martes, 6 de julio de 2010

vacaciones santillana

El otro día me llegó un correo de Apple con el siguiente anuncio: "el mejor regalo de graduación: el nuevo I-Pod touch patatín-patatán con nuevas prestaciones y súper-mega-capacidad para tres trillones de canciones..." bueno, no es literal pero eso es lo de menos; Lo que me sorprendió es que se pudiera hacer ese pedazo de regalo por terminar las clases. Vale que se lo regalen al que ha sacado un ¡14! en selectividad, pero ¿un regalo sólo por graduarte? yo me he perdido algo...

En mis años preescolares, escolares, de instituto y universitarios, nunca tuve una graduación ni nada parecido. En los centros públicos donde estudié el orden de los acontecimientos era el siguiente: exámenes, notas, firma de las notas, fiesta fin de curso con refrescos y ganchitos de Día y a casa dos meses y medio de vacaciones. Nótese que no he apuntado "regalo de graduación" por ninguna parte, aunque en su lugar mis padres nos dieron (hasta 5º de E.G.B.) el correspondiente cuardernillo de vacaciones santillana...

El susodicho era el intento de mis padres por tenernos entretenidos (e instruidos) todo el verano, quizá con la esperanza de que lo aprendido sirviera para ser el primero de la clase el año siguiente y lleváramos unas notas llenas de "destaca", en lugar del racaneo intelectual del boletín de notas que estaban acostumbrados a firmar. El caso es que yo tenía buena voluntad y me ponía todas las mañanas una hora, pero aquello duraba exactamente las dos primeras semanas de vacaciones. Después pasaba a mejor vida, porque yo era muy del carpe diem y prefería estar en la piscina que ser la primera española astronauta.

Llegados a este punto, os confirmo (seguro que ya lo sospechábais) que la cosa no va de moda. Efectivamente, esto va de pringar en vacaciones. Me voy el miércoles a la playa y mi jefe me va a endiñar un portátil porque tengo que ayudar en un trabajo urgente. Y me he acordado del vacaciones santillana, de los veranos sin fin de cuando éramos pequeños y también de la madre que parió a mi jefe...

En fin, que estaré ausente una semana.


Carpe diem...
¡Hasta la vuelta!

8 comentarios:

  1. Qué te lo pases genial! Espero que el trabajo te deje disfrutarlo a tope.

    Gracias por tu intento de "probando, probando...", jeje, pero parece que la cosa sigue igual. No sé qué mosca le habrá picado!


    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Intenta disfrutar todo lo que puedas aunque tengas que trabajar un poquitín, piensa que estás en la playaa y no achicharrándote con nosotros en la capital xD

    Yo siempre he tenido regalo por las notas, estoy muy mal acostumbrada jeje

    Un beso y cuidado con el sol, mua¡

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la info sobre el bolso de bimbaylola, he visto en otros blog que tambien esta en el outlet de LaRoca Village asi que lo contare en proximo post por si a alguna le iteresa buscarlo.
    Felices vacaciones, intenta no currar mucho que las vacas son para descansar, por mucho que le pese a tu jefe!
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Bueno aunque tengas que llevarte el portatil siempre será mejor que quedarte aqui en madrid ai que envidia me das disfruta!!

    besos

    ResponderEliminar
  5. disfruta muchísimo!! aunque te toque irte con el portátil... un bs

    ResponderEliminar
  6. Que envidia, y con esa foto aun se me ponen más los dientes largos!

    ResponderEliminar
  7. Ay, las vacaiones Santillana eran lo más. Yo me hacía todos!

    xoxo
    B* a la Moda

    ResponderEliminar
  8. jo yo que siemrpe saqué super buenas notas y nunca me regalan nada! jajaja
    besito y disfruta

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...