

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...