domingo, 2 de mayo de 2010

Compras Solidarias: un buen binomio

Para los madrileños estas fechas son sinónimo de puente: el Día del Trabajo, que paradójicamente se celebra sin trabajar, y a continuación, rememorar las algarabías del 2 de mayo (¿serían nuestros antepasados como la Esteban?, ¿dirían eso de: "yo por Fernando VII ma-to"?).

Este año, nada. El calendario ha querido que tan insignes festejos se diluyeran en fin de semana, lo que se traduce, en términos consumistas, en días estériles. No pasa nada, hay planes de sobra, sin tener que ir de tiendas. Pero ir de tiendas puede ser también un buen plan. Yo no critico el consumismo, lo practico con moderación. A veces me gusta, más que comprar, ver lo que los demás han comprado. Si veo a alguien conocido con bolsas, indago (para la otra persona puede ser cotilleo puro y duro, no digo que no), y en este sentido, los blogs han sido para mí un descubrimiento y una inspiración constante. Ver cómo queda esa chaqueta o la falda que viste colgada en tal tienda, o incluso mirar con otros ojos una prenda que no te convencía nada...

Bueno, volvamos a las compras en primera persona. Algunas firmas han convertido algo que puede ser tan sencillo como comprar una camiseta en un acto de solidaridad. Esto, sin duda, es un magnífico descubrimiento. Resulta que tu nueva adquisición no sólo te sienta de muerrrrrte (pronunciar con todas las "erres"), sino que además contribuye a una buena causa, ¿se puede pedir más, y por menos? esta semana he visto dos ejemplos: 

¿Os acordáis de la portada de esta revista?

                                       
                                               

Yo, sí. La camiseta me gustaba mucho, siempre había mantenido la ilusión de que algún día la regalaran con la revista, jeje. Lo cierto es que la solución de ELLE ha sido mejor: junto con MANGO y Haníbal Laguna, han puesto en marcha una iniciativa solidaria para recaudar fondos y ayudar a las víctimas del terremoto de Haití. La camiseta, en color blanco o negro, se puede adquirir, desde el 20 de abril y hasta julio, en las tiendas de MANGO al precio de 18€.




                              


Y otra más: ¿a quién le gusta Custo Barcelona...? ¡a mí, a mí! (aunque me gustaba más en mi época barroca, para qué voy a mentir).
Custo es una marca que, en pequeñas dosis, me mola. Así que estoy encantada, y voy a caer (tan seguro como que ya he cobrado la nómina de este mes), con el pañuelo que ha diseñado para la Fundación Sandra Ibarra, de solidaridad frente al cáncer (http://www.fundacionsandraibarra.org/). El pañuelo está a la venta en las tiendas del diseñador desde el día 23 de abril (anda que no he tardado en enterarme), cuesta 19€ y ayudará a poner en marcha La Casa de la Fundación.



Qué buen invento lo de las compras solidarias, oiga. Me voy a pasar de ñoña, pero es que la solidaridad pega con todo (lo releo y me doy cuenta de por qué no trabajo en vogue, juas juas).

¿Qué os parecen estas iniciativas?, ¿debería haber más compromiso social por parte de las marcas?, ¿y por parte de nosotros, los consumidores?
Otra cosa: he hecho una pequeña encuesta y el pañuelo de custo sólo me gusta a mí...¿qué opinais?

P.D.: tal y como está la cosa, me parece bueno felicitar, aunque con retraso, a todos los trabajadores en activo, y dar ánimos a los que buscan empleo.

Fotos: web ELLE y Fundación Sandra Ibarra

4 comentarios:

  1. La camiseta a mi tambien me encanta, me parece una iniciativa fenomenal, tienes razón deberían animarse más marcas, y hacerse más iniciativas de ese tipo.
    También apoyo dar ánimos a los que buscan empleo, que cada vez son muchisimos más..
    Un besito emperatriz del lavapies.

    ResponderEliminar
  2. Qué gracia! así que eras tú. cuando cree el blog no me admitía el nombre, porque ya estaba pillado! encantada de conocerte, de emperatriz a emperatriz, encantada de conocerte.

    ResponderEliminar

¡muchas gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...